LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Qué es Deliberación

Deliberación es eso que la comunidad aporta y que nos hace mejores.

La Deliberación es la clave que permite una organización de iguales. La Indianopedia la caracteriza como una «conversación permanente» y la RAE apunta que es «atenta y detenida» en la consideración de «pros y contras», aunque la sigue vinculando a la necesidad de tomar una decisión. En realidad la deliberación no alcanza su verdadero potencial hasta que no se desvincula de la necesidad de tomar decisiones concretas y se convierte en un «metabolismo conversacional», una forma continua de compartir la realidad, los aprendizajes de cada uno y los problemas de todo tipo.

Deliberar, cuando se convierte en un modo de vida comunitaria, es una forma de «filosofar»: su objetivo es entender las causas de las cosas y sucesos que nos rodean para poder fundar posibles respuestas y propuestas. Va más allá de ninguna decisión concreta, de ninguna urgencia: es un modo de vivir cotidiano. Son esas conversaciones antes y después de la cena, son los posts que publicamos, son los textos en los que fundamos nuestras ofertas a clientes, son las charlas de vermú de los domingos. Deliberar es no banalizar la conversación reduciéndola a dogmas y consignas, sino ponerla en valor, unirse a ella con el deseo de aprender y desde el disfrute de intercambiar descubrimientos e ideas como si fueran pequeños tesoros.

La Deliberación es un modo de vida comunitaria que no banaliza la conversación reduciéndola a dogmas y consignas

El hablar franco, fundamento de la deliberación

Cuando te tomas en serio la conversación el respeto por los otros deja de tener un significado negativo, deja de ser una serie de cosas que no puedes hacer y se convierte en un modo de escucha. Escucha del otro y del mundo, pero sobre todo de uno mismo. Es la famosa parresia, el hablar franco de los epicúreos que fascina a Foucault porque:

el propósito es, en lo fundamental, que lleguen a constituir por sí mismos, con respecto a sí mismos, una relación de soberanía que será característica del sujeto sabio, el sujeto virtuoso.

Es decir, la Deliberación es esa conversación que nos liga a los demás de un modo tal que nos hace más autónomos, más dueños de nosotros mismos, más soberanos. Porque parresia es un hablar franco, sin miedo por las consecuencias de lo que uno dice para sí mismo. Y no se trata aquí de no tener miedo a que los otros puedan rechazar nuestro aporte o considerarnos poco aptos o «raros». Eso viene de serie. Se trata de las consecuencias para uno mismo.

Por ejemplo, si discutimos sobre Democracia Económica y llegamos a la conclusión de que la cooperativa es la forma de construirla, por pesado, costoso y abrumador que pueda resultarnos transformar nuestra pequeña SL en cooperativa, lo haremos. Si criticamos aquello en lo que se ha convertido la Universidad y llegamos a la convicción de que hay que reinventar la Universidad Popular para contrapesar su erosión, por costoso y fuera de nuestro alcance que pueda parecer, nos pondremos a desarrollar software, a diseñar itinerarios, a pensar formas de sostenerlo en el tiempo… El hablar franco es hablar sabiendo que las consecuencias de lo que digamos no serán impersonales («se debería hacer»), sino personales, un «voy a hacer» que es una invitación al «hagamos».

Deliberación se fundamenta en el hablar franco: aceptar como tareas propias las consecuencias de la conversación

Esta es la fuente de buena parte de la «magia» comunitaria, del tipo de respeto que une a los miembros de una comunidad verdadera y llama la atención de los que la visitan. Como dice el gran Filodemo de Gádara:

Mediante el hablar franco incitamos, intensificamos, animamos en cierto modo la benevolencia de los alumnos entre sí gracias al hecho de haber hablado libremente.

Y es que ese hablar con total libertad es un hablar con total responsabilidad, hablar dispuesto a convertir en trabajos propios las consecuencias de lo que digamos sin importar que nos excedan. Hablar en verdadera libertad es un acto admirable, a veces heroico, que nos hace mejores y merecedores de la escucha por los que nos rodean.

Hablar con total libertad es hablar con total responsabilidad, aceptando las consecuencias en primera persona

Pero cuidado, la responsabilidad no acaba en el intento del hacer. Se proyecta en el tiempo. Hacer no es poner las cosas en marcha para dejarlas caer. Si no sabemos sostenerlas tendremos que pasar el trago de reconocer que nos equivocamos. No hay hablar franco en la sobradez ni en el cancherismo. En el respeto propio de la deliberación comunitaria no hay faroles que pasen por honestos, solo riesgos que uno toma y que pueden mostrarle que estaba errado.

¿Elistismo intelectual?

Aparece una y otra vez la tentación de evitar el riesgo de incorporarse a la deliberación, vistiendo el miedo que produce de rechazo a un pretendido elitismo intelectual. Según este argumento, la deliberación solo estaría al alcance de personas con una formación y un nivel de lecturas y conocimientos extraordinarios. No es verdad. Deliberar solo depende de nuestra capacidad para «hablar francamente» dentro de las fronteras de la responsabilidad.

