LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Ostrom como excusa

¿Es el comunal un artificio que necesita de sofisticados aparatos normativos y por tanto de técnicos para su implantación?

amoreiras
Resulta sorprendente el énfasis que los entornos académicos y para-académicos que estudian el comunal han puesto en el trabajo de Elinor Ostrom. Uno podría pensar que al recibir el Nobel se convirtió en una especie de santa patrona cuya invocación daba automáticamente más peso a cualquier estudio sobre el comunal dentro de la Academia. Pero si profundizamos en el trabajo de la politóloga, podemos descubrir algo más, algo especialmente atractivo en ciertos entornos: la «artificialidad» del comunal, la necesidad que tendría de un complejo juego de normas y equilibrios para ser viable.

olstromEs una mirada que aporta luz sin duda sobre ciertos aspectos de algunos comunales agrarios tradicionales. Pero que al generalizarse invisibiliza algo mucho más importante: todo lo social es «artificial» efectivamente, pero el comunal aparece una y otra vez en la producción común de las necesidades de una comunidad, como algo «natural» y «espontáneo» a los que lo crean. ¿Por qué? Merece la pena detenerse un poco en esto. Más que nada porque la idea implícita bajo todo lo que se describe como «artificial» y «sofisticado» es que es necesario contar con «saberes especiales», académicos o «técnicos» para ponerlo en marcha, regularlo, discernir qué es y qué no es comunal, etc. Ostrom se conviertiría así en excusa para argumentar la tutela de grupos de teóricos y centros académicos sobre el proceso social. Conociendo el negocio académico, quién sabe si no sería el primer argumento para formar supuestos «técnicos especializados» en Derecho y economía del procomún.

Pero no parece que fuera necesario ningún saber jurídico o sociológico especial ni en el nacimiento del cooperativismo desde los comunales premodernos, ni en la expansión del software libre, donde es bien conocido que Linus Thorvalds no escogió la licencia GNU por convicción ideológica sino porque simplemente le pareció «lo natural» para lo que pretendía hacer.

Y a escala mucho más pequeña pienso en nosotros mismos: cuando empezamos, hacer una bolsa común con los ingresos de nuestra pequeña cooperativa no fue el resultado de ninguna opción ideológica, era «lo que tocaba». Más adelante, cuando los resultados económicos mejoraron y podíamos pasar a un sistema «normal» de retribuciones, nos dimos cuenta de que en realidad nos gustaba más vivir así y que no queríamos cambiar, pero tampoco lo teorizamos. Solo con el tiempo se convirtió en parte de nuestra identidad.

Hoy mismo, encontraba otra historia curiosa bien cerquita, en el Alentejo. Con la crisis, Gaia, una asociación ecologista que estaba poniendo en marcha un centro de dinamización rural basado en permacultura en la aldea de Amoreiras, ofreció casa y albergue a quienes, desesperados por el desempleo de la ciudad, quisieran «refugiarse» en un entorno colaborativo. Empezaron a llegar algunas familias y organizarse para restaurar los alojamientos.

La periodista describe la economía creada por las siete familias como una:

mezcla de libre empresa, solidaridad, compartir comunalmente y comercio cooperativo

Es una buena descripción de un modelo que no es ni nuevo, ni nadie tuvo que planificar. Surgió. Y no lo hizo porque nadie tuviera que diseñar ni certificar un sofisticado conjunto de reglas. Era algo que ya estaba ahí, en la herencia cultural y en las tradiciones de las clases populares de todo el mundo.

No hay un fuera. El comunal no es una complicada tecnología social que poseen o proponen vanguardias políticas y académicas. Organizarse como comunidad no es tampoco un saber especializado que inventara o «descubriera» Oltrom o cualquier otro. La experiencia comunitaria y su centro, el comunal, están ahí, a nuestro alrededor, en nuestros valores y reflejos culturales. Y me atrevo a decir que si se quiere aportar realmente a su desarrollo contemporáneo seguramente es más valioso poder reconocerse en ellos que insistir en las supuestas complejidades de una rama del Derecho que surgió con el uso.

«Ostrom como excusa» recibió 17 desde que se publicó el viernes 23 de enero de 2015 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.

Grupo de Cooperativas de las Indias.
Visita el blog de las Indias. Sabemos que últimamente no publicamos demasiado pero seguimos alojando a la red de blogs y a otros blogs e iniciativas de amigos de nuestras cooperativas.