LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

¿Qué implica elegir «forma jurídica» para una compañía comunitaria?

Un aporte al «Manual de gestión de compañías comunitarias»

Hazte socio de «El Arte» y haz cerveza

kibbutz.2681Es común desde hace unos años escuchar que «cooperativa, SL, SA, comunidad de bienes, da igual, solo son formas jurídicas, lo importante es otra cosa». Y seguramente haya parte de verdad: es la cultura comunitaria y no la legislación a la que la compañía se acoge la que dará forma a la cotidianidad. Si con la frase se quiere decir que una cooperativa puede ser autoritaria y una SL democrática, estos de acuerdo. Pero pensar que una forma juridica es «neutral» sería un profundo error.

Las leyes demarcan un espacio de autonomía: la «forma jurídica» define dónde, cómo y cuándo el estado intervendrá en la gestión de tu compañía comunitaria. Por ejemplo, si tienes intención de gastar una parte considerable del excedente poniendo en marcha tus propios proyectos gratuitos en tu entorno, lo que normalmente se llaman «proyectos sociales», no te será indiferente tomar la forma de una SL o una S.Coop. La ley da por hecho que una sociedad por acciones es una «comanda», un equipo que recibe medios para un encargo -producir beneficios- a cuenta de los inversores. Da igual que esos inversores seáis vosotros mismos: si el excedente no se reparte en dividendos, sino que se gasta en cosas que de forma evidente no están orientadas a generarlo, no solo no podréis desgravar como gastos legítimos el dinero y los recursos aplicados, estaréis en una situación frágil en la que tanto la Hacienda como cualquier accionista podrá denunciar a los responsables legales por derivar el dinero a donde no deben. En una S.Coop. en cambio, podrás dedicar, libres de impuestos, hasta un 30% del excedente a través de los «Fondos de Formación y Promoción del Cooperativismo» que con distintos nombres existen en casi todas las legislaciones.

Pero, entonces, ¿cuáles son las preguntas sobre las que decidir «forma jurídica»?

¿Sociedad o comunidad de bienes?

Los gestores, cuando se enfrentan a la constitución de una pequeña compañía comunitaria de dos o tres miembros suelen recomendar, por defecto, la comunidad de bienes frente a la sociedad. La comunidad de bienes tiene la ventaja de su fácil constitución y seguramente por eso se recomienda tanto. Pero tiene importantes limitaciones para una compañía comunitaria:

  1. Los comuneros responden con su patrimonio personal, es decir, la responsabilidad sobre la compañía puede poner en riesgo herencias personales y bienes adquiridos con anterioridad
  2. Es difícil tanto dejar la comunidad -en todo similar a la discusión económica de un divorcio- como incorporar nuevos comuneros

Por contra, las sociedades ofrecen limitar la responsabilidad -salvo casos de mala fe o negligencia- a su capital y activos y sobre todo tienen mecanismos mucho más flexibles de entrada y salida de socios.

¿Capital fijo o variable?

La principal diferencia entre los distintos tipos de sociedades es la forma de su capital. Las de capital fijo -es decir, las sociedades limitadas y anónimas- se constituyen con un capital social determinado y para aumentarlo o disminuirlo es necesario un proceso específico: la ampliación de capital. Por contra las de capital variable -basicamente las cooperativas- ven aumentar y disminuir el capital automáticamente con la entrada y salida de socios sin necesidad de un proceso jurídico específico.

Esta diferencia en los mecanismos de entrada y salida de socios es importante. El precio de las acciones de una SL o SA puede pactarse de antemano en un acuerdo parasocial, pero si alguien deja la compañía no tendrá por qué vender a los demás su parte, ni siquiera tendrá en realidad por qué cumplir el acuerdo parasocial, podrá seguir dentro como accionista y -a las malas- tiene todo tipo de herramientas legales -desde ordenar una auditoria a solicitar juntas- que pueden resultar un incordio desestabilizante y un gasto.

En una S.Coop. en cambio los mecanismos de salida eliminan incertidumbres: se devuelve la participación que se puso al convertirse en socio y nada más. Otra cosa es que en general, bajo cualquier forma jurídica, la salida de un socio no puede resolverse simplemente porque haya desacuerdos vitales, estratégicos o ideológicos. Por eso, en la práctica, las separaciones de socios se resuelven a través de acuerdos y nunca son baratos ni emocional ni económicamente.

Gobierno económico

Las sociedades anónimas y limitadas están pensadas desde unos supuestos muy claros: la propiedad es de los accionistas que eligen un administrador o un consejo de administración para que gestionen su inversión en una actividad productiva determidada. Tienen una estructura y una legislación a medida para eso. Y para eso la recomendamos: para desarrollar actividades con otras empresas e inversores. Esos proyectos podrán necesitar el concurso de equipos de personas y es evidente que entre esas personas y el proyecto debemos establecer un estilo de relaciones inclusivo y democrático. Podrán ser asalariados o autónomos, podrán incluso desarrollarse hacia una comunidad (¡ojala! ¡les ayudaremos a ello si es posible y quieren!), pero previsiblemente, no serán una compañía comunitaria y desde luego no serán nuestra compañía comunitaria aunque de forma más o menos temporal miembros de nuestra comunidad aporten conocimiento y trabajo. Hablaremos de todo eso en el capítulo de nuestro manual dedicado a la segregación de proyectos.

Sin embargo, para una compañía comunitaria, la forma más cómoda es la cooperativa… con una advertencia importante: los socios deben coincidir con la comunidad en el sentido estricto, es decir, ser solo aquellas personas cuyo grado de compromiso con la comunidad y su estructura económica es mayor.

«¿Qué implica elegir «forma jurídica» para una compañía comunitaria?» recibió 0 desde que se publicó el Sábado 26 de Enero de 2013 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.