LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

San Miguel de Olcoz: una lectura indiana

Una lectura simbólico-histórica de la puerta «pagana» de la Iglesia de San Miguel de Olcoz

El otro día, de vuelta de un viaje comercial a Zaragoza, visitamos Olcoz, una pequeña aldea cercana a Pamplona, famosa por su «misteriosa» iglesia, cuya única puerta, conservada desde el siglo XII, no está adornada de símbolos cristianos sino por otros muy queridos de los indianos como lobos y estrellas de cuatro puntas, cuélebres, cuervos reales o personajes del ciclo de Mitra


Entrada a Olcoz Fachada de San Miguel de Olcoz

Hay desde luego interpretaciones para todos los gustos, pero la verdad es que no nos cuadran mucho… sobre todo tras poner en contexto histórico la construcción de la Iglesia, en medio de una época donde se pasa de las cristianizaciones forzosas a las persecuciones, en un contexto donde los «paganismos» seguían enraizados profundamente y la monarquía navarra comenzaba a asentar una estructura de poder que enfatizaba la unión de jurisdicciones entre Iglesia y estado dinástico.

cautesycautopatesAsí que vamos a proponer otra lectura. Una que surge facilmente de leer las figuras de izquierda (Este) a derecha (Oeste), es decir, siguiendo el viaje del Sol que es como se contaban tradicionalmente los grandes ciclos míticos (incluidos los cristianos), que por otro lado es lo que parecen querer decirnos las figuras de Cautes y Cautopates que abren y cierran la historia propiamente dicha.

Así que empecemos por las columnas, que serían algo así como el prólogo de nuestra historia. Lo primero que llama la atención es un lobo clavadito al actual de los indianos grabado en el centro de la columna, protegiendo la puerta. Como es sabido, el lobo representa en la tradición celtíbera el guardián del mundo de las aguas subterráneas de donde no pueden salir los muertos, pero también…

IMGP1777

…y por lo mismo, es el símbolo del dios que los romanos llamaron Dispater («el padre de cada uno») llamado por los locales Tautates (el Tutatis de Asterix), el Dios tribal, comunal de celtas y celtíberos. Esto se vería asegurado por la representación del capitel de la misma columna, clavadito a las representaciones antiguas de una dividad que los romanos asimilaron a Marte -también asociado al lobo- y que fue tan persistente que llegó a fundirse con Santiago en esta misma época, convirtiéndole en guerrero «matamoros».


Dispater

Y la presentación de los dramatis personae se completa con el segundo capitel: una boca con la lengua fuera (la mentira) que se sostiene sobre la representación de unas mujeres encadenadas y famélicas.

La mentira

Bien, nos van a relatar el enfrentamiento entre la comunidad y su viejo dios y la mentira… y nos aseguran ya que va a acabar mal, con torturas y presos y el triunfo de la mentira (que está a mayor altura). Empecemos la historia pues.

Tras Cautes, el amanecer, el comienzo del tiempo de nuestra historia, la primera imagen es sorprendente, un joven desnudo que parece surgir de una protuberancia (roca) y que carga algo con una cuerda. En la mitología precristiana podría ser Hércules (pero nunca fue muy popular en el Norte peninsular y en el Sur su culto desapareció posiblemente en el siglo V) o tal vez Mitra, de quien nos quedan vestigios en el Cantábrico hasta más tarde. Dejémoslo en incógnita porque a lo mejor simplemente representaba a alguien conocido del pueblo, una figura local a la que se asocia a la inocencia (y por tanto a la desnudez).

Mitra y la roca

Le sigue la figura de un noble, ¿el poder real?, que reposa sobre las cabezas cortadas de sus enemigos.

La represión

En la época era costumbre mostrar en las iglesias el resultado de las decapitaciones por la represión de delitos nefandos. ¿Pero de qué represión nos estará hablando?

Cuélebre y estrella

La siguiente imagen es un hermoso cuélebre, una figura que aparece en todo el Cantábrico y especialmente en Asturias y que representa el conocimiento ligado a la religión antigua. Está coronado por una estrella de cuatro puntas que podría ser también una planta. Podría estar diciéndonos que ciertas prácticas medicinales fueron perseguidas o que los perseguidos, ligados a un conocimiento rechazado por el poder huyeron hacia Occidente (significado habitual de la estrella de cuatro puntas desde el siglo V).

La siguiente imagen aclara bastante el mensaje. Un religioso con un volumen de pergamino en la mano, es decir, una orden del poder religioso. Nos están contando una represión de la religión antigua, posiblemente ligada o evidenciada por prácticas medicinales, ordenada por la Iglesia y ejecutada por un noble en representación del rey o del poder secular.

Obispo y edicto

El arco se cierra con la serie lobo/ fauces/ lobo, el que ambos lobos apunten hacia las fauces centrales refuerza la idea de que traspasaron las fauces de la muerte, reiterando la idea de las cabezas cortadas en la primera parte de la historia.

Olcoz

En un relato gráfico clásico de la época, tras saber qué pasó, vendría el catálogo de los atributos del héroe o de la Iglesia triufante y el paraíso prometido a sus creyentes. Lo curioso es que vienen imágenes muy diferentes:

Cuervo real Cuélebre mitrado Venus avