LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

¿Reconocimiento con tareas o con grados?

¿Por qué no desvincular las tareas que en cada momento asume alguien del reconocimiento a su aporte? ¿No habría que comenzar a cuestionar el sistema de reconocimiento de las personas en las empresas?

Dándole vueltas a por qué el sistema Semco de autofijación de salarios por los trabajadores llama tanto la atención a los amigos que trabajan en empresas tradicionales cuando nos dice tan poco a nosotros, hemos llegado, en las conversaciones indianas de hoy a una cierta reflexión sobre el reconocimiento personal en las empresas.

La idea es sencilla: las empresas reconocen el aporte de las personas con puestos, presupuestos a manejar y salarios. Como incentivos hay que reconocer que son lamentables pues orientan la carrera personal en la empresa hacia una serie de juegos de suma cero con los demás y con el presupuesto de la organización.

Además, cuando el reconocimiento se hace con el puesto que uno ha de ocupar, bien puede pasar que te pongan en aquello que no es tu fuerte y sientas el ascenso como una faena, o peor aún, como un reconocimiento fallido. “¿Por qué yo si lo mío es otra cosa?” No hablemos si la tarea asociada a ese puesto es tu fuerte y ves como otro la ocupa. “¿Por qué no reconocen lo que puedo aportar?“. Son problemas típicos en las grandes organizaciones que la organización en equipos funcionales al modo de gbe-ner o Semco parecen superar en su sistema de determinación de salarios. Por eso generan tanta atención, porque e el fondo lo que preocupa e incentiva no es el salario, nunca lo fue, es el reconocimiento. Pero una vez aceptado esto, ¿por qué no ser más radical y avanzar hacia el pluriespecialismo?

El reconocimiento puede darse, al modo indiano o gremial, en grados. Ni siquiera hacen falta muchos, a nosotros con tres nos basta. Cada grado tiene un techo de responsabilidades.

Si a un compañero le cae una tarea determinada no quiere decir que se le reconozca su trabajo como mejor aporte a la comunidad que el tuyo. Tus aportes se reconocen en grados que reflejan el nivel de responsabilidad que puedes asumir por tu experiencia anterior (en las Indias los tres grados pueden traducirse burdamente como trabajar en proyectos, hacerte cargo de proyectos o gestionar empresas).

Lo que vale de verdad de tu cursus honorem es eso que queda sedimentado tras mucho tiempo creciendo. Eso que te hizo madurar a través de tus aportes acumulados a lo largo de los años.

Lleva su tiempo prepararse para asumir techos nuevos, no cabe trepar ni hay espectacularidad posible en el desempeño de una tarea que permita saltarse etapas. Dentro de su grado, cada cual hace las tareas que hay por hacer y todas aportaran a su reconocimiento por los demás. Como en la famosa cita, hay cosas por hacer y gente para hacerlas. Se reconoce a alguien por la capacidad para asumir responsabilidades sin perder el rumbo ni la entereza, no por tener más habilidad en una tarea que en otra. No hay tareas más caras (en ambos sentidos) ni más reconocidas que otras. Se reconoce el crecimiento, se incentiva con conocimiento y se asignan tareas en función de ambas cosas y de la necesidad en cada momento concreto.

Desvincular el reconocimiento (el grado de cada cual) de las tareas concretas que hay que enfrentar en cada momento dentro de las que uno puede hacerse cargo parece un planteamiento de base más sencillo, más claro, que ponerse a hacer complicadas ingenierías sociales para solucionar algo tan obvio como que las barrocas pirámides de tareas y salarios ni incentivan ni aportan otra cosa que frustraciones.

«¿Reconocimiento con tareas o con grados?» recibió 0 desde que se publicó el viernes 9 de julio de 2010 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.

Grupo de Cooperativas de las Indias.
Visita el blog de las Indias. Sabemos que últimamente no publicamos demasiado pero seguimos alojando a la red de blogs y a otros blogs e iniciativas de amigos de nuestras cooperativas.