LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

¿Puede el gran capital servir para crear vidas interesantes?

Noruega es uno de los casos de estudio por haber conseguido un modelo de explotación de recursos naturales que ha servido de apoyo para la construcción de un modelo social. Muchos se preguntan ¿y después del petróleo, qué?

NoruegaA mediados de los años 60 Noruega comenzaba la primera exploración de petróleo y gas en su territorio. Tras varios intentos fallidos, en 1969, se anunciaba la viabilidad del campo Ekofisk, el mayor en reservas hasta el día de hoy. Ekofisk continúa en activo y ha sido declarado monumento de patrimonio cultural por el gobierno. Con la actividad petrolera, la estructura económica de Noruega se modificó de forma radical. No fue el único cambio. A la par, se decidió la creación de un fondo de inversión bajo un modelo de desarrollo social que continúa siendo referencia para otros países productores de petróleo. El objetivo, aprovechar los beneficios generados por la explotación de los recursos naturales para garantizar la riqueza y calidad de vida a las generaciones futuras. Nacía así el fondo soberano noruego.

Ciclo de produccion de petroleo en Noruega

En la actualidad, los hidrocarburos constituyen el 47 por ciento del mercado total de exportación de Noruega. A nivel internacional, es el tercer exportador y se sitúa a la cabeza en cuanto a integración tecnológica, i+d y protección de medio ambiente.

Gestionado por el Banco Central de Noruega, el fondo se alimenta de los impuestos petroleros y de los beneficios generados por la producción y comercialización de la venta de petróleo y gas. Desde su inicio en los años 70, el fondo ha superado ya los 500 mil millones de euros. Hoy Noruega es el país con el índice de bienestar más alto de mundo. Conscientes de la curva de explotación de sus reservas petroleras, confían en la gestión del fondo y sus beneficios recurrentes a futuros como garantía de ese bienestar continuado.

En este tiempo, la cartera del fondo se ha dividido en: participaciones en empresa (60%), bonos públicos (35%) e inversiones inmobiliarias (5%). Sin embargo, sus criterios se han ido modificando para incorporar los estándares de sostenibilidad desarrollados por la Corporación Financiera Internacional (IFC) y el Banco Mundial. Esto ha ocasionado desinversiones en algunos sectores, como el agroindustrial, forestal o de la minería y salidas llamativas de grandes multinacionales como fue el sonado caso de Wall-Mart por incompatibilidades éticas.

En 2012, se produce un nuevo cambio en la estrategia de gestión buscando mantener los buenos resultados a pesar de la crisis. Se dan dos fenómenos, por un lado, aumenta su participación en empresas y anuncia inversiones en países emergentes buscando posiciones más seguras a largo plazo y reduciendo su exposición en Europa. Por primera vez invierte en Taiwan, Rusia y Turquía.

¿Qué hacer con tanto dinero?

Cuando se tiene un fondo de inversiones importante se puede actuar de tres maneras:

  1. Maximizar el rendimiento sin preocuparse de cómo actúan los proyectos invertidos porque a fin de cuentas el beneficio obtenido es lo que mantendrá la acción social
  2. Maximizar el rendimiento pero solo en empresas que incorporen principios de inversión social y medioambientalmente responsables como los definidos por la ONU y desinvirtiendo en las demás
  3. Maximizar el rendimiento usando los principios de inversión responsable como bandera para formar alianzas, involucrarse en el gobierno de las grandes corporaciones y presionar para que los cumplan si no lo hacen con una amenaza de retirada inversora.

El fondo noruego ha optado por esta última opción, lo cuál ya es excelente… y además ha abierto nuevas líneas orientadas a iniciativas de todo tipo y menor escala cuyo resultado redunde en la generación de capital conocimiento y capital social para la próxima generación de noruegos.

¿Soft-policy?

Y es en ese marco en el que en los últimos tiempos, la presencia de Noruega en España ha ido en aumento, tanto a nivel de operaciones comerciales, como en la apertura de conexiones, apoyos culturales o programas de cooperación. Noruega demanda profesionales para su industria actual, pero como en el diseño de su fondo su mirada está puesta en un futuro donde los servicios avanzados y de alto valor añadido constituirán la base de su economía. Hoy trazan los mapas, abren los canales que les permitirán establecer las relaciones, atraer a los inquietos que pueden «dar vida» a un país. Y, en palabras de su embajador aspiran a hacerlo en todas las disciplinas, desde las artes a las nuevas tecnologías.

Como decía uno de nuestros maestros, «la calidad de un país es la calidad de sus conversaciones» y aunque parezca difícil, un fondo de inversión puede contribuir decisivamente a ellas… si más allá de ponerse a la vanguardia de la práctica inversora ética, acepta todo lo que supone el cambio de escalas.

Porque cuando un país tiene una población pequeña puede optar por aceptar las dificultades de la pequeña escala o «generar flujo de talento» y atraer la conversación.

«¿Puede el gran capital servir para crear vidas interesantes?» recibió 2 desde que se publicó el Miércoles 27 de Noviembre de 2013 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Natalia Fernández.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.