presentación del libro «Ciberactivismo», de Mario Tascón y Yolanda Quintana explicando por qué este libro ha de ser leído y, de un modo más general, por qué es valioso e importante conceptualizar críticamente el mundo de las redes distribuidas." /> presentación del libro «Ciberactivismo», de Mario Tascón y Yolanda Quintana explicando por qué este libro ha de ser leído y, de un modo más general, por qué es valioso e importante conceptualizar críticamente el mundo de las redes distribuidas." /> presentación del libro «Ciberactivismo», de Mario Tascón y Yolanda Quintana explicando por qué este libro ha de ser leído y, de un modo más general, por qué es valioso e importante conceptualizar críticamente el mundo de las redes distribuidas.">

LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

¿Por qué conceptualizar el ciberactivismo?

Apuntes de mi intervención en la presentación del libro «Ciberactivismo», de Mario Tascón y Yolanda Quintana explicando por qué este libro ha de ser leído y, de un modo más general, por qué es valioso e importante conceptualizar críticamente el mundo de las redes distribuidas.

El ciberactivismo hace mucho ya que no es el futuro. El futuro, hoy, fue anteayer y los futuros que vienen simplemente lo incorporan como el aire al respirar. Entonces ¿por qué teorizar, por qué conceptualizar el ciberactivismo?

  1. Por razones éticas. Nuestra ética, la única que puede merecernos la pena es una ética del conocimiento y por tanto de la comunidad. Valorar por el sufrimiento nos enloquecería, valorar por el esfuerzo nos empobrecería hasta la mediocridad y valorar el éxito nos alienaría de nuestra gente. El ciberactivismo es, desde la ética hacker una oportunidad increíble de aprender el mundo de las redes distribuidas. Porque a las finales actuamos para aprender, no aprendemos para actuar.

  2. Tras toda arquitectura de información se esconde una estructura de poder y por tanto conceptualizar es dar o quitar poder. Más aún en Internet donde «los que están entrando» han sido siempre más que «los que están». Por eso la historia de Internet puede entenderse como una batalla permanente entre la cibercultura de los que están y los intentos de recentralización de los grupos empresariales y los estados que animan a nuevas personas a llegar a un mundo conceptualizado por ellos desde los medios. La Web 2.0, las mal llamadas «redes sociales» son un avatar más de ese impulso recentralizador que a finales de los 90 tomaba la forma de las puntocom y los grandes portales corporativos. Lo esencial de lo que aprendimos entonces es que lo revolucionario no es lo digital, lo revolucionario es lo distribuido. Estudiar el ciberactivismo hoy es entender qué lo ha limitado y cómo encaja eso en el mapa más general de la crisis del sistema. Aprender, dar significado, es reempoderar.

  3. Necesitamos reempoderar el discurso del ciberactivimos para construir, porque lo que nos han enseñado movimientos como el 15M es que no es lo mismo la adhesión que la participación y que ninguna de las dos basta, que hay que llegar a la interacción y mantenerla en el tiempo para tener una deliberación que pueda generar acción colectiva. Los movimientos que nacen sostenidos por herramientas centralizadas (twitter, facebook, etc.) y por tanto alentadas por una cultura de la adhesión, tienen las alas cortas.

¿Hacia dónde va el ciberactivismo?

Si hacemos un balance sincero de los últimos veinte años, el ciberactivismo ha sido el modo de vivir las relaciones sociales a través del cual aprendimos la lógica de las redes distribuidas: la lógica de la abundancia (Juan Urrutia)

Esa ruptura en el vivir, en la forma de construir e identificarnos no nos ha llevado a todos, no podía llevarnos a un único lugar. Nos impulsó a explorar un terreno mucho más amplio, una nueva forma de aprender, producir, comunicar, compartir… eso que llamamos el modo de producción P2P y que se caracteriza por levantarse sobre un siempre creciente comunal de conocimiento. Es ahí, construyendo la altertativa ya, donde queremos estar, donde tenemos mucho por aprender. Si el mundo se cae, no debe importarnos, sólo debe importarnos construir el nuevo.

Teorizar el ciberactivismo no es reivindicarse como old glory, no es hacer de bardo de esta segunda generación de ciberactivistas desde lo alto de una columna (periodística, por lo general). Teorizar el ciberactivismo es aprender, como decía mi maestro Juan Urrutia, a vivir «arrebatados por el cambio».


Addenda

«¿Por qué conceptualizar el ciberactivismo?» recibió 0 desde que se publicó el Miércoles 28 de Noviembre de 2012 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.