LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Por una «Somewhere School of Sharing Economics»

La «Sharing Economy», la «economía del compartir», la «economía del procomún», merece y necesita ya una referencia equivalente a la de las grandes instituciones de la teoría social europea.

ArgaPablo Arriazu comentaba ayer las dificultades de la nueva generación para afrontar el desarrollo de un tejido económico propio alentado por valores diferentes. Dificultades que van mucho más allá del quincemismo y encontramos también en las tres Américas y Europa. Resulta extraño, porque nunca las posibilidades de construir economías viables desde lo pequeño estuvieron tan a la mano.

Por un lado, la «sharing economy» crece y sorprende hasta en el MIT por la magnitud de su impacto social y económico. Y eso que, como señala O’Reilly, los sistemas de contabilidad nacional registran como nulo el valor de la abundancia. En cualquier caso, la «Sharing Economy» y el «sector P2P» arrojan ya cifras globalmente relevantes.

Por otro, en mitad de la crisis, está arrancando con fuerza una nueva revolución industrial que se da dentro de un patrón más amplio que apunta al protagonismo de las pequeñas escalas en economías de alcance altamente productivas. Una verdadera revolución P2P que ya ofrece alternativas reales para la generación de industria local y empleo.

En general lo que estamos viendo es un movimiento general hacia modelos de negocio centrados en el desarrollo del procomún, un verdadero modo de producción p2p que se desarrolla desde el software libre hasta la automoción y la maquinaria agrícola y comienza a extenderse incluso a la gestión urbanística y del espacio.

¿Qué le falta a la Economía del Procomún?

Seguramente el antimercatismo de las presentes generaciones es uno de los legados culturales más contraproducentes de las políticas neoliberales de los 80 y 90. Eso hace más urgente que nunca explicar por qué el mercado, despojado de capturas y orientado hacia la generación de procomún es la base de cualquier modelo alternativo generador de abundancia. Y eso se hace empoderando con modelos concretos, con experiencias y discurso, con tecnologías y método a los que están planteándose nuevas formas de desarrollo para sus pueblos y ciudades.

La oportunidad viene de que el descenso de las escalas también está transformando radicalmente las ofertas formativas: hoy es posible crear un centro de referencia global que alimente demandas locales sin dejar de fomentar la investigación, desarrollando talleres prácticos pero incorporando regularmente, a través de videocursos de alto nivel y videoconferencias en directo, a los grandes teóricos y los emprendedores que todos conocen.

Es más, una escuela así podría no sólo configurarse en el campo de la nueva revolución industrial o la «sharing economy», sino emprender desde ellas la reinterpretación que demandan ya movimientos consolidados como el cooperativismo, la desintermediación de la participación social, la financiación colectiva o incluso las energías renovables. Reinterpretaciones que definirán el mundo post-crisis.

Por una «Somewhere School of Sharing Economics»

La «Sharing Economy», la «economía del compartir», la «economía del procomún», merece y necesita ya una referencia así. Ya no es necesario partir de Londres o Estocolmo para disputar la centralidad a las ofertas del otro lado del Atlántico, porque de lo que se trata es, precisamente, de empujar un mundo sin rentas de centralización. Ni siquiera hace falta partir de un reconocimiento académico estatal cuando de lo que se trata es de discutir y desarrollar un hacer social y tecnológico cuyos referentes nunca lo han necesitado para cobrar protagonismo, desarrollar industrias o ganar relevancia pública.

Por eso, cabe pensar, como un proyecto inmediatamente realizable, una «Somewhere School of Sharing Economics». Sólo hacen falta conceptos claros, una buena red global y un lugar cómplice. Si es periférico, mejor. Si se asienta sobre un viejo conector -rutas comerciales medievales, un río, un puerto- mejor aún. ¿Empezamos?

«Por una «Somewhere School of Sharing Economics»» recibió 0 desde que se publicó el Miércoles 13 de Junio de 2012 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.