LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

¿Por qué Juan Urrutia puede ser el creador de la primera universidad postmoderna?

Comentaba hace poco sobre el «Consulado, Casa de Contratación, Juzgado de los Hombres de Negocios de Mar y Tierra y Universidad de Bilbao». A no pocos amigos les llamó la atención que una reunión de gremios y comerciantes, un Arte se llamara a si mismo «Universidad». Pero es que la unión de todos los artes no era sino la representación del encuentro de todos los saberes, osea la universalidad/universidad de los conocimientos.

Cierto que gremios de profesores boloñeses en el siglo XIII, habían comenzado a crear sus propias uniones para enseñar los saberes escolásticos. A partir de ahí la palabra «universidad» irá centrándose en los saberes que luego serán científicos hasta que el estado biopolítico del XVIII y sobre todo del XIX acabe restringiendo el saber legítimo a sus nuevas reglas de juego. Como apuntaba Foucault:

se produjo una forma de disciplinamiento que no concierne a los cuerpos sino a los saberes; este disciplinamiento provocó un desbloqueo epistemológico, una nueva forma, una nueva regularidad en la proliferación de los saberes; este mismo disciplinamiento preparó un nuevo tipo de relación entre saber y poder; y finalmente, a partir de estos saberes disciplinados emergió la constricción de la ciencia en lugar de la constricción de la verdad

Pero quedémonos todavía en la «Universidad de Bilbao» y preguntémonos si un mundo que se debate entre lo distribuido y la descomposición no ha desarrollado nuevos saberes precisamente fuera del ámbito de la «constricción de la ciencia» es más, fuera de las constricciones de la división entre la especialización extrema de las ramas científicas y su separación profiláctica del conocimiento empírico de los Artes que sugiera la oportunidad de nuevas «universidades». Universidades no ya entendidas como centros académicos, sino como lugares de mezcla, de encuentro de saberes nacidos de las nuevas posibilidades, los nuevos «poderes», de un mundo distribuido. Una mezcla en la que bien podría operar una especie de «antiventaja comparativa»: la lectura del saber de otros, su traducción, impulsaría más el solapamiento de contextos, y por tanto el conocimiento común, que la sucesión de soliloquios construidos desde las distintas lógicas internas cerradas. Sería pues el lugar de un anti-humanismo. O al menos el simétrico de un humanismo. Diría «puedes si no te sometes» en vez de «puedes si te sometes» (al saber).

Y si cabe esta nueva «Universidad», ¿no sería pura postmodernidad y por tanto, como hemos defendido (1, 2 y 3) una superposición de formas comunitarias (sólo aparentemente premodernas) empopderadas por la nueva transnacionalidad y una productividad -de la comunicación- inimaginable hace unas décadas?

Ahora sumen las piezas: tenemos la referencia del único premio existente a la diversidad académica, impulsado por alguien que no deja de ser cabeza de un Arte de analistas de redes y que explora la transnacionalización de las antiguas identidades reales a partir de un reciente acuerdo con la fundación Basques 2.0.

¿No sueñan ya con una red de casas, extendidas por el mapa, conectadas virtualmente y dedicadas a la promiscuidad como camino del conocimiento, a la investigación y la conversación entre mercaderes, artesanos y académicos de una era basada en el proceso de información?

«¿Por qué Juan Urrutia puede ser el creador de la primera universidad postmoderna?» recibió 0 desde que se publicó el miércoles 20 de julio de 2011 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.