LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

¿Qué «echa» a los jóvenes?

O qué deberían aprender las regiones industriales de los flujos migratorios irlandeses…

nos-echanDurante la última semana hemos dedicado una serie de posts a explicar

  1. Por qué bajo la crisis financiera late una crisis de escalas que amenaza a todo el sector industrial
  2. Que salir de la crisis significa asumir que la industria de manufactura y herramienta ha de transformarse hacia la Economía del conocimiento
  3. Y que para empezar esa transformación, que si se deja de lado convertirá las zonas industriales de hoy en zonas atrasadas, hay que empezar por cambiar la cultura productiva de una cultura industrial con centro en procesos y máquinas a una cultura del conocimiento con el centro en las personas que reconozca el valor de la creatividad (motivo por el cual creemos que hay que apostar por movimientos de transformación organizativa como ner group)

Mientras tanto, la constatación de que miles de jóvenes peninsulares dejan sus ciudades de origen siguiendo oportunidades profesionales por el ancho mundo es vivida como un drama por buena parte de la sociedad… y al parecer, por esos mismos jóvenes según una campaña en busca de financiación en estos días, que remarca que si trabajan en otros estados no es porque se vayan sino porque «les echan». Lo que resulta curioso es que la causa última le parezca a todos evidente: la crisis. Pero… ¿de qué crisis hablamos?

Un mapa muy interesante

La campaña «no nos vamos, nos echan» refleja muy bien los miedos y aspiraciones más acendrados de la sociedad española. Dejando al margen que los indianos no compartimos ni unos ni otros (hace tiempo que aspiramos y disfrutamos de otra forma de seguridad vital que los autores de la campaña incluirían de seguro bajo la etiqueta «precariedad»), la ya gigantesca colección geoposicionada de historias de vida nos cuenta muchas, muchas cosas interesantes. Así que por favor, naveguen y jueguen un poco por el siguiente mapa, antes de continuar leyendo…

A nosotros nos ha llamado la atención que, navegando historias al azar, la mayoría de ellas parecen concentrarse en dos perfiles: personas que tras el colapso del sector la construcción encuentran trabajo donde este se encuentra en alza (haciendo igloos en Groenlandia u obteniendo becas de arquitectura en EEUU, por ejemplo) y personas que estando formadas para trabajar en la industria de los servicios tradicionales, como estos están poco o nada globalizados, tienen que globalizarse ellos yendo dónde hay opciones de contrato o becas (diseñadores, publicistas, periodistas, etc.).

¿Por qué nos llama la atención? Porque en Irlanda, tras un desastre inmobiliario similar o peor y bajo un agobiante peso de la deuda pública resultante del rescate bancario, el fenómeno parece ser muy distinto.

En Irlanda el saldo migratorio sigue siendo negativo, es cierto, se van más de los que llegan (87.100 salidas frente a 52.700 nuevos residentes). Pero lo llamativo es quién se va y quién llega. Se va sobre todo el trabajo no cualificado (como la otrora masiva emigración polaca que ve más oportunidades de nuevo en sus ciudades de origen) y llegan -o vuelven- jóvenes para trabajar en servicios avanzados y TICs cuyos salarios están subiendo:

The collapse in the domestic economy has given the impression that there are no job opportunities in Ireland, but that is not universally true. The exporting sector has remained strong, the shortage of skilled IT personnel is well-known, there are vacancies in international financial services, and language skills remain in short supply. «There are opportunities in accountancy, finance and IT that I know could be filled by people sitting on Bondi Beach«, said Cormac Spencer from Link Personnel, which is actively recruiting Irish people currently living abroad.

Si ampliamos el mapa anterior en Irlanda, no faltan testimonios de profesionales informáticos que lo corroboran.

¿Qué nos enseña Irlanda?

Mientras la industria fue el sector puntero del desarrollo, las regiones industriales atrajeron trabajo y talento en cantidades masivas. Millones de personas del Sur peninsular y la costa atlántica emigraron en los cincuenta y sesenta a Euskadi y Cataluña primero y a Francia y Alemania después. Eso no es ninguna novedad.

Lo que aporta el caso irlandés es que sigue siendo así incluso en mitad de una quiebra. Solo que ya no estamos hablando de industria, la «nueva agricultura», sino de servicios avanzados y economía del conocimiento. ¿Quieres atraer y conservar talento? Cambia la base productiva cuanto antes.

En España, como reconocen hoy casi todos los analistas, el crecimiento desde los noventa se basó mucho más en la recepción de migrantes que en el incremento de la productividad. Todos felices: tirón sostenido del consumo (cada familia que llegaba era una más para comprarse casa, electrodomésticos, etc.), cuotas de Seguridad Social para pensiones… y ninguna urgencia por cambiar el modelo productivo. ¿Qué más da que la productividad solo crezca al 1% si el PIB crece al 3% y no faltan clientes? Resultado: un modelo de resiliencia cero. Como se ha visto ante los primeros azotes de la crisis.

¿Qué nos enseña el flujo migratorio irlandés? Que si lo que se pretende es que nadie se sienta «echado», que haya oportunidades profesionales para los jóvenes, no se trata de poner difícil la migración de personas, se trata de migrar la industria de una vez desde lo industrial clásico y los servicios locales a los servicios avanzados, los inmateriales y el conocimiento.

«¿Qué «echa» a los jóvenes?» recibió 1 desde que se publicó el domingo 31 de marzo de 2013 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.

Grupo de Cooperativas de las Indias.
Visita el blog de las Indias. Sabemos que últimamente no publicamos demasiado pero seguimos alojando a la red de blogs y a otros blogs e iniciativas de amigos de nuestras cooperativas.