LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Principio de nacionalidad, ciudadanía y transnacionalidad

Estos son apuntes abiertos para una propuesta para la indianopedia: la distinción entre principio de nacionalidad, principio de ciudadanía y transnacionalidad.

El principio de ciudadanía es el conjunto de garantías que recibe y obligaciones que contrae una persona por el hecho de adherirse, en tanto que ciudadano, a un estado determinado.

El principio de nacionalidad sin embargo se refiere al criterio de delimitación de las fronteras del estado tanto en relación a la ciudadanía como en relación a otros estados o territorios geográficos. En este último aspecto, no es otra cosa que la materialización del nacionalismo: la extensión de la población considerada nacional en el espacio geográfico o los límites considerados históricos en el relato nacionalista, determinarían los límites territoriales del estado nacional.

Respecto a las personas el principio de nacionalidad permitiría a un estado restringir algunos o todos los derechos a determinados residentes o transeuntes en el territorio que administra al considerarlas no nacionales o igualmente negarles o restringirles la posibilidad de convertirse por ello en ciudadanos.

¿Cómo casa la transnacionalidad con todo esto?

Transnacional es lo que ocurre por encima e independientemente de las fronteras nacionales y no entre ellas. Por ejemplo, un acuerdo entre una cooperativa española y otra portuguesa es un acuerdo internacional, una cooperativa con única estructura, cuyos socios y actividades se desarrollan en distintos lugares, unos bajo administración del estado portugués y otros bajo administración del estado español, es una cooperativa transnacional.

El principio de ciudadanía no está reñido con la transnacionalidad: es perfectamente aceptable que una única actividad esté regulada de diferentes maneras en diferentes lugares. Que exista un distinto grado de libertades individuales y coberturas estatales en distintos lugares sería para nuestra cooperativa transnacional un elemento a considerar a la hora de instalarse o marcharse de un lugar, en la medida en que condiciona el bienestar de sus socios (bienestar que logicamente aspiraría a hacer homogéneo e indiferente del territorio donde estuvieran en cada momento).

El conflicto se produce cuando la restricción del principio de ciudadanía incluye restringir gravemente la posibilidad de realizar actividades económicas (como trabajar) para los no nacionales. Es decir, el conflicto se da entre transnacionalidad y principio de nacionalidad.

¿Cúal es la solución a este conflicto? El principio de nacionalidad suele acompañarse en el principio de territorialidad (se te aplica la ley de la administración estatal en la que resides/tienen lugar los hechos juzgados) frente al clásico de personalidad (se te aplica la ley de la comunidad a la que perteneces con independencia del lugar).

Suena chocante, pero el hecho es que muchas grandes empresas transnacionales han conseguido de hecho que se les aplique este principio, moviendo con relativa libertad a ejecutivos y directivos por el mundo incluso cuando entraban en conflictos legales en países distintos a los de su central. Latoc.info está lleno de ejemplos de empresas francesas y españolas en este tipo de situaciones.

La pregunta es si no sería sensato que los estados aceptaran ampliar el alcance de este privilegio reservado hasta ahora practicamente a las grandes corporaciones extractivas, a cooperativas y empresas democráticas de base más amplia.

«Principio de nacionalidad, ciudadanía y transnacionalidad» recibió 0 desde que se publicó el martes 29 de diciembre de 2009 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.