LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Prefacio al nuevo libro de Beatriz Calvo

Decía Fernando Flores que “la calidad de un país es la calidad de sus conversaciones“. Y la verdad es que pocas cosas hablan tanto de las identidades dominantes en las Américas -y por tanto de los posibles futuros que nos vienen- como sus blogsferas. Sólo ésto justificaría ya el esfuerzo de este libro: cartografiar las temáticas de una serie de blogs que se identifican como cubanos dentro y fuera de la isla de Cuba es todo un ejercicio de prospección.

Lo interesante hoy por hoy del contraste es ver como son los moldes y perspectivas del relato en el que las personas se cuentan a si mismas. Como escribe Milena Recio(*) en un texto citado por Anidelys Rodríguez(*):

La “Cuba” en torno a la cual se narra, o se describe, y que constituye el eje principal de estos discursos pasa a ser habitualmente, no ya una identidad habitada o construida por la “ligera cotidianidad” –el día a día– sino una cápsula homogénea, trascendente, grave, donde prevalecen causalidades, tópicos y enfoques macropolíticos, macrohistóricos, macroculturales. El sujeto-parlante (autor) se subsume dentro de una discursividad que lo trasciende, para que a través de él hable una colectividad, en este caso nacional, políticamente colocada.

El bloguero levanta su voz llevado por la necesidad de relatar esa “excepción cubana” que le impone una responsabilidad de informar, de transmitir “la verdad” frente al mundo. Lo verdaderamente interesante de esta lógica es que revela un molde narrativo que es estructuralmente idéntico en La Habana, Miami, DF, Buenos Aires, Bogotá o Caracas: el nacionalismo clásico que explica permanentemente la realidad nacional como una excepción frente al mundo, osea, frente a la realidad a secas.

Seguramente sea la constancia y extensión de este molde identitario el fenómeno más preocupante en cualquier análisis de la blogsfera en América… y de hecho la causa de la inexistencia real de una blogsfera global en lengua española. Asumir la idea de la excepción nacional impermeabiliza ante la interacción frente al foráneo (por definición ajeno) y destruye al tiempo el sentido de los nacionales fuera del terreno nacional (si todo cuanto atiende a esta realidad es excepcional y tiene causas endógenas, cuanto sé y pienso tampoco tiene validez fuera). En el extremo: autismo y aislamiento nacional tan sólo roto por la omnipresencia de EEUU en los relatos. Espejo o antítesis según los casos, el Imperio sirve en el cuento a la fortificación de la excepción nacional… aunque realmente ni siquiera le necesite: toda identidad nacional en cualquier lugar del mundo, está siempre atrincherada, siempre jugando a un eterno espiritismo donde el sujeto se convierte inevitablemente en medium de un colectivo imaginario e histórico, independiente de hecho hasta de la opinión de los vivos, ya que la nación como hecho histórico, como destino, no puede someterse siquiera a duda o cuestionamiento.

En general, el nacional es un huérfano o un autista que tiene dificultades para crear sentido fuera de la relación con su estado-territorio-nación. Por eso los estados nacionales se dotan de ese folkror de animales nacionales que mueren al salir por la frontera estatal, desde el coquí portorriqueño al lince ibérico pasando por el tocororo cubano (que por cierto fue recientemente descubierto -algunos dirán que conveniente otros que premonitoriamente- en Venezuela). Animales que no son sino un modelo disneyzado de la principal virtud nacional, no poder existir fuera de las fronteras del estado y su imaginario.

En este marco, los blogs escritos desde el exilio tienen un interés especial. En la tradición nacionalista -basta recordar los textos del mismísimo Martí- el exiliado es un muerto en vida, un ser ausente de si mismo, un alma en pena. En los blogs que se definen como cubanos fuera de Cuba se demuestra cómo Internet, más que ningún medio anteriormente, permite la “portabilidad” del contexto nacionalista. Igual que es posible vivir la transnacionalidad sin cambiar de residencia abriendo las conversaciones, las relaciones y las fuentes de información propias hasta el límite de la capacidad lectora, es posible aislarse en cualquier lugar de residencia e impermeabilizarse de su agenda informativa para mantenerse casi totalmente en el imaginario de la nación más o menos lejana. Del exiliado ausente, se puede pasar a la patria siempre presente donde la ausencia es virtualmente imperceptible.

Sean bienvenidos pues en este libro al imaginario nacional cubano de principios del siglo XXI, un país virtual superpuesto a una isla, un estado y una diáspora, con sus propios altares y sus héroes, sus propias víctimas y bardos. Tan distintos, tan lejanos, tan iguales, tan cercanos a los demás que se cuentan en nuestra lengua que no pueden negar haber nacido de un mismo molde.

«Prefacio al nuevo libro de Beatriz Calvo» recibió 0 desde que se publicó el domingo 9 de mayo de 2010 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.

Grupo de Cooperativas de las Indias.
Visita el blog de las Indias. Sabemos que últimamente no publicamos demasiado pero seguimos alojando a la red de blogs y a otros blogs e iniciativas de amigos de nuestras cooperativas.