LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

El Gauchito Gil y la Difunta Correa son las dos divinidades populares principales del interior argentino. Sus altarcitos florecen como setas por las estaciones de tren y los barrios populares. La Difunta Correa, una Virtus representada al modo de una Isis o una virgen de la leche recuerda a una inmigrante que murió de sed bajo un algarrobo dando de mamar a su hijo… quien sobrevivió. Ningún milagro, obvio, el milagro es hoy: decenas de miles de botellitas de agua en los caminos, que se dejan como ofrendas bajo sus figuras, aseguran que nadie quedará tirado en el coche ni morirá de sed. El Gauchito Gil representa en cambio un Honos contemporáneo: mezcla de leyendas sobre el bandidaje justiciero correntino que recuerdan tremendamente a las historias andaluzas sobre el Tempranillo, fue colgado bocabajo por las fuerzas del orden de un algarrobo y degollado después. También hace milagros, claro. El principal: su relato, repetido e invocado diariamente en cada placita y estación de transportes, ayuda a resistir la tentación de pensar en el estado como materialización hegeliana de la justicia universal. Y es que el politeismo popular rebrota una y otra vez en cualquier esquina del mundo para recordarnos que hay otros principios de verdad distintos de la verdad del estado, así nos la cubran de flores y buenas intenciones.

«Politeismo popular» recibió 0 desde que se publicó el Lunes 30 de Mayo de 2011 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.