LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Por qué necesitas contarte mejor para pasar de buscar empleo a encontrar un trabajo que te llene

Cómo te cuentas condiciona lo que puedes ser y hacer. No solo por lo que los demás entiendan de ti, sino sobre todo porque dará forma a tus aspiraciones, al alcance de tus actos y a tu interpretación de la realidad.

Libros gratis de las Indias

IMGP0099En el contexto de la crisis financiera y con unas perspectivas de desempleo que asustan puede resultar raro que en ner group andemos discutiendo criterios y mensajes alternativos para la selección de personas en nuevos y viejos proyectos. En las Indias venimos de un buen debate que además de llevarnos a lugares insospechados -como toda conversación auténtica– ha sabido cuajar en prácticas y productos que, como siempre en esta tribu, estamos probando antes de nada «en carne propia».

Ayer veíamos unas cuantas decenas de respuestas a uno de nuestros llamados. Curriculums y cuestionarios basicamente. Me llamaron la atención algunas cosas y no me resisto a compartirlas:

  1. La mayoría declaraban sin pudor que su modelo de trabajo ideal era el de funcionario.
  2. Todos detallaban todo tipo de cursos pero practicamente ninguno había compartido un hacer autónomo, los que habían estudiado informática parecían desconocer que pueden colaborar o hacer proyectos en software libre sin ser contratados por nadie, los de relaciones internacionales parecían desconocer la existencia de ONGs o iniciativas ciudadanas, los que insistían en los idiomas no habían traducido nada por su cuenta, casi ninguno mantenía un blog o una simple cuenta de twitter -y si lo hacían no lo contaban- solo facebook y linkedin aparecían en las fichas. Es más, si creyéramos los CVs, ¡nadie había aprendido por si mismo nada! Todo se lo habrían enseñado en tal o cual curso o institución.
  3. Casi todos son gente joven que viene de trabajos de menos de 1000€ al mes, pero prácticamente todos ponen su «óptimo», osea el salario que considerarían adecuado para sentirse a gusto, por encima de los 2000€.

¿Qué es lo que se lee en esos relatos?

¿Cómo interpretar lo anterior? Seguro que muchos pensaréis que el punto uno y tres se ponen «por si cuela» y el dos porque uno no comparte su blog ni su vida con un posible empleador. Y otro podría responder aquello de «qué parte de curriculum vitae no entendiste?».

Pero juntad las piezas y el mensaje es desolador: se describen como personas jóvenes que no ha hecho ni aprendido nada por si mismas -luego no deben estar muy apasionados por nada- pero pretenden cobrar más que nosotros y hacer un trabajo siempre igual con horarios rigurosos (como un funcionario). Dicho de otro modo: nosotros creamos puestos de trabajo con esfuerzos ímprobos para gente que en realidad a lo que se ofrece es a que trabajemos para ellos llevándose un ingreso seguro y sin aportar ni comprometerse demasiado. Y para eso mejor no contratamos a nadie porque las horas de trabajo que cumplan (pues visto lo visto no parece que se comprometan a más que cumplir) difícilmente compensarían las frustraciones que -de aceptar esa lógica- nos generaría a los indianos convertirnos en trabajadores de segunda clase en un proyecto creado por nosotros mismos.

La verdad: no me lo creo. Me niego a pensar que sea así… pero eso es lo que se comunica con esos curriculums…

¿Por qué contarte mejor?

Los relatos son cruciales. Vivimos en relatos y son relatos los que nos ponen la frontera de lo posible y determinan nuestros horizontes tanto como las expectativas de los demás. Ayer Manuel comentaba en la mesa que eso es así con mayor radicalidad incluso de la que los indianos solemos atribuirle, como se puede ver en los resultados de asumir un mapa noticioso del mundo hecho por otros y no solo en los límites impuestos por los mitos colectivos de moda.

En pocas palabras: cómo te cuentas condiciona lo que puedes ser y hacer. No solo por lo que los demás entiendan de ti, sino sobre todo porque dará forma a tus aspiraciones, al alcance de tus actos y a tu interpretación de la realidad.

