LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Ponga un Pokemon en su vida

La primera generación hispana de chicos y chicas jugadores de Pokemon, está entre los 20 y los 24 años. Me gustaría pensar que Pokemon les pueda haber preparado mentalmente para pensar el mundo de una manera abierta y para asumir que la vida que merece la pena es un aprendizaje permanente y en movimiento.

Pokemon
pokemon gymAntes que nada tengo que decir que los Pokemon son, o han sido, importantes en mi vida. Porque lo son o han sido en la vida de mi hijo mayor, que está cerca de cumplir los 22 años. La historia empezó, hace alrededor de diecisiete o dieciocho años a través de un diskete que me dejó un compañero de trabajo, que te permitía arrancar el juego en el viejo ordenador.

Así lo hice al llegar a casa, mas que nada por curiosidad, con mi niño de entre tres o cuatro años en la silla… y como el juego conllevaba la necesidad de entender diferentes cuadros de diálogo para entender la historia y seguir las sencillas instrucciones que iban apareciendo, prácticamente aprendió a leer jugando a Pokemon. Después llegó la Gameboy, y la serie de ánime que a estas alturas debe de haber entrado en la lista de las más longevas, aunque lejos aún de Doraemon, el gato cósmico, otro influyente personaje.

En la serie de dibujos animados, la historia sobre la que se construye Pokemon se hace más explícita a falta de la interacción propia del juego. Se la voy a resumir:

Ash Ketchum y PikachuAsh Ketchum, un chico de entre 12 y 14 años, de Pueblo Paleta, ha alcanzado la edad de tener su propio Pokemon y, una vez que cuenta con él, el inefable Pikachu, debe dejar su pueblo, y salir mochila al hombro a la aventura (sin adultos tutorizando la experiencia, ojo) para conseguir su sueño: ser un maestro Pokemon. El aprendizaje para llegar a ser maestro es significativo: Ash debe dejar su pueblo, su madre (a la que llama escasamente, por cierto) y su casa, e irse «a la carretera», a encontrarse con otros chicos y chicas que, como él, tienen el mismo objetivo. Para ser un maestro, debes aprender a cuidar de tu Pokemon, adquirir otros a través de un especial sistema de cacería e ir a aquellos pueblos donde hay gimnasios Pokemon, porque, para adquirir experiencia y mejorar su condición, el aprendiz debe enfrentarse a los campeones de cada gimnasio, aprender de ellos y ellas (hay campeones y campeonas) y conseguir la insignia que refleja la mejora obtenida.

pokemon viajandoUn aprendizaje de pies polvorientos, a imitación, cabría decir, de aquellos aprendices de oficios y comercios artesanales que, para adquirir la condición de «maister», debían ir a otros sitios, ponerse a las órdenes de los maestros del lugar para aprender nuevas técnicas, mejorar como profesionales y, muy importante, como personas. A lo largo de la serie, Ash va encontrando amigos, rivales que se acaban convirtiendo en amigos, y algún enemigo, claro está, que le de vidilla a la aventura. Todo muy naif, pero el mensaje no carece de fuerza: cada encuentro es un aprendizaje, cada viaje una experiencia valiosa.

pokemon mayra oficinaLa primera generación hispana de chicos y chicas jugadores de Pokemon, está entre los 20 y los 24 años. Son una generación de jóvenes post crisis, en el sentido de que han llegado a su adolescencia y primera juventud cuando la crisis económica ha dejado de ser una novedad para ser simplemente «lo que hay». Me gustaría pensar que haber vivido en su imaginación y sus dedos una aventura como Pokemon durante su infancia, les pueda haber preparado mentalmente para pensar el mundo de una manera abierta y para asumir que la vida que merece la pena es un aprendizaje permanente y en movimiento.

Y cuando yo pensaba que todo esto formaba parte de mi vieja historia de padre joven, explota el fenómeno Pokemon-Go: el primer juego masivo de «realidad aumentada», esto es, que ahora a través de tu móvil, puedes encontrarte los simpáticos animalitos en medio de la calle, capturarlos, si se dejan, y jugar con otros jugadores en los espacios que, por mor del juego, han pasado a ser gimnasios pokemon, pokenfermerías, etc. en vez de plazas, museos, iglesias o bares. Yo creo que la realidad ya va bien de compleja sin necesidad de estos aumentos, pero no puedo evitar que me haga gracia que estos personajes de la infancia de mi hijo se hayan adueñado de las calles.

Uh! Explicar qué es un Pokemon a estas alturas, por tanto, es bastante estúpido. Quien más quien menos ya sabe o va sabiendo. Por supuesto, los anunciadores de apocalípsis ya nos están avisando a través de la prensa supuestamente seria de los peligros, males y amenazas que esta nueva fiebre, seguramente transitoria, trae consigo, una nueva amenaza para la sociedad occidental.

CharmanderYo les animo a que pongan un Pokemon en su vida, uno que les caiga bien, con el que se sientan de algún modo identificados.. Piensen que hay cientos, y que evolucionan, y que tienen ventajas ciertas sobre las mascotas de carne y hueso o espinas: no comen, no hay que sacarlos a orinar por la mañana temprano, ni dejarse el presupuesto en productos alimenticios de extraños y envolventes olores que acaban extendiendose por todo el piso.

A mí siempre me gustó Charmander: ese dragoncito sonriente, echando llamas por la boca y con el rabillo en un estado de incandescencia permanente. Vayan a saber por qué. Busquen el suyo, desfrunzan el ceño, diviértanse, que es verano, demonios.

«Ponga un Pokemon en su vida» recibió 70 desde que se publicó el miércoles 3 de agosto de 2016 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Daniel Bellón.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] aproximadas y los demás jugadores se preparan para la aventura y la búsqueda. Carece del relato e itinerario de aprendizaje de Pokémon GO que comentaba hoy Daniel y tampoco es realidad aumentada pero no deja de ser una modificación de […]

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.