LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Negroponte en Argentina, razones para un reenfoque del OLPC

De la mano de Pablo Mancini llegábamos hace una semana a lo que parecía la noticia del año:

la Argentina prevé tener 50 unidades para demostración en los próximos 15 días y, que antes de fin de año, se pueda contar con 500 prototipos para realizar una experiencia piloto”. Si todo anda bien, el gobierno compraría el año que viene un millón de maquinas

Pasada la primera resaca, a algunos no les salen las cuentas. Es lógico. Piscitelli, el gerente del proyecto estatal educ.ar, empezaba a mostrar públicamente sus dudas sobre la escalabilidad de la iniciativa:

Hay distintas cuestiones dando vueltas. Primero, hay que ver si el gobierno argentino compra el primer millón de computadoras, algo que esta en evaluación. Aunque las comprara, y al valor original, un millón de máquinas es nada en un país que tiene 10 millones y medio de alumnos. Es el 10 por ciento de la población. Habría que comprar un millón todos los años, durante 10 años. Además, ingresan cada año 850 mil chicos al sistema educativo. Tendrías que comprar siempre un millón de máquinas. ¿Es posible? No es impensable desde el punto de vista presupuestario, sería muy caro ahora y más barato dentro de cuatro años. Pero el tema no es ése, sino algo mucho más complejo: qué se hace con las máquinas, el tema de la conectividad, qué pasa con los docentes, la logística…

¿Qué supone para un país en desarrollo comprar cada año 850.000 nuevos ordenadores para las escuelas? A los precios actuales del MIT (140 dólares como mínimo) una inversión anual de 119.000.000 de dólares tan sólo en equipamiento. Ahora súmenle 1.400 millones de dólares como inversión de partida para que realmente estemos hablando de un portatil por niño y no se olviden de lo que cueste instalar el wifi en las escuelas y formar al profesorado.

Comparen estas cifras con el actual presupuesto para educación del gobierno argentino que es de 5.600 millones de dólares, salarios del profesorado incluídos. Si le quitamos la carga salarial del profesorado, por cierto, tan sólo quedan 300 millones, que es con lo que se paga el mantenimiento de infraestructuras y la innovación. Tomando como referencia esos 300 millones, aunque alguien regalara la wificación y la formación y aunque tan sólo se tratara de comprar un ordenador MIT por niño nuevo que se incorporara al sistema educativo, asumir el proyecto OLPC supondría para Argentina multiplicar por 3 su presupuesto educativo en cinco años.

Y ahora vayan al Banco Interamericano de Desarrollo y como dice Negroponte, pídanle un préstamo. ¿Alguien ha calculado la carga financiera que supondría? Aunque los tipos actuales del BID para estos proyectos son muy bajos, a ojo de buen cubero resultaría el proyecto más ambicioso del Banco en la región. Seguramente por eso su acuerdo con el OLPC es tan genérico e insiste, a pesar de la indignada resistencia de Negroponte, en establecer mecanismos de cuantificación mediante proyectos piloto, de los efectos de la iniciativa.

Pero el hecho es que aunque la generalización del proyecto OLPC en la región no parece financiable por los estados a día del hoy con los actuales instrumentos, si que se trata de una excelente herramienta para proyectos de ámbito local que pueden contar más fácilmente con financiación BID para la inversión pública y donaciones de ONGs y de empresas.

Claro que para eso Negroponte y compañía deberían empezar a pensar en pequeño, a confiar realmente en el efecto sobre el desarrollo de la alfabetización digital y apostar por producir a gran escala, aceptando vender en paquetes más pequeños de los que actualmente ofrecen. Digámoslo claro: No es aceptable que el OLPC sólo se pueda comprar de millón en millón de unidades, porque lo abordable hoy en la región son proyectos como el de Salamanca en Chile, y la perspectiva es multiplicar este tipo de experiencias, no enfrentar financiaciones gigantescas para proyectos mastodónticos.

«Negroponte en Argentina, razones para un reenfoque del OLPC» recibió 0 desde que se publicó el Jueves 30 de Noviembre de 2006 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.