¿Cómo contarte mejor?

Cada cual elige, a lo largo de su vida, los cuentos en los que se relata. Como en tantas cosas, si no eliges ninguno, si no le das forma tú, tu vida acabará tomando forma a partir de los cuentos y los mitos de otros. ¿Quieres empezar a ser el autor del cuento en el que vives? Empieza a pensarte y relatarte desde el «yo creo» y el «yo hago». Pregúntate algunas cosas básicas:

  1. ¿Qué da sentido a trabajar en mi vida?. Puede ser una «gran causa», un modo de vivir, tu familia o simplemente tu pasión por aprender cierto tipo de cosas. Las empresas, los proyectos, son generadores de valores: contienen «un significado social, una ética del trabajo y una visión del mundo». Es más, «los objetos que se ofrecen en el mercado son portadores de mundos, de proyectos sociales y visiones morales». Si quieres trabajar en algo que te haga bien con personas de las que puedas aprender tienes que comparar tus propios valores con los del proyecto… y mirar más allá de «encontrar un empleo».
  2. ¿Qué he hecho por mi cuenta? ¿Participaste en una asociación de estudiantes, en un movimiento? No tengas vergüenza de decir en cuál. Durante los años ochenta, cuando la conflictividad y violencia social arreciaban en Japón y Corea, muchas grandes empresas japonesas daban preferencia en el acceso a sus carreras internas a estudiantes que habían formado parte de movimientos radicales. Encontraban que, con independencia de las ideas, demostraba capacidad de compromiso y coraje.

    Y no hace falta ponerse dramático. ¿Creaste algo o participaste con otros en hacerlo? ¿Organizas los encuentros familiares, las cenas de Navidad de tu cuadrilla? ¿Viajaste mochila al hombro a sabe Dios dónde? ¿Creaste software libre? ¿Abriste un blog, escribiste un pasquín o un folleto? ¿Montaste un fanzine? ¿Organizaste actos? Aunque te resulte raro es el tipo de sentimientos que viviste y las habilidades que aprendiste haciendo lo que te apasionaba con la gente que quieres lo que puede marcar la diferencia entre una ocupación y algo que te genere sentido. Y aunque te resulte aún más increíble, hay quienes buscamos precisamente eso: no gente que encaje en una función, en una tarea, sino personas que desarrollando los pequeños y grandes retos de cada día crezcan juntos.

  3. ¿En qué supe ser autodidacta? Las técnicas, las metodologías, los procedimientos cambian. La capacidad para aprender y resolver cosas es mucho más valiosa. Cuenta tus estudios -formales, informales y también lo que hayas estudiado y aprendido por tu cuenta- desde ese punto de vista. ¿Un buen día quisiste aprender cocina, html, papiroflexia o cualquier otra cosa, buscaste en Internet un manual e hiciste tus pinitos a base de prueba y error hasta conseguir saber hacer lo que querías a un nivel aceptable? Desde mi punto de vista, cualquiera con dos dedos de frente valoraría eso mucho más que un Master donde, si lo hicieron bien, los profesores te pusieron fácil descubrir las cosas.

Tras responder a las preguntas anteriores seguramente surja un relato distinto de ti mismo. Tal vez menos «formalito» que el del curriculum oficial, pero sin duda más autónomo, con más que aportar y con un horizonte mucho amplio. Seguramente alguien mucho más atractivo para quien en vez de ofrecer empleo, busca personas con las que hacer cosas, con las que aprender y con las que construir algo en lo que reconocernos como pares.

«Por qué necesitas contarte mejor para pasar de buscar empleo a encontrar un trabajo que te llene» recibió 2 desde que se publicó el Jueves 17 de Enero de 2013 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.

El Correo de las Indias es el agregador y plataforma de blogs de los socios del Grupo Cooperativo de las Indias y es mantenido y coordinado por los miembros de la comunidad igualitaria de las Indias