LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

¿Pueden «ser comunidad» las grandes empresas?

¿Qué hacer cuando la identidad y cultura corporativa se muestran ineficientes para conseguir la sensación de pertenencia y el placer de desarrollarse profesionalmente?

juniors pwc españa
Durante Somero 2015 tuvimos oportunidad de hablar mucho sobre comunidad. Resultó sorprendente la constatación de una demanda de incorporar elementos de la experiencia comunitaria en las grandes compañías. Este interés podría estar relacionado con algo que también escuchamos en repetidas ocasiones en los últimos meses. Los nuevos chicos que se están incorporando a las empresas en el ámbito de la consultoría, de la banca, las telecomunicaciones (vamos, la nueva generación Price, BBVA, Telefónica) hacen gala de no querer pertenecer a medio plazo a la organización. Para los ejecutivos de toda la vida -y padres de algunos en muchas ocasiones- resulta inconcebible que no se produzca una sensación de orgullo, de oportunidad o al menos un «momentazo» al entrar a trabajar en lo que está considerado el corazón del sistema económico del país. Al contrario, las quejas por quedarse en la oficina fuera de hora o por los salarios parecen ser lo habitual en ellos, y por lo mismo, viven en un estado de alerta permanente, buscando identificar una oportunidad mejor -casi siempre en términos salariales- para ir a otro lado… en el que responderán igual. En resumen, las organizaciones parecen atribuirle a los nuevos ejecutivos un bajísimo nivel de compromiso. ¿Cómo responder y qué ofrecer a una generación de trabajadores que no responden al corporativismo tradicional?

eventos-de-empresa-mago-madridPor otro lado, no hay que perder de vista que muchas de esas mismas empresas necesitan mostrarse ante sus clientes como una empresa amable, figurar en el ranking de las mejores compañías para trabajar y hasta «tener causa», causas «no polémicas» por supuesto, por lo que también serán cero emocionantes. Las compañías saben que tienen que luchar por resultar atractivas tanto a los nuevos profesionales como a los clientes, pero que los grandes hits como el clima organizacional, los fines de semana de team building o las cenas con magos y monologuistas tienen los días contados. Generar significados, poder dar una razón a sus propios equipos de por qué su trabajo es significativo social y humanamente, es otra cosa.

¿Es posible «comunitarizar» las grandes organizaciones?

eastwind nutbutters fec 1981 comunidad compañia comunitariaSi hay una demanda difusa no faltarán consultores, la pregunta es sobre qué bandera. Durante las conversaciones en Somero, en una especie de juego nos propusimos reducir la esencia comunitaria a una sola cosa. Como resultado de ese ejercicio, aparecieron tres ideas que corresponden a los tres niveles que hace tiempo los indianos habíamos caracterizado en nuestras propias experiencias:

  1. La conversación en un entorno voluntario y relativamente estable que permite el desarrollo de conocimiento mutuo.
  2. El aprendizaje sostenido en el tiempo -no necesariamente sobre las mismas cosas- que nace de esa conversación, que genera unos contextos propios y que lleva a la aparición de una forma particular del «gusto por estar juntos»: la fraternidad.
  3. El «fondo común»: la acumulación de patrimonio, excedentes y beneficios para la gestión y disfrute por todos los miembros de la comunidad

gobiLas organizaciones de las que estamos hablando parten de ciertas dificultades: la conversación no se define a partir de afinidades ni aquellos con los que conversamos fueron elegidos por nosotros sino por una política de personal, con lo que el gusto por estar juntos es cuestionable. En muchos casos, la relación se da de forma individual con la organización y cualquier idea de un fondo común carece de sentido.

Y sin embargo…

Aunque cada vez la identidad y cultura corporativa se muestran ineficientes para conseguir la sensación de pertenencia y el placer de desarrollarse profesionalmente, surgen relaciones, redes informales, entornos de conocimientos y aprendizajes compartidos. En algunas empresas, verdaderas subculturas internas. Son el punto de partida para volver a convertir a las empresas en entornos vitales significativos.

«¿Pueden «ser comunidad» las grandes empresas?» recibió 11 desde que se publicó el lunes 16 de noviembre de 2015 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Natalia Fernández.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.

Grupo de Cooperativas de las Indias.
Visita el blog de las Indias. Sabemos que últimamente no publicamos demasiado pero seguimos alojando a la red de blogs y a otros blogs e iniciativas de amigos de nuestras cooperativas.