LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

esperantoPrimero fue una conversación casual que descubrió una reflexión común, luego un post con un hilo muy vivo: la idea de «customizar» el esperanto para generar una herramienta que responda específicamente a aquello para lo que queremos una lengua sintética está cuajando y antes de que se pierdan las contribuciones está bien listarlas para poder discutirlas:

  1. Los adjetivos no tendrían número: el plural de «la blanka domo» sería «la blanka domoj»…
  2. …pero si se elimina la concordancia de número entre sustantivo y adjetivo, la «o» de «domoj» se torna inútil. ¿Para qué dos sufijos uno de sustantivo (-o) y otro de plural (-j) cuando solo los sustantivos tienen número? Bastaría con que los sustantivos tuvieran un sufijo de singular y otro de plural. Resultado: el plural de «la blanka domo» sería «la blanka domi».
  3. Al usar la «i» como sufijo plural, debemos cambiar también el sufijo del infinitivo. «Ami» ya no sería «amar» sino «amores». Tenemos varias opciones, una preposición (al estilo del inglés, «to love»), un sufijo (al estilo de las lenguas latinas «am-ar») o un prefijo (al estilo del perfectivo en las lenguas eslavas «pa-liuvitz»). En principio usar el sufijo «-ar» o «-are» parece interesante.
  4. En la práctica, el artículo inviariante «la» pierde la «a» cuando va seguido de una palabra que comienza por vocal. Reconocerlo no estaría mal. Seguiríamos diciendo y escribiendo «la domo», pero pasaríamos a escribir «l’amo» en vez de «la amo».
  5. El sonido de la jota española se representa con la letra ĥ. Esta letra se ha ido arrinconando en el esperanto cambiándose muchas palabras de origen griego (teĥnologio) en incluso en nombres de ciudades (Ĥaen, Ĥiĥono) y personas (Ĥaled, Ĥimena) no tanto por su dificultad sino por el rechazo que provoca en ciertos entornos. Recuperar su uso pleno, mantiene las etimologías y vindica nuestra querida jota, tan mediterránea ella.
  6. Una de las muchas cosas estupendas del esperanto es la ausencia de género. Sin embargo es un viejo debate la forma en la que se sexifican determinadas raíces, con el masculino por defecto y el femenino con un sufijo especial: patro es padre, y patr-in-o es madre, bovo es buey y bovino es vaca. Históricamente se ha propuesto algo que el uso ya había impulsado (las palabras no tienen sexo por defecto) e incorporar un sufijo masculino «-iĉ». Así padre pasaría a ser «patriĉo» y «patro» significaría «progenitor». Una alternativa por la que podríamos optar, que personalmente es mi favorita, es la del «latinidus»: aglutinar con las raíces «vir» (que ahora significaría «varón») y «fem» (fémina). Así tendríamos virpatro y fempatro, virbovo y fembovo, virkoko (gallo) y femkoko (gallina), siendo patro, bovo y koko sexualmente neutros
  7. Complementariamente podríamos añadir el pronombre «ri» como sexualmente neutro en las típicas descripciones de manual de uso cuando hablamos en una tercera persona genérica: «Se ri malfermas…» significa «si él o ella abren».
  8. Y también tenemos la propuesta de añadir dos pronombres personales más: «nis» un nosotros que incluye al que escucha y «vis», vosotros, para diferenciarlo del «vi» (vos).
  9. Y finalmente tendríamos la que seguramente vaya a ser la propuesta más polémica y compleja: eliminar definitivamente los casos, dejando de usar el acusativo (-n). Esto tiene cuatro soluciones relativamente fáciles. La primera una estructura de frase más rígida. Así en «Ana amas Petro» se entendería que Petro es el objeto directo y que la frase no quiere decir lo mismo que «Petro amas Ana». La segunda es el uso de preposiciones. Resulta engañosamente familiar para los hispanoparlantes en «Petro amas al Ana», pero chirría (porque elimina la distinción entre objetos directos e indirectos) en «Petros manĝas al formaĝo». La tercera es dejar de usar el acusativo en favor del nominativo, es decir, que el sujeto de la frase fuera el que lleva un sufijo, por ejemplo «Petro-s amas Ana». Y la cuarta sería obligar al uso del determinante antes del OD: «Petro amas l’Ana», «Petro manĝas la formaĝo». Esta última me parece la más coherente, pero sin duda la primera es la más «fácil».

¿Empezamos a discutir? ¿Tenemos ya más propuestas? He dejado al margen las propuestas de cambio o incorporación de vocabulario porque esas son más divertidas y merecen su propio espacio.

«Primeras ideas para un forkeo comunitario del esperanto» recibió 40 desde que se publicó el Viernes 15 de Enero de 2016 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.

El Correo de las Indias es el agregador y plataforma de blogs de los socios del Grupo Cooperativo de las Indias y es mantenido y coordinado por los miembros de la comunidad igualitaria de las Indias