LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Por qué nos gusta tanto BQ

En los círculos económicos se refieren a ellos como la «anomalía positiva», no siguen las pautas de las empresas que las escuelas de negocio aspiran a crear. Se han convertido en «la» empresa tecnológica española. Son un ejemplo claro de Economía Directa y su capacidad para crear empleo y promover la reindustrialización local.

Prácticas en las Indias

bq
Hablar de Economía Directa hoy en España es hablar de BQ, una de las pocas empresas de éxito, proyección y creación de empleo de alto valor añadido que se han consolidado con la crisis. Pero sobre todo, uno de los mejores casos para ver la relación entre reducción de escalas, crecimiento económico y reindustrialización.

BQ es una sociedad limitada y no se reconoce en el modelo start-up, más bien se caracteriza por todo lo contrario: compromiso personal, austeridad y reinversión.

Historia de una PYME

fundadores bqNo han tenido inversores externos, ni planean tenerlos. Comenzaron con las aportaciones de cada uno de los seis socios al capital de la empresa y una misión clara: crear productos tecnológicos accesibles. Fue un paso más en la relación entre Star TIC Innovación y la editorial Luarna.

Empezaron siendo proveedor-cliente. Tenían una afinidad y una complementariedad clara: Luarna era una editorial que pretendía adaptar el modelo de negocio tradicional a Internet, ofreciendo a los consumidores el producto que demandaban: libros y publicaciones electrónicas sin DRM a precios ultracompetitivos; a los autores, el 40% de las ventas generadas. Luarna necesitaba ofrecer su propio libro electrónico, Star TIC podía diseñarlo y fabricarlo para ellos.

A continuación, se convirtieron en socios de proyecto para introducir el libro electrónico en ámbitos educativos. Unirse para popularizar y comercializar e-readers entre el público masivo era un paso natural. Antonio Quirós, presidente de Luarna, y Star TIC fundan Mundo Reader.

bq cervantesComienzan a desarrollar la línea de dispositivos de lectura bajo marca propia que finalmente será BQ. Cierran contratos para fabricar los libros electrónicos de Casa del Libro y FNAC. Comienzan a ganar notoriedad pública. Ante las previsiones de estancamiento de las ventas de los e-readers deciden dar un paso arriesgado. Abrir una nueva línea de producto para smartphones y tabletas compitiendo en diseño, precio y prestaciones con las grandes marcas.

En los últimos tres años no han hecho más que crecer, se han convertido en la empresa tecnológica española en ascenso, y lo explotan sin compasión en sus campañas. Cerraban 2013 con más de 100 millones de euros de facturación, su plantilla pasaba de 150 en 2012 a 450 trabajadores en 2014. Cuando a su vicepresidente le preguntan la receta es contundente:

Si tu creas una compañía austera, crees en ello y reinviertes, la compañía crece. Ahora bien, si estás pensando en comprarte un BMW con el dinero que entre, no vas a crecer. Somos hiperprudentes con nuestro crecimiento. Cuando termine este año tendremos fondos propios de 15 millones y con ese circulante financiamos la compra de equipos.

Recientemente anunciaban el lanzamiento de una impresora 3D, su primer producto diseñado y fabricado íntegramente en España. En sus planes está también traerse el ensamblaje de móviles y tabletas, aunque este proceso pinta más complicado.

Conclusiones

spain_startup_mapEl sistema de promoción de start ups se ha nutrido del sacrificio de los impuestos de todos, pero en quince años ni ha cambiado la base productiva ni ha creado empleo. No solo agrupa a «los de siempre» sino que lo hace «dónde siempre»: Madrid y Barcelona. En muchas ciudades españolas, cuando hablas con los empresarios y les preguntas por qué siguen apoyando que lo público se ate a un sistema que ha demostrado que no funciona, te responden con la fantasía de «crear el nuevo Google» o el «nuevo Silicon Valley». Puede ser un objetivo motivador, pero es claro que si alguna vez en España o Portugal ha pasado por delante del sistema startupista un «nuevo Facebook», no lo han sabido ver. Y no hay ningún dato, más allá de la carga en presupuestos, que permita creer lo contrario.

En cambio, soñar con «el próximo BQ» parece un objetivo alcanzable para una ciudad media. En cualquier caso los resultados no tendrán la magia de lo supercool ni el amor de las escuelas de negocio y tampoco el mediocre encanto de los modelos especulativos que replican servicios webs americanos en español para, una vez ganada una base de clientes, vender las plataformas al original como parte de su internacionalización.

BQ es un ejemplo de todo lo contrario, de eso que llamamos Economía Directa: poca inversión, gran alcance, colaboración, software libre, esfuerzo en diseño e innovación, trabajo duro, globalización de los pequeños, austeridad… y si todo sale bien: acción social, empleo y crecimiento. Si no acaba de salir, otra PYME meritoria capaz de mantener a un grupo de amigos hasta que puedan probar suerte con la siguiente idea rompedora.

¿Queremos desarrollo local y reindustrialización? El nuevo modelo no va por el camino del startupismo, sino por la idea que hace un siglo nuestros abuelos tenían de una empresa honesta. Solo que ahora empoderada por el software libre y con una capacidad de generar conocimiento y obtener alcance que ellos no hubieran ni siquiera soñado. Así que, si en las próximas elecciones locales, un candidato te dice que desde lo local es muy poco lo que se puede hacer por crear industria y empleo, recuerda este post.

«Por qué nos gusta tanto BQ» recibió 15 desde que se publicó el Jueves 22 de Enero de 2015 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Natalia Fernández.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.

Diseño y programación por el Grupo de Cooperativas de las Indias. Visita el blog de las Indias y suscríbete al videoblog.