LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

¿Qué es y en qué puede convertirse la Esperanta Civito?

Hace ahora cuatro meses, conocimos a Manuel discutiendo sobre la Esperanta Civito. El resultado de aquel debate fue un largo post suyo planteándose la posibilidad de que la Civito se convirtiera en filé, un minipost mío muy intenso en comentarios que fueron contestados desde la página oficial de la Civito y una reflexión un poco más amplia sobre los países virtuales.

Cuatro meses después creo que esta última reflexión sigue siendo completamente procedente para las freedonias y países llamados X del ciberespacio… pero no estoy tan seguro de que la Esperanta Civito sea tan sólo un país virtual, un mero juego de rol.

En primer lugar, como contábamos en De las naciones a las redes, el esperantismo tiene tres características sumamente particulares:

  1. Originalmente era un segregacionismo en debate con el sionismo centroeuropeo de la época, y aunque Zamenhof renunciara a mantener ese rumbo, el elemento segregacionista estuvo siempre presente en la cultura esperantista a pesar del carácter hegemónico del finovenkismo oficial (la ideología que postulaba el idioma como una mera herramienta neutral dando al movimiento el objetivo de conseguir su adopción por los estados nacionales o grandes organizaciones internacionales).
  2. El movimiento esperantista, a pesar de una estructura institucional internacional y descentralizada, desarrollo una red distribuida de comunidades conversacionales transnacionales, aún antes de la emergencia de Internet, a base de pequeños ezines, periódicos, cartas y encuentros presenciales de todo tipo.
  3. Los hablantes de esperanto, entre ellos no pocos que tuvieron la lengua neutral como lengua materna, desarrollaron en este marco una cultura y formas de socialización propias, un fenómeno único que les ha valido el calificativo académico de minoría lingüística cuasi-étnica

Como escribíamos también entonces:

El resultado es que el mundo esperantista no forma una comunidad imaginada al modo de las comunidades lingüísticas nacionales. Es en buena medida una comunidad real: sus miembros se conocen o, cuando menos, saben de la existencia de los otros. Y la inmensa mayoría de ellos lo son por voluntad propia, no por herencia familiar. Es, como hoy las redes virtuales, una comunidad que se precipita de la imaginación a la realidad.

Mi impresión ahora, tras haber seguido algunos debates es que la Esperanta Civito genera reacciones tan apasionadas en el mundo esperantista porque sus tres centenares de miembros se ven a si mismos no como militantes por la democracia lingüística sino como parte de una minoría cuasi-nacional y ven a la esperantofonía de un modo similar a como el viejo Bund contemporáneo de Zamenhof veía a los judíos centroeuropeos de lengua yidish, reclamando a los estados la autonomía cultural (bilingüismo escolar, instituciones desterritoralizadas, etc…).

El Bund, ligado en el recuerdo y la literatura a la época dorada de la cultura yidish y el movimiento obrero judío no sionista, era un movimiento socialdemócrata no territorialista pero definitivamente nacionalista que definía a los judíos como una nacionalidad con derechos culturales propios, repartida territorialmente en varios estados y definida por una lengua común: el yidish.

Mi impresión es que los civitanos han empezado a entender la lengua al modo de los bundistas, imaginando connacionales a partir de ella… pero aunque eso a los neovenecianistas nos produzca grima, abre un proceso interesante porque:

  • por un lado no dejan de ser una comunidad conversacional con unas dimensiones relativamente cercanas a las de una red distribuida viable
  • por otro son rechazados por la mayoría del esperantismo, que sigue en el finovenkismo, lo cual hace en la práctica inviable la identificación nacional: los civitanos no pueden confundirse con la nación imaginada porque las redes conversacionales esperantistas, mayoritariamente universalistas en su ideología, reaccionan rapidamente.

¿Qué puede pasar?

  1. Que enquiste y se convierta en un grupo cuasinacionalista dedicado a intentar convencer a la mayoría de los esperantistas de la naturaleza cuasinacional de la esperantofonía (haciendo un discurso si no de nación, si de nacionalidad cultural al estilo del Bund).
  2. Que de asuma su identidad como la de la comunidad transnacional formada exclusivamente por sus miembros asumiendo una suerte de sionismo digital. Aquí a su vez la evolución puede bifurcarse:
    • Centrándose en sus instituciones y por tanto reculando hacia una especie de país virtual o juego de rol
    • Descubriendo que sólo desarrollando una economía comunitaria autónoma (osea produciendo colectivamente el bienestar mediante empresas que concurran en el mercado global) puede tener un futuro como comunidad transnacional plena, con una identidad que pueda soportar el peso del nacionalismo del entorno y la lógica centrífuga que impone la dependencia de sus miembros de estructuras económicas no transnacionales y en cualquier caso ajenas a su vida conversacional. Al final sólo mantenemos aquellas identidades que nos explican, algo que no se puede hacer si la identidad no se relaciona con la producción de nuestro propio bienestar.

Esta última opción es la de evolución en filé y de entrada no la daría por cerrada…

«¿Qué es y en qué puede convertirse la Esperanta Civito?» recibió 0 desde que se publicó el Viernes 23 de Abril de 2010 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.