LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Pecados de sangre

No pocas veces tanto en la blogsfera, como en vivo, especialmente en Argentina, me ha tocado ver respondidos mis argumentos sobre redes sociales e identidad, con increpaciones sobre mi presunta culpabilidad en algún genocidio americano del los siglos XVI y XVII. La más sonada fue en este mismo blog con Carlos Boyle, cuya perseverancia en tan insultante como absurdo argumento le valió estar baneado de por vida.

Haber nacido en Eurasia, osea, en esa gran unidad geográfica que va de Indochina a la península ibérica y del Artico a Ceilán no parece resultar muy emocionante para nadie, ni tener gran significado identitario. Seguramente pocos habitantes de Bretaña o la península ibérica se sientan herederos o identificados con las dinastía Jemer y pocos vietnamitas entiendan la Revolución de los Claveles como parte de su contexto histórico.

Pero observen la biografía de Lope de Aguirre en la Wikipedia. La primera palabra que le define es español, un adjetivo que dudosamente podría haber querido decir para el algo más que eurasiático para cualquier peninsular contemporáneo. Que en su época hubiera ya un estado dinástico que ocupara el territorio que hoy administra el estado español, estaba todavía muy lejos de suponer la aparición de una identidad nacional, algo que no surgiría hasta el siglo XVIII y no se impondría socialmente -y de forma harto costosa y nunca completa- hasta bien entrado el XIX. Exactamente igual, por cierto, que en las Américas. Y no es ninguna peculiaridad del mundo de lengua latoc, ni siquiera en la declaración de independencia de EEUU aparece todavía la palabra nación.

Sin embargo, el mito nacionalista nos dice que los españoles (y no las monarquías ibéricas) conquistaron América. Y no lo hace de manera inocente. Los actuales ciudadanos del estado español serían según este mito nacionalista herederos de una supuesta culpa generada entonces. Esto sería dudoso incluso desde una perspectiva nacionalista. El reino de los Reyes Católicos no hacía otra cosa que repetir lo que había sido la política de los reinos del norte peninsular en su conquista territorial de los territorios al Sur del Tajo y los mismos cristianos nuevos (la mayoría de esos que geográficamente son considerados españoles) no tendrían, nunca una consideración mucho mejor que la de los indígenas americanos (de hecho ese fue el molde y no otro).

Pero lo esencial es que no existía entonces nada parecido a una identidad política española que nadie haya podido heredar como constituyente de su identidad personal. Aunque seguramente les gustaría algunos ultranacionalistas contemporáneos españoles, no hay herencia ni construcción nacional posible antes del advenimiento de la nación. Mucho menos responsabilidad individual retrospectiva de las actuales generaciones de ciudadanos de estados de la península ibérica, cuya única cercanía a una guerra ha sido la participación del estado en Iraq y que abrumadoramente (en más de un 92%) rechazaron, tan activamente que al final el estado español tuvo que retirar sus tropas.

Creo que merece la pena deconstruir este mito porque debajo yace una lógica nacionalista que expresa como casi ninguna hasta que punto el nacionalismo es un disolvente de toda posible fraternidad y sobre cómo la ideología de los estados inventa seres imaginarios colectivos para minar relaciones humanas reales mediante absurdas deudas que se heredaría genénicamente. Deudas de sangre.

Es imposible conversar, aprender o discutir con alguien que te piensa o a quien piensas responsable de graves crímenes y acciones de guerra, aunque solo sea por arte del vodoo nacional, ese que hace a los presuntos descendientes de los conquistadores, responsables -según parámetros morales contemporáneos- de los crímenes de sus más que dudosos ancestros.

Un gran éxito para el aislamiento preventivo que para todo nacional fabrica el nacionalismo.

«Pecados de sangre» recibió 0 desde que se publicó el viernes 30 de abril de 2010 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.

Grupo de Cooperativas de las Indias.
Visita el blog de las Indias. Sabemos que últimamente no publicamos demasiado pero seguimos alojando a la red de blogs y a otros blogs e iniciativas de amigos de nuestras cooperativas.