LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

¿Puede haber sorpresa en Francia?

¿Y si el paso de Lepen a segunda vuelta no es inevitable? ¿Qué haría atractivo el «vacío sideral» del discurso de Macron entonces?

Ni siquiera el viejo Pravda en su momento más «internacionalista» hablaba a las masas del mundo desde una posición dirigente tan interiorizada y contundente como hace «El País». Ayer proclamó por su cuenta a Macron ganador del «Grand Debat». Lo hacía, según nos aclaraba en el primer párrafo «para tranquilidad de una mayoría de europeos aterrorizados por el avance del extremismo populista». Menos mal que queda alguien que nos quiere bien.

Sin embargo, más modesto, ese viejo diario de provincias llamado «Le Monde» -que nunca fue inocentón ni generoso con los «extremos» y llegó a incluir en ellos alguna vez a un tal Miterrand- nos aseguraba que se había tratado de un debate «sin vencedores ni vencidos». Ni siquiera a Liberation se le cayeron los anillos por adherir delicadamente a la caracterización que Lepen hizo del argumentario de Macron: «un vacío sideral». Hasta la encuesta en directo que daba como «más convincente» a Macron (29%) sobre Melénchon (20%) era recibida con un escepticismo muy comprensible para cualquier espectador neutral. En fin, si dejáramos de lado el entusiasmo mesiánico del gran diario español y tuviésemos la mala costumbre de leer entre líneas podríamos sospechar que una buena parte de los franceses no está entre esa «mayoría de europeos aterrorizados» y que, a lo mejor, el viejo Melénchon no solo movilizó más huestes cibernéticas, sino que erosionó la dicotomía «Macron o Lepen»..

¿Erosionó el debate en televisión la incuestionabilidad de una segunda vuelta entre Macron y Lepen?

La verdad es que las cartas no están echadas. El «gran debate» fue visto por un 48% de los televidentes franceses, más de 11 millones y medio en el momento álgido, más del doble de los que siguieron los debates de las primarias. El interés de las carreras ajustadas. La cuestión es: ¿ajustada entre quién? Entre Macron y Lepen, nos dicen las encuestas. ¿Pero cabría una sorpresa?

Macron es «inevitable», una vez más por carambola. Si nadie se ensañó con Fillon fue porque no hay interés en regalarle más votos a Lepen. Tampoco nadie, salvo Lepen, golpeó demasiado a Macron. Es obvio que la vacuidad ideológica del banquero necesita de la barbaridad de la reaccionaria. Pero si Macron juega como jugó en el debate con el único argumento de no ser Lepen, puede llevarse una sorpresa.

Si el único argumento de Macron es no ser Lepen puede llevarse todavía una sorpresa

Volvamos a la encuesta sobre el propio debate: Al 20% de Melénchon seguirían con un 19% Lepen y Fillon y en última posición el socialista Hamon con solo un 11%. Lepen está estancada y puede que sobre-estimada por las encuestas, Fillon calcinado, Hamon errático y Melénchon… Melénchon recavó apoyos de espectadores que están fuera del alcance habitual de la izquierda del socialismo a pesar de que el candidato socialista oficial ha asumido buena parte de su programa. En el debate brilló en dos «momentos trampa»: cuando los presentadores le invitaron nada inocentemente a ser el primero en hablar sobre el Estado Islámico y cuando terció en sobre qué significa «Independencia» en el seno de la UE. Si en el primero mostró una sustancia ausente en Macron y Hamon, en el segundo encaró a Lepen asumiendo la responsabilidad en primera persona: «haré la labor ingrata de redefinir la Unión Europea sin romperla». Si hasta entonces Melánchon había sido ese candidato que dice cosas serias porque no tiene opciones y no tiene coste para él aburrir a la concurrencia, en esa frase brilló un presidenciable.

¿Puede Melénchon absorber el voto socialista en la #Presidentielle2017 si Hamon sigue sin convencer?

El «gran debate» no cambió nada por sí mismo, no dejó fuera de combate a nadie, ni siquiera a Fillon, el gran zombi de esta campaña. Pero es posible que erosionara a Hamon más de lo que el partido socialista puede permitirse reconocer. Pero muestra una posibilidad, un resquicio si se quiere: la concentración de una buena parte del voto de izquierda en un solo candidato. Si eso ocurriera y tanto Macron como Fillon resistieran lo suficiente como para no regalar más votos conservadores al Frente Nacional, podría haber sorpresa y Lepen quedar fuera de la segunda vuelta. Y eso si que nos daría un respiro a los ciudadanos europeos «aterrorizados» por el populismo.

Aun queda una oportunidad para una hermosa sorpresa en la #Presidentielle2017: una segunda vuelta sin Lepen

«¿Puede haber sorpresa en Francia?» recibió 1 desde que se publicó el Miércoles 22 de Marzo de 2017 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.