LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Salir de la crisis

¿Qué significa salir de la crisis para industrias atascadas en tecnologías medias cuando bajan las escalas óptimas de producción? La historia de los laboratorios fotográficos y la agricultura nos informan de que la cuestión no es ya por qué necesitamos un nuevo estilo de relaciones, sino para qué.

quefuederosHace años William Gibson definió el cambio tecnológico como

Un perverso experimento de darwinismo social, ideado por un investigador aburrido que mantuviese el dedo permanentemente apretado en el botón de avance rápido

La generación que llegó a la adolescencia con la eclosión de la web en los noventa lo tiene asumido en su modo de vida. Algunos, que éramos veinteañeros entonces, aprendimos rápido. Tuvimos que hacerlo y nos gustó. Pasamos, como dijo Juan Urrutia una vez, a vivir «arrebatados por el cambio».

Pero lo que vivíamos no era nada nuevo, el trabajo industrial ha caído linealmente en los países desarrollados desde la postguerra mundial, mucho antes de que Internet emergiera como fenómeno masivo, mucho antes de que China apareciera en el mapa de las potencias industriales, mucho antes de que nadie hablara de globalización o se le ocurriera que el sistema soviético iba a implosionar.

Porque en realidad el derrumbe del bloque soviético a partir de 1989 y la socialización masiva de las TICs y la globalización que le siguieron, son una consecuencia, y a la vez, un acelerador de un proceso constante y anterior de reducción de escalas óptimas de producción por efecto del cambio tecnológico. La reducción de escalas óptimas es parte de una larga carrera de fondo hacia un escenario histórico nuevo.

Anteayer hablaba con mi padre sobre esto recordando la trayectoria del negocio de su familia, un laboratorio fotográfico pionero en los años veinte, hasta su quiebra en 2007. La base del negocio durante años fue el revelado, y especialmente a partir de cierta época, el revelado a color.

El modelo de negocio en los sesenta era clarísimo: una buena inversión en maquinaria de última tecnología y personal altamente cualificado en unos laboratorios -primero en Ceuta y poco a poco en media docena de ciudades de la península- que servían a tiendas de fotografía. A mayor red comercial (recogiendo rollos), más ingresos. El uso de la palabra laboratorio ya es suficientemente significativo de a qué punto en la época se consideraba al revelado un negocio tecnológico con todo lo que conllevaba: muchas batas blancas, máquinas sofisticadas y caras, edificios para albergar máquinas y personas…

Pero en los setenta aparecieron las primeras máquinas de revelado automáticas y en los ochenta se instalaron en la mayoría de las tiendas. La escala óptima de producción había bajado un peldaño y los laboratorios tuvieron que reposicionarse hacia el mercado profesional (mucho, pero mucho más magro). La red de laboratorios se redujo. El negocio se reescaló. Pero finalmente, el desarrollo de la fotografía digital (y de las impresoras a color sobre papel fotográfico) redujeron el óptimo de escala de la industria al último escalón: la producción individual. El revelado quedaba para minorías que querían experimentar el viejo sabor de una tecnología analógica. La demanda no justificaba una estructura así. Resultado: regulaciones de empleo primero, suspensión de pagos después y un bonito concurso de acreedores al fin del arcoiris. Fin de la historia.

¿Un drama? Sinceramente creo que no. Sin cambio tecnológico y aumento de la productividad seguiríamos atados a un arado y pasando miserias. Liberar recursos de la producción porque esta se ha tornado más barata significa poder dedicarlos a otras cosas. Y eso es lo que muestran los gráficos sobre empleo industrial


manufacturing_employment

international_piie

Los recursos y las personas se han dedicado cada vez más a otras cosas (basicamente servicios avanzados con un alto nivel de TICs) y la consecuencia, hasta la crisis, ha sido una subida en paralelo del nivel de vida de las personas en los países desarrollados… pero sobre todo en la periferia, donde nunca antes tantas personas habían salido de la pobreza.

Las transiciones de paradigma productivo son dolorosas. Lo fue la industrialización. Y lo está siendo el paso a la sociedad postindustrial. ¿Por qué? Porque las macroempresas y los grupos de capital sobredimensionados no van a dudar en intentar capturar al estado y a los mercados para mantenerse. ¿Resultado? Desigualdad galopante en los países desarrollados y verdadero peligro de destrucción simultánea de mercados y estados, eso que llamamos descomposición.

¿Y entonces?

Hay que cabalgar la transición. Darse un cuadro de análisis, cambiar las formas mismas de relación… y empezar a formar y preparar a las personas y a las organizaciones para un mundo donde lo industrial hace tiempo que no es el centro de generación de empleo y bienestar… y lo va a ser aún menos. Porque como dicen en Quartz, la industria está rehaciendo a marchas forzadas el camino que en su día hizo la agricultura como sector tractor de la economía.

Qué significa en ese marco salir de la crisis

Para los que están atascados en tecnologías industriales medias pasa sin duda por experimentar un nuevo estilo de relaciones como forma de tomar entre todos, el rumbo del destino de las organizaciones. Pero asumir que todos vamos en el mismo coche y aprender todos a obrar en consecuencia no afecta a la carretera. Y en la carretera que tenemos delante los carriles con ancho suficiente para nuestro camión cambian. Los que se otean parecen distintos. Y los giros dan, con razón, miedo.

Pero los ejemplos de la fotografía y la agricultura nos enseñan que no podemos simplemente readaptarnos al siguiente escalón en la caída de escalas porque el siguiente cambio seguramente esté a la vuelta de la curva y no tengamos manera de sobrevivir. Hay que empezar a aprender de los supervivientes.


Agradecimiento y crédito. La foto que ilustra este post -uno de los varios laboratorios de Ros Fotocolor que hoy es una ruina industrial- es de Juan Carlos Sanz de Ayala y fue publicada originalmente en su blog en 2009

«Salir de la crisis» recibió 1 desde que se publicó el Lunes 25 de Marzo de 2013 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] La cuestión es que esa fractura social es una elección ética ante una propuesta de la cultura corporativa. Y frente a elecciones culturales no cabe esperar cambios legislativos. Solo cabe enfrentarse con mensajes y valores. Y no, la tecnofobia no ayuda, al contrario. De hecho, las invocaciones al «mundo real» frente a «la Matrix» de «lo exterior» generalmente solo refuerzan la separación entre el conocimiento y el hacer. Y ese es un drama, porque entre otras cosas, sin eso no hay como salir de la crisis. […]

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.