LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

¿Por qué Bill Gates quiere jugar mejor al Go?

El nacimiento de los videojuegos y los primeros pasos de Apple, los primeros pasos del software libre, y hasta las plataformas que permitieron la organización de decenas de miles de voluntarios durante el terremoto de Haití, tienen algo en común: sus creadores reivindicaron el Go como fuente de inspiración personal y lo relacionaron con su forma de innovar y pensar. ¿De qué sirve el Go a los que cambian el mundo?

Prácticas en las Indias

pong
Si hay alguien trabajando en serio la idea genial que a todos nos fascinó de «La Era del Diamante», es una empresita llamada BrainRush: juegos adaptativos que cualquiera puede crear usando la plataforma, pensados para que los profesores impulsen al máximo el potencial de los niños. Su creador, Nolan Bushnell, no es un joven emprendedor en busca de capital. Aunque lo fue un día.

Nolan BushnellEn 1972 Bushnell fue el primero en pensar en que un nuevo tipo de juegos, hasta entonces considerados hacking, podían convertirse en un producto comercializable. Con un modesto programa, el Pong, puso en marcha una nueva industria: el videojuego. Llamó a la compañía que creó «Atari», remarcando desde el primer momento la identidad entre su filosofía de la empresa y el espíritu del viejo juego:

Es un juego de paciencia e influencia. Pienso que es el mejor juego estratégico. Su estrategia ayuda al jugador más débil a derrotar a un oponente mucho más fuerte, lo que Atari tuvo que hacer con una gran empresa de Chicago en los tiempos de las primeras maquinitas de videojuegos con monedas

A Nolan por entonces le obsesionaba aplicar los conceptos del juego al propio diseño de sus máquinas. Convertirlas en más potentes y etéreas al mismo tiempo, huir de esa pesadez terrible en el Go. Cuando comenzaron a llegar las primeras máquinas averiadas y los costes de soporte se dispararon, Bushnell sacó una conclusión típica para los habituales del tablero: no se trata de colocar mejor los chips ni de tener mejores chips, se trata de tener el menor número posible de ellos, de ser ligero. Con dos hojas de cálculos demostró a su equipo que Atari ahorraría aproximadamente 100.000 dólares por cada chip que simplemente se quitara de la placa.

nintendo-goA todos les pareció un planteamiento precioso y poético, pero ninguno de los ingenieros se animó a hacerlo. Acababan de contratar a un chico nuevo, el trabajador número 40 de la empresa, un tal Steve Jobs. Era tan insoportable que tuvo que pasar al turno de noche para no tener que socializar con el resto de compañeros. Es tentador imaginar en el silencio nocturno de aquella desvencijada oficina suburbial, llena de máquinas por reparar y olores de soldador de estaño, a Jobs y Bushnell desplegando piedras sobre el tablero. Jobs tenía un amigo, Steve Wozniak, que en ese momento desarrollaba el Apple II. Le convenció de asumir el reto que Bushnell planteaba: reducir las máquinas de Pong de 100 a 75 chips. Woz, uno de los genios de su generación, trabajó 72 horas seguidas. Al final necesitaba solo 20 chips. Atari se convirtió en la primera empresa de beneficios explosivos del mundo de la innovación. Y Apple aprendió algo imporante. Pero esa es otra historia.

Nintendo_Playing_Card_Co_LtdEn ese momento, otro emprendedor, Hiroshi Yamauchi, que había heredado una pequeña empresa familiar fundada por su abuelo en 1889 dedicada a hacer cartas, estaba buscando como darle la vuelta al negocio. Había probado de todo: un telo teki que quebró, una compañía de taxis que nunca despegó, una máquina de hacer algodón de azúcar en casa, una fotocopiadora de bajo coste para oficinas, y hasta merchadising para Johny Walker. Yamauchi no era un hombre de una sola idea. Sexto dan en Go, el único juego que practicó en su vida, no tenía una filosofía de negocio, sino una praxología formada en miles de horas de partidas. Sabía que no importa ensayar mil jugadas que no llevan a ningún lado, lo importante es encontrar la respuesta que tiene sentido en el momento en que te toca jugar y teniendo en cuenta solo lo que hay sobre el tablero. Importa qué quiere el otro. Da igual qué haya pasado antes.

YamauchiA finales de los sesenta ya es consciente de que lo que funciona mejor son los juegos que diseñaba su propia plantilla de jóvenes frikis. A principios de los 70 importa la tecnología de las pistolas de luz, y empieza a convertir antiguas boleras en espacios para juegos de rol con pistolas de rayos. Es su primer gran éxito en una nueva generación de juegos. Y de alguna manera el antecedente directo de la Wii. Pero lo mejor estaba por llegar: los primeros arcade, Donkey Kong, Mario Bros, Zelda…

Yamauchi reunía regularmente a sus mejores colaboradores alrededor de un tablero de Go para conocerles mejor y pensar con ellos estrategias. Henk Rogers, el hombre que convirtió el Tetris en un hit global, era uno de sus habituales. Mientras colaboró con Nintendo se reunían cada día para jugar al final de la jornada de trabajo:

Yamauchi era la persona más inteligente que conocí. Administraba su compañía como una partida de Go, y nunca cedía un sólo punto. Desde que lo conocí, supe que no me daría nada, que todo tendría que ganármelo. Así es como obtuve su respeto: era su forma de jugar.

gnugoPero Yamauchi no era el único innovador formado frente al tablero. Ken Sakamura, creador de Tron, el primer sistema operativo libre, pensado para dispositivos móviles y por tanto casi invisible pero anterior a GNU-Linux y -aunque poco conocido en Occidente- mucho más extendido que Windows, es de los que reúne a sus discípulos en torno al goban.

Y en California, donde el software libre estaba naciendo en el mismo entorno que difundía el juego, Richard Stallman incluía GNU-Go entre los primeros nueve programas básicos de GNU(-Linux), junto al terminal y el compilador de C.

doodle_goNo es de extrañar que Bill Gates confiese en un largo libro-entrevista que uno de sus deseos por realizar es convertirse en un jugador fuerte de Go… lo que le ha valido, como a Paul Allen, Larry Ellison (Oracle) y los creadores de Google, Sergey Brin y Larry Page, entre otros conocidos empresarios que han confesado deseos similares, el ser los más buscados para el patrocionio de torneos en EEUU.

Pero lo interesante es que siguen apareciendo innovadores interesantes que basan sus ideas en lo aprendido del juego. Es el caso de Luke Biewald, el creador de Crowdflower. Un modelo de negocio que pretende sustituir procesos automatizados y puestos directivos (marketing, ventas, etc.) por grupos de miles de personas que reciben una pequeña cantidad por expresar cuál sería su decisión a la vista de una serie de datos. Los resultados, al parecer, son asombrosos.

biewaldAunque es ahora cuando la empresa empieza a obtener números negros y eco mediático, en realidad fue en 2010 con el terremoto de Haití cuando tuvo oportunidad de demostrar su potencia por primera vez. En aquel momento, con todas las infraestructuras destruidas, solo la red de telefonía móvil sobrevivió. Al poco tiempo la principal compañía telefónica había comenzado a ofrecer la posibilidad de enviar SMSs gratuitos a un número especial con mensajes de auxilio. Esos mensajes cortos, enviados por decenas de miles de personas, se convirtieron prácticamente en la única fuente de información para hacer una primera evaluación del desastre y comenzar a planificar la ayuda internacional. Crowdflower se encargó de traducir estos mensajes, geoposicionarlos, y convertirlos en un sistema de de reporte en tiempo real.

3dgoBiewald, que suele hacer metáforas sobre Go en su blog, y que cuando era estudiante en Standford programó una versión tridimensional del juego que sigue desarrollando para móviles, apunta hacia el Go como el origen de su trayectoria y forma de pensar :

De estudiante fui de intercambio a Japón sobre todo porque quería jugar mucho al Go. Me ha ayudado mucho en los negocios y finalmente ha dado forma a mi estilo de gestión.

Ocurre algo hermoso cuando reglas sencillas generan un sistema complejo. Me enseñó paciencia, compostura, autocontrol y a manejar la ambigüedad. En el Go todo es manejar la ambigüedad. Por ejemplo, quiero que una región del tablero esté bien definida o no. Los principiantes dan demasiada importancia a dejar territorio sin reclamar o piedras a medio capturar. Pero aprendes que eso es a menudo ventajoso. Pienso que una buena parte del trabajo de llevar una empresa joven en sus primeros estadios es no ponerse nervioso por dejar cosas sin definir.

La neurociencia del Go… y de la innovación

fnhum-07-00633-g0004Y desde luego, no son pocas las cosas que pueden aprenderse del juego . Pero lo cierto es que seguramente la atracción de innovadores y emprendedores pueda tener una base material en sí misma tan interesante como las reflexiones que el juego suscita.

Estudios neurológicos que comparan la respuesta del cerebro al jugar al Go con el ajedrez, coinciden con otros realizados en Corea con jugadores profesionales que apuntan hacia dos lugares interesantes. El primero es que la práctica del juego mejora la «función ejecutiva» de nuestro cerebro mucho más que ningún otro tipo de ejercicio mental. La «función ejecutiva» es la que nos permite ganar autocontrol, determinar y articular propósitos, y entre otras cosas no menores, vencer la dislexia o controlar la ira. La segunda, que la práctica reiterada y prolongada del juego «recablea» el cerebro, aumentando el grado de interconexión de sus distintas partes. Como consecuencia, en Japón se está desarrollando un estudio multidisciplinar con niños de primaria midiendo por primera vez el impacto del juego sobre sus capacidades. Los autores predicen que:

los niños del grupo de estudio, comparados con el grupo de control, ganarán mejores funciones cognitivas, especialmente la función ejecutiva, y tendrán mejor control emocional y del comportamiento.

¿Qué tiene esto que ver con los pioneros del mundo empresarial? Si lo pensamos un poco, esta capacidad para resistir la frustración, determinar propósitos, sostenerlos en el tiempo y adaptarse a las circunstancias para ejecutarlos, es lo que determina las probabilidades de éxito de todo el que quiera convertir una idea en proyecto. Y es exactamente eso lo que empieza cuando pones tu primera piedra sobre el tablero. Toc!

«¿Por qué Bill Gates quiere jugar mejor al Go?» recibió 9 desde que se publicó el Martes 11 de Marzo de 2014 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.