LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Nómadas con nocturnidad y alevosía

Esta es la historia de estilos musicales que nacieron producto de la búsqueda de aventuras y de nuevas vidas. Todos ellos tienen en común la seducción, el galanteo, nostalgias de tierras lejanas o lamentos por amores perdidos.

Libros gratis de las Indias

Linea PinillosCon las gentes viajan hábitos, recetarios, oficios y música. Esta es la historia de estilos musicales que nacieron producto de la búsqueda de aventuras y de nuevas vidas. Todos ellos tienen en común la seducción, el galanteo, nostalgias de tierras lejanas o lamentos por amores perdidos. Hablo de la copla, el tango, el fado y la habanera.

Y de esta enumeración puede haber quien piense que no hay género más español que la copla, que si algo viajó fueron las cupletistas en los años 40. Pero la copla, casi tan antigua como el comer, pasa por ser el testigo vivo de la tradición oral, el origen los versos cantados, la expresión de la cultura popular, a veces pícara, a veces transmisora del malestar social.

La copla en América

El chaqueño PalavecinoMantenida a lo largo de los siglos en la península, la copla desembarca en toda América, transmitiendo la poesía popular, y con ella los contextos, sustratos, metáforas y asociaciones. Muchas aun perviven, generan la magia de los implícitos. Otras han mutado por completo, producto del propio desarrollo del folclore, de la cultura criolla y de los procesos de creación de identidad nacional.

Este proceso de desimbolización de aquellas jarchas, villancicos y seguidillas, reflejaban la ruptura con España al tiempo que constituían las bases del origen del movimiento poético popular de América Latina.

En el Nuevo Mundo los textos españoles sufrieron al menos cuatro modificaciones: desaparecieron muchos textos que contenían elementos del fondo épico español, los que se basaban en la simbología tradicional, los que expresaban motivos de la flojedad del hombre y, al final, desapareció por completo la canción femenina. Al mismo tiempo, el fondo folclórico criollo se acrecentaba debido a la creación de textos que expresaban motivos de la fuerza masculina, reinterpretaban o parodiaban los textos españoles; además apareció la copla femenina.

Desde México a Argentina, la copla está presente en todos los países. Fiel a la tradición oral, relata a ritmos de guitarra, cajas e instrumentos populares, una vida muy asociada al mundo rural, a la vida en los pueblos.

La orquesta de laurenz y casellaNo será hasta el inicio de la industrialización y con ella el traslado de la población a las ciudades que se produce el primer cambio significativo en la música. Las coplillas de la siembra, las aventuras en los ríos, o el paso de las estaciones ya no hacen parte de la cotidianeidad de la gente. Si lo hacen la vida en los puertos, la llegada de barcos, y con ellos la diversidad y el aire canallesco, pero también las modas y objetos sofisticados para el consumo de las nacientes clases burguesas. Los ritmos de trabajo dejan poco tiempo para el ocio durante el día. En la noche, comienzan a florecer los espectáculos musicales. Fados, tangos y coplas hablan de amores obsesivos, de pago, pasajeros, de la nostalgia de lugares de origen, de gentes de paso -marineros, malandrines y caballeros-.

Imperio ArgentinaSobre la música, se empieza a formar de manera natural un mercado unificado. En realidad se trata de una capa superpuesta sobre un sustrato olvidado por el paso de los siglos, superado por el progreso, pero a las finales compartido. En ese nuevo mercado globalizado aparecen las primeras figuras femeninas del mundo de la música, con descubridores, padrinos, madres y cortes de admiradores. Se inventan las grandes giras americanas y europeas, las temporadas en teatros a uno y otro lado del Atlántico. La efervescencia de los nuevos ritmos viaja de país en país, absorbiendo manifestaciones locales. Cuando el tango llega a Cuba, se mezcla con las habaneras, otro producto del nomadismo, y se comienza a bailar, haciendo del tango la música de la sensualidad y la seducción.

El fado nace un día

Se considera que el fado «fatum», nace con el retorno de la corte portuguesa de Brasil en 1822. Aunque se considera que ese son que viene del Nuevo Mundo enlaza con la tradición de las jarchas mozárabes y la posterior poesía galego-portuguesa (cantigas de amigo). Es decir, en el fado se mezclan los usos que vienen de la América de influencia portuguesa, en un viaje de ida y vuelta. Los cantares populares de la península tras más de un siglo en Brasil regresan para dar lugar a un género que en África se convertirá en morna.

Al igual que ocurría con el tango y con la copla, los fadistas habitan la noche, frecuentan locales poco recomendables y llevan vidas que para la época se consideraban agitadas.

Amalia RodriguesLos años 50, con Amalia Rodrigues, son el gran momento del fado. Amalia hace lo nunca visto hasta ese momento: giras por los cinco continentes, temporadas concertadas en Casablanca, Copacabana, Londres y París. Se convierte en la primera artista portuguesa en aparecer en la televisión norteamericana, tras mantenerse durante 14 semanas en cartel con su espectáculo La Vie en Rose en Nueva York. El Plan Marshall le patrocina una gira europea que pasa por Berlín, Roma, Trieste, Berna y Dublín. Con Amalia, convertida en personaje público a nivel mundial, cae la leyenda oscura de fados y fadistas. A su muerte, en 1997, un montón de jóvenes cantantes se reivindican como las herederas de Amalia. El fado continúa vivo hasta hoy.

Y no deja de resultar curioso que sea el único de los estilos musicales nacidos de la tradición popular que permanece inmutable. El tango, que vivió un proceso de auge similar, pasó por una época de horas bajas de la que parece recuperarse con el electrotango. Las habaneras sobreviven a duras penas en los repertorios de corales y hacen las delicias de las reuniones familiares veraniegas, en las que vuelven a salir las historias de aquellos que se fueron. La copla, convertida en género español, sufrió durante décadas su dosis de desprecio, por la nueva ola musical. Sólo en los últimos años aparece unida al nuevo flamenco o al rap.

MudanzaSon el rap, la cumbia villera o el reggaeton, una vuelta más en la espiral de la tradición oral, del reflejo de un momento social. De la vida agrícola, la industrial, la periferia de las ciudades, el callejeo suburbial. Son en su mayoría historias difíciles, en los límites de la marginalidad. No hay barcos o mundos por explorar. Que las nuevas coplas recuperen el nomadismo, es la clave para volver a soñar.

«Nómadas con nocturnidad y alevosía» recibió 8 desde que se publicó el Martes 22 de Abril de 2014 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Natalia Fernández.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.

Diseño y programación por el Grupo Cooperativo de las Indias. Visita el blog de las Indias y suscríbete al videoblog.