LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Qué nos cuenta el mapa de las presidenciales francesas

Toda Francia parece dividida entre beneficiarios y resistentes a la globalización. Pero el descontento tiene naturalezas muy distintas con consencuencias políticas opuestas.

Pasada la una y media de la mañana aun no se han hecho públicos todos los resultados por ayuntamientos de las elecciones de ayer. Hay que ser prudentes todavía en el análisis, pero una mirada a los agregados de voto por departamentos y regiones nos permite ver ya cuatro grandes pautas electorales que forman grandes «masas de color» y que reflejan otros tantos debates y sensibilidades regionales en el electorado:

  • En la costa mediterránea la batalla se dio fundamentalmente entre Lepen y Melenchon.
  • En la costa atlántica desde el País Vasco hasta Calvados y en la mayoría de los territorios ultramarinos, el primer puesto se dirimía entre Macron y Melenchon
  • En el Norte y Este interior entre Le Pen y Macron.
  • Fillon solo queda primero en seis departamentos del hexágono y segundo en Córcega y Alta Saboya

Aceptemos que Macron y Fillon representan una continuidad dentro del proyecto nacional neoliberal hegemónico desde los ochenta: desregulación y apertura de mercados. Sus votantes son aquellos que están básicamente contentos con el estado de cosas. Son el prototipo del «votante mediano» que se define en el centro-izquierda o el centro-derecha en función de variables fundamentalmente culturales -debate sobre la laicidad, libertades civiles, etc. La cuestión interesante está en «los otros»: los descontentos con el modelo neoliberal, los votantes de Mélenchon y Le Pen.

La primera constatación importante es que, a pesar de lo que se ha dicho en campaña, los estudios demoscópicos como el que nos resume el gráfico a la derecha, nos muestran que son dos grupos de votantes fundamentalmente estancos. No hay casi transferencia de votos entre ellos. Aparentemente el factor principal es el geográfico, pero ¿qué hace que en unas regiones el descontento se oriente hacia la nueva izquierda y en otras hacia el lepenismo?

Comparemos con un primer mapa de evolución del empleo agrícola para tener una pista. Las zonas que han perdido más empleo agrario parecen estar más predispuestas hacia el giro a la izquierda mientras que aquellas -como los departamentos cerealistas del Norte y Este- que han perdido menos, que siguen en un modelo agrario cada vez más arrinconado por la política agraria europea, parecen girar a la derecha. El mapa explica bien las «islas» macronianas de Isere, Saboya y Rhoe dentro de un mar lepenista. Solo hay un problema: la costa mediterránea. No es una zona cerealista, no sufre un desempleo agrario especialmente alto… y sin embargo el descontento es obvio porque en casi todos los departamentos gana Lepen y queda Melenchon en segunda plaza.

Si comparamos con el mapa de evolución del PIB no encontraremos explicación para el crecimiento del voto lepenista… pero sí para el voto de Melénchon: donde más crecimiento económico ha habido, allá donde la economía regional ha sabido adaptarse mejor a la globalización, más fuerte es el voto a la nueva izquierda.

Así que nos sigue faltando una clave. Una clave que una la costa mediterránea «rica» con el este y el norte cerealístico, que ha perdido peso relativo en el PIB francés y que se ha convertido también en lepenista. La respuesta, seguramente, se encuentra en el siguiente mapa que representa el número de espacios de culto musulmán en el hexágono:

Conclusiones

  1. El descontento ante la globalización divide por igual a prácticamente toda Francia.
  2. Ese descontento genera más votos para la izquierda melanchonista en los lugares que más han crecido y donde se ha transferido más población activa de la agricultura a la industria y los servicios.
  3. Y genera más votos para el lepenismo allá donde o bien esa adaptación a la globalización ha sido más débil o bien hay una presencia musulmana mayor.

Es decir, podríamos hablar de tres tipologías de voto de «resistencia». Una tiende a engrosar la base electoral de la nueva izquierda soberanista: el descontento propio de las nuevas industrias y formas de desarrollo local adaptadas a la globalización (precariedad, desarraigo, subempleo, etc.). Las otras dos favorecen a la extrema derecha: el rechazo ante el crecimiento demográfico de la minoría musulmana y la angustia propia de las regiones agrarias empobrecidas, que en los feudos lepenitas del este y del norte se suma a lo anterior.

¿Qué pasará en la segunda vuelta? Desde esta perspectiva es difícil que Le Pen gane los votos que necesita en la costa atlántica y el sur. Con los resultados en la mano y este cuadro, necesitaría una abstención masiva a derecha e izquierda del macronismo para tener verdaderas opciones. Parece extremadamente difícil con el mapa en la mano.

«Qué nos cuenta el mapa de las presidenciales francesas» recibió 3 desde que se publicó el lunes 24 de abril de 2017 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Jordi López dice:

    Lúcido y minucioso análisis sociopolítico, desde diferentes prismas geográfico, religioso, PIB, … esperemos que no fallen las previsiones. Y se alejen las sombras xenófobas y salvapatrias lepenistas.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] + en «Qué nos cuenta el mapa de las presidenciales francesas» […]

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.

Grupo de Cooperativas de las Indias.
Visita el blog de las Indias. Sabemos que últimamente no publicamos demasiado pero seguimos alojando a la red de blogs y a otros blogs e iniciativas de amigos de nuestras cooperativas.