No hace falta haber alcanzado ningún «nivel» para ser responsable. Es una barrera moral, no intelectual. Y por eso mismo tampoco es más franco el más directo ni el menos considerado. Solo es franco, solo habla en verdad, el que se hace responsable de lo que aprende en la conversación y está dispuesto a convertirlo en acción. Y eso quiere decir también saber cambiar una idea ante un buen argumento o rechazar un camino de discusión que no lleva a aprender más sino a mantenerse en el confort de lo aceptado o lo inconsecuente.

No es más franco el más directo sino el que se hace responsable de lo que aprende en la conversación

Conclusiones

El objetivo de la Deliberación es permitirnos aprender de todo y de nosotros mismos. Deliberación es eso que la comunidad aporta y que nos hace mejores. No es un sustitutivo de la decisión ni un mecanismo para evitar diferencias… de hecho muchas veces las multiplica. Simplemente no sirve para eso, aunque de hecho sea la base de la forma más íntima de cohesión comunitaria: el respeto y admiración por cada uno de los demás. A fin de cuentas ¿cuánta gente conocemos que es capaz de «hacer verdad» cada una de sus ideas convirtiéndolas en actos y sometiéndolas sin temor al aprendizaje y la crítica de los demás?

Deliberación es eso que la comunidad aporta y que nos hace mejores

«Qué es Deliberación» recibió 9 desde que se publicó el martes 14 de marzo de 2017 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Juan Ruiz dice:

    Una deliberación no es una tertulia. Aunque no necesariamente se delibera para decidir, sí conlleva, sin embargo, obligaciones de acción, si no lo he entendido mal. Tampoco se delibera para alcanzar un consenso, un acuerdo. Pero me pregunto qué nivel de disenso, de desacuerdo resulta adecuado o inadecuado a una comunidad. ¿Bastaría para ello definir unas “normas” de deliberación, como de cortesía, respeto, etc.? ¿o existen ideas en sí mismas incompatibles a pesar de que los poseedores de ellas deliberen correctamente? ¿Existe algo así como un nivel óptimo de disenso, de heterogeneidad para que las deliberaciones sean útiles?

    • A mi juicio la clave es la formación de un contexto común en el tiempo, un conjunto de cosas aprendidas juntos, un fondo común. Si eso existe -y solo puede ser resultado del tiempo, la interacción y la búsqueda conjuntas- el «límite» del disenso ni se planteará.

      Esa es la diferencia entre una comunidad y un foro abierto por ejemplo. En el foro abierto se plantean límites porque la conversación vuelve al punto original cada vez que llega alguien nuevo. En una comunidad, cada consenso marca una base común que es el nuevo punto de partida. Puede que en un momento se revise o se ponga en cuestión, pero es como en la ciencia, se va a dar como un bucle del curso general de la conversación, no como una división o choque.

      • Ester dice:

        @david es muy bonito como lo has puesto aquí porque se ve como, con todas esas conversaciones, la comunidad va creciendo. De una forma dada por un momento de consenso, se evoluciona y se construye la siguiente. Precioso!

      • Juan Ruiz dice:

        Los foros y conversaciones en internet a través e blogs, por ejemplo, no son exactamente una deliberación, pero ayudan, por supuesto, a nivel de iniciar contacto, mantenernos informados, debatir cosas, etc. Pero noto que la palabra escrita, a menos que todos guardemos unas normas muy estrictas y que cuidemos cómo escribimos las cosas, tienden con más facilidad a crear malentendidos o disputas que tienden a “agriarse”. Lo he advertido en numerosos foros en los que he participado, que a menos que las personas no seamos muy cuidadosos se tienden a generar disputas superfluas. Quizás sea que nos cuesta más dominar el lenguaje escrito que el hablado, que posee además el complemento corporal.

        • Gracias @ester!
          @ruivaldivia, yo si creo que las conversaciones a través de la red pueden crear una deliberación intensa. La clave para mi es que se consoliden esos contextos que permiten un aprendizaje común. De hecho esa fue la historia de las Indias. Durante mucho tiempo, todo el periodo del Ciberpunk, que se prolongó hasta 2007 nuestra deliberación fue fundamentalmente online y durante la mayoría de ese periodo no existía presencialidad más que un par de veces al año… y nunca todos juntos.

          Vamos, que las Indias es el resultado de una deliberación online que comienza en 1989 y que nos ha dado forma «presencial» solo a partir de 2002.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] matriz. Como parte de la filosofía acerca de la creación de comunidad que propone el grupo está la conversación, base no solo para la formación de lazos entre los miembros, sino fuente de empoderamiento y […]

  2. […] deliberación previa por conjuntos de reglas, prácticas y «procedures» […]

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.

Grupo de Cooperativas de las Indias.
Visita el blog de las Indias. Sabemos que últimamente no publicamos demasiado pero seguimos alojando a la red de blogs y a otros blogs e iniciativas de amigos de nuestras cooperativas.