LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Revolución euromediterranea: segundo acto

Túnez, Argelia, Egipto e incluso movilizaciones en Jordania. Estamos en el momento de la verdad de la «revolución euromediterránea» cuajada durante el último lustro.

En estos momentos la situación en Egipto se torna crítica: Mubarak se desprende de la máscara formal de un parlamento no representativo y de un gobierno que nunca pasó de corte mientras los militares empiezan a sentir la fractura social en sus propias filas… lo que en realidad sólo augura una nueva oleada represiva aún más violenta a corto plazo.

Mientras, la revolución sigue en la calle en Túnez y el efecto de los movimientos magrebíes y egipcios se hace sentir ya incluso en Jordania.

El poder de las redes

Y en el centro, siempre: Internet y los teléfonos móviles. Si entramos en el microrrelato de la revolución tunecina la fórmula resulta clara: Internet + medios panárabes= extensión de las movilizaciones. Como decía un activista:

Podríamos haber protestado durante dos años aquí pero sin los vídeos nadie se hubiera dado cuenta

Pero con un tercio de la población conectada a Internet directamente en sus hogares Túnez representaba mejor que ningún otro estado el fenómeno de fondo que maduraba en la región desde hacía un lustro: la revolución euromediterránea, el resultado combinado de la articulación de una conversación transnacional entre la segunda generación de emigrantes y las pequeñas clases medias ascendentes reforzadas en los años previos a la crisis. Conversación armada por los canales satelitales con una agenda «neutra» global no controlada por los gobiernos y articulada fundamentalmente mediante blogs y foros como un espacio deliberativo permanente tan virtual como libre.

Si la desconexión de Internet y las redes de telefonía móvil por Mubarak resulta llamativa en tanto que confesión de impotencia, es dudoso que a estas alturas tenga mucho efecto en algo más que en la coordinación concreta de acciones sobre el terreno.

Como predijimos, la revolución euromediterránea, recogería la lección fundamental de las revoluciones de colores del Este europeo y las ciberturbas de España, Francia y Grecia: la blogsfera en su sentido amplio sería la herramienta de una deliberación de fondo y los teléfonos móviles, una vez solidificados grandes consensos críticos, coordinarían a las multitudes en las calles.

El elemento crítico: Islamismo y ejército

A pesar de las comparaciones que los medios hacían estos días con Yemen, el mundo araboislámico africano tiene características históricas e institucionales propias que hacen imposible cualquier paralelismo con la situación de la península arábiga y que darán, sin duda, forma a la salida que tome la crisis actual en cada estado.

Los estados de Túnez, Argelia y Egipto son el producto de de revoluciones militares nacionalistas que en distintos momentos se cubrieron del manto del panarabismo. Este discurso configuró una sociedad laica y avanzada en Túnez en la que el islamismo nunca ha abandonado la marginalidad a pesar de su protagonismo opositor y del efecto espectacular de la violencia. Los militares tunecinos se han retirado de la batalla entre la gente que exigía cambios y el aparato político porque no temen, en tanto que estamento, que la revolución pueda destruirles. El laicismo del estado no está en cuestión en absoluto.

Otra cosa es Argelia. Las políticas de arabización de los 70, en un país plurilingüe con una fuerte minoría bereber y una clase media francófona, entregaron las escuelas a líderes religiosos locales ultraconservadores que, con el paso de los años, cuajarían el hastío frente a la corrupción, clasismo e incompetencia del «socialismo argelino» en el triunfo electoral del FIS (Frente Islámico de Salvación). Los militares entonces rompieron la baraja con un golpe de estado que se convirtió en una larga, cruenta y sucia guerra civil. Desde entonces, toda movilización política y social, sólo puede tener salida como reforma o baño de sangre. Los militares saben que cualquier proceso revolucionario democrático les pondría en cuestión abriendo las puertas a elementos confesionales.

Una situación similar a la de Egipto, donde los Hermanos Musulmanes, matriz histórica, de todo el islamismo político en el mundo araboislámico, hace muchos años que conforman una mayoría política, social y cultural que no puede ya ser ignorada por un regimen que ha reprimido cualquier muestra de disidencia.

¿Y ahora?

A partir del segundo día de movilizaciones en el Cairo el liderazgo de los hermanos musulmanes en la calle ha sido evidente para cualquiera que siguiera en vivo las imágenes de los canales árabes. Las noticias de policías y mandos militares de medio rango que cambiaban de bando en las protestas han sido rumores insistentes que revelan que la fractura social, aún más que la política de expansión silenciosa de la Hermandad Musulmana, pueden haber minado la unidad de las fuerzas armadas en torno a Mubarak y la élite nacionalista.

Ahora es inevitable echar de menos lo que hubiera podido ser y no fue a pesar de nuestros esfuerzos: la existencia de grupos democráticos laicos en la oposición, cuajados en los años de maduración del debate en red, que pudieran equilibrar, hoy en la calle, el poder del islamismo conservador y clerical en el momento de la revolución. Pero sólo cabe esperar una cosa: más represión a corto, tal vez, si la presión social se mantiene, una salida negociada entre la odiada élite militar y política laica y el islamismo de la Hermandad.

No podemos sin embargo renunciar a preguntarnos si no podrá evolucionar la revolución más allá hacia más libertades sin renunciar a la aconfesionalidad real del estado. Es difícil, pero la deliberación cuajada en la red durante estos años ha generado consensos que todavía pueden sorprendernos.

«Revolución euromediterranea: segundo acto» recibió 0 desde que se publicó el Sábado 29 de Enero de 2011 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.