LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Mujeres, política y series de ficción

Muchas series escritas, dirigidas y producidas por mujeres presentan a las protagonistas como seres egoístas, desequilibrados y poco profesionales, que se dejan llevar por sus sentimientos cuando no toca, como si quisieran confirmar los peores prejuicios machistas.

borgenLa política tanto interior como exterior, está de moda en el mundo de las series. Hay para todos los gustos: desde Scandal (comparada a veces con el porno, no por su contenido, sino por la cantidad de gente que la ve sin confesarlo) hasta Borgen, pasando por la sórdida Boss y Madame Secretary. Como la referencia clásica del género, El Ala Oeste de la Casa Blanca, casi todas tienen fuerte presencia de mujeres fuertes.

Los últimos estrenos de series «políticas» no tienen mucho en común y quizá en su diversidad radica el interés.

La invasión de las mujeres perfectas

La última temporada de House of Cards, la serie que nos hizo tomar en serio a Netflix, sigue enganchando aunque es errática y parece adolecer del mismo problema que Homeland, Madame Secretary o Agent X (demasiado mala hasta para este ejemplo): las productoras ejecutivas que son a la vez actrices principales de la serie que producen, convierten el show en una oda a sí mismas y sus personajes se convierten en seres irresistibles por los que los demás se desviven más allá de lo creíble y muchas veces, soportable en la trama.

Robin-WrightHouse of Cards seguramente sea la más discreta. Quizá el hieratismo y la excesiva frialdad de Robin Wright (no more Penn) así como la ausencia de descendencia del personaje, la privan de ser el ser inmaculado e infalible que despierta la admiración de ambos sexos allá donde va. A pesar de eso, es perfecta en su crueldad y de nuevo la serie se centra demasiado en ella, provocando unos giros argumentales de los que los guionistas se salen sin ninguna lógica para volver trastabillando a la línea original y rematar la temporada como si nada hubiera pasado.

Pero claro, decir ahora que una serie se centra demasiado en un personaje femenino, aunque sea la directora y la productora ejecutiva, está mal visto pues se supone que forma parte del empoderamiento de la mujer en la proyección de su imagen.

¿Quién podría retratar a las mujeres así?

Pero es que es curioso como un porcentaje más que significativo de series escritas, dirigidas y producidas por mujeres presentan a las protagonistas como seres egoístas, desequilibrados y poco profesionales, que se dejan llevar por sus sentimientos cuando no toca. El ejemplo más claro es Homeland, en la que cada nueva temporada parece más empeñada que la anterior en confirmar los prejuicios machistas. Pero no es desde luego el único caso.

OkkupertLa revelación periférica del año por ejemplo, Okkupert, no trata demasiado bien a sus personajes femeninos, aunque le perdonemos por su originalidad. La serie, inspirada en la idea del más famoso autor noruego de novela negra, Jo Nesbø pero escrita por una guionista famosa, Karianne Lund, trata de una invasión de facto de Noruega por parte de los rusos, cuando Noruega decide dejar de producir petróleo al poner en marcha un nuevo tipo de central nuclear limpia a base de torio.

Informándonos sobre los prejuicios sobre el mundo de la supuestamente modélica y solidaria Noruega, la serie presenta una inquietante visión de la política internacional. Los rusos, que ya superan al jihadismo como malos oficiales en la ficción, en realidad hacen de mamporreros pues la ocupación es insidiosamente impulsada por la mismísima Unión Europea -incluida Merkel y esos cínicos suecos empeñados en oprimirnos con sus malditos muebles y teléfonos de diseño. Hasta Estados Unidos traiciona vilmente a los razonables escandinavos y su embajador en persona llega a envenenar al primer ministro nórdico echándole unas gotitas de nicotina en el desayuno. ¡¡Nicotina!! ¿Se puede ser más cruel? En fin, no se salva nadie salvo los mismos noruegos, tan ecológicos y progresistas que de repente descubren las virtudes patrióticas del terrorismo. ¿Inquietante verdad?

Pero volvamos a nuestro tema: los personajes femeninos de la serie son una juez que exige a su marido conciliación familiar cuando éste está evitando que estalle una guerra, una empresaria que se vende al enemigo a la primera oportunidad (aunque más tarde se arrepiente) y por supuesto la embajadora rusa, única interlocutora de los ocupantes, que representa el mal sin fisuras, además de la primera dama noruega, que abandona a su estresado marido por haber perdido rigor en su compromiso ecologista al intentar evitar una invasión militar rusa aceptando una moratoria en el cierre de las plataformas petroleras. Solo la jefa de los servicios secretos tiene algo que aportar pero lo estropean dándole la excusa de tener una enfermedad terminal y explicar su valentía por no tener nada que perder.

Haber elegido secundaria

The_Night_ManagerLa mejor serie de la temporada, tristemente, vuelve a venir de la pérfida Albión, The night manager (El infiltrado), es una miniserie de espías con lo mejor del género y que cuenta con la ventaja de estar basada en una novela de John le Carré. El tráfico de armas, centro de la trama, es un mundo de varones poco recomendables y así se ve reflejado, a pesar de lo cual, es una mujer la que desencadena los acontecimientos y otra mujer la que mantiene una cruzada de años, sacrificando su propio bienestar, para cazar al traficante más astuto y malvado de la historia. Aunque con un papel secundario y prácticamente en la sombra, ambas mujeres son presentadas valientes que tienen el poder de poner en marcha la operación que destruirá a los corruptos y criminales e, intuimos, con una epidemia de lupus que está a punto de arrasar Mallorca.

No está mal para venir de un autor que por su edad, le Carré tiene ya 85 años, ha vivido gran parte de su vida sumido en el patriarcado opresor.

«Mujeres, política y series de ficción» recibió 7 desde que se publicó el jueves 10 de marzo de 2016 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por María Rodríguez.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.