LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Reflexiones sobre el milagro económico escandinavo

Una población pequeña limita el tamaño absoluto que puede llegar a alcanzar el estado como organización (incluso cuando su participación relativa en la economía nacional pueda llegar a ser muy alta), lo cual aminora el impacto negativo de los incentivos perversos inherentes a las grandes organizaciones jerárquicas, y además impone una relación mucho más cercana entre ciudadanía y estado que facilita aún más la cooperación entre ambos.

Happy_VikingEl último post de Nat me puso a pensar sobre el viejo pero todavía muy relevante debate sobre el milagro económico escandinavo.

Nat concluye limpia y parsimoniosamente con lo que siempre he intuido que es la causa fundamental del fenómeno:

…cuando un país tiene una población pequeña puede optar por aceptar las dificultades de la pequeña escala o «generar flujo de talento» y atraer la conversación.

Una población pequeña limita el tamaño absoluto que puede llegar a alcanzar el estado como organización (incluso cuando su participación relativa en la economía nacional pueda llegar a ser muy alta), lo cual aminora el impacto negativo de los incentivos perversos inherentes a las grandes organizaciones jerárquicas, y además impone una relación mucho más cercana entre ciudadanía y estado que facilita aún más la cooperación entre ambos.

Esa capacidad para cooperar fluidamente legitima al estado para formar parte e incluso ser generador del tipo de conversaciones que enriquecen a las comunidades. Y el caso noruego resulta aún más sorprendente en este sentido dado el alto nivel de participación estatal en un sector extractivo de considerable peso en la economía nacional, lo cual suele ser tan corrosivo para la cohesión social que puede llegar a imposibilitar hasta los más mínimos consensos a nivel macro.

Y es que además de ser pequeña, la población de los países escandinavos suele tener un nivel de homogeneidad étnica y cultural inusualmente alto, lo cual facilita aún más la armonía política (aunque cuando la identidad nacional es exacerbada por dicha homogeneidad, bien puede desencadenar dinámicas muy oscuras en un mundo de crecientes y disruptivos flujos migratorios).

El entender el milagro escandinavo como resultado de la excepcionalmente armoniosa relación entre estado y ciudadanía facilitada por una población pequeña, choca frontalmente con la narrativa predominante que lo ve como resultado de la intervención estatal en sí misma: el mito de escandinavia como prueba contundente de la idoneidad del estado progresista como garante del crecimiento económico inclusivo.

Es el estereotipo que alimenta falacias como la de la reciente «revolución islandesa».

Pero el caso sueco es quizás el que más se usa y abusa para promover la idea de Escandinavia como el paraíso del socialismo de estado, idea que hace aguas cuando se estudia la historia económica sueca desde finales del siglo XVII hasta mediados del XX, caracterizada por el predominio de un ideario tan profundamente librecambista que el panfleto «La Ganancia Nacional» escrito en 1765 por Anders Chydenius, un joven sacerdote de Österbotten en Finlandia (entonces parte de Suecia) considerado como el padre del liberalismo radical sueco, ha sido calificado como precursor de la idea de la mano invisible 11 años antes de «La Riqueza de las Naciones». El crecimiento masivo del estado del bienestar sueco entre 1970 y 1990 ralentizó el crecimiento económico a tal punto que a ser el cuarto país más rico del mundo partiendo de la posición decimocuarta.

En los 90’s Suecia recuperó el vigor de su crecimiento con un nuevo paquete de reformas después de una severa crisis bancaria: las tasas impositivas fueron reducidas, se desregularon los mercados financieros, de electricidad, telecomunicaciones y medios, se independizó el banco central, se permitió la introducción parcial de cuentas personales en el sistema de pensiones y la entrada de proveedores privados en salud, educación y cuidado de los ancianos.

Lecciones, las pertinentes

El buen desempeño de las economías nórdicas se debe a que a pesar de que tienen un alto nivel de presión fiscal, el estado controla mucho menos la economía que en la mayor parte del mundo desarrollado. Y por ser países de poblaciones pequeñas y culturalmente muy homogéneas, el tamaño absoluto del estado queda limitado a niveles que mitigan las irracionalidades e incentivos perversos que le son inherentes, al tiempo que se facilita una relación cercana entre la clase política y el resto de la ciudadanía que hace estable la cooperación entre ambas.

Esto no las hace inmunes a la dinámica profunda de la descomposición. Pero si entendemos claramente cuales son las verdaderas bases de su fortaleza, extraeremos valiosas lecciones sobre lo que hace resiliente a una comunidad en el aquí y el ahora.

«Reflexiones sobre el milagro económico escandinavo» recibió 2 desde que se publicó el Viernes 29 de Noviembre de 2013 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Alan Furth.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.