LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

¿Ramón en el Raval?

Todo bien por el noreste con el centro de operaciones en la terraza de L’Hospitalet. Las nubes persisten, y a la vez que enturbian el pensamiento dan también al mar un color que no tiene nombre y que atrapa tu mirada hasta que te duelen los ojos.

Todo bien por el noreste con el centro de operaciones en la terraza de L’Hospitalet. Las nubes persisten, y a la vez que enturbian el pensamiento dan también al mar un color que no tiene nombre y que atrapa tu mirada hasta que te duelen los ojos. Poco tiempo para conectarme. Mucho que hacer en pocos días. Mucha gente con la que quedar y noticias no muy alentadoras.

Aunque Ramón haya dado al fin señales de vida, al menos yo, no me quedo tranquila. Si no hubiera ido a Els Quatre Cats, si no hubiera conocido a Eduard y a Carlos, si no me hubieran facilitado el móvil de Magalie y hubiera quedado con ella hoy me hubiera sentido algo aliviada al descubrir la actualización de Ramón.

Magalie salió unos años con él cuando este vivía en Barcelona, ahora es una de sus mejores amigas y siempre se veían cuando el pasaba por aquí; hablaba maravillas de ella. Le doy la razón. Magalie, de madre francesa y padre extremeño, criada en Santa Coloma, es una de las personas más dulces y cariñosas que he conocido, con unos ojos azules que hacen perder el sentido.

Puede que sea la última persona que ha visto a Ramón, hace poco menos de dos semanas. Se vieron por última vez en la misma terraza en la que quedé con ella, en la plaza del Rey. Unos diez días antes, Ramón le había pedido las llaves de un piso que ella tenía vacío en el Raval a pesar de odiar ese barrio y de tener su propio piso en el carrer de Provença. Magalie también vio a otro Ramón y no consiguió hablar con él de otra cosa que no fuera el cambio climático o los próximos estrenos cinematográficos doblados al catalán. Le dijo que en su piso tenía problemas con la caldera, pero nada cuadraba. Pensando en la posibilidad de que quisiera escoderse, el Raval no nos pareció un buen sitio a ninguna de las dos y cuando ella volvió al piso, no sabe exactamente por qué tuvo la sensación de que allí no había dormido nadie. Tenían que volver a verse, pero Magalie recibió las llaves del piso por correo.

Ramón: no he podido dejarte un comment en tu blog pero supongo que nos sigues leyendo. Ya está bien. Si realmente todo va bien como le dijiste a Magalie, tranquilizanos un poco más. Llama o escribe un mail. Estamos aquí para lo que necesites. Ya sabes que David se casa el lunes. Ya sabes donde, te esperamos.

«¿Ramón en el Raval?» recibió 0 desde que se publicó el Viernes 19 de Agosto de 2005 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por María Rodríguez.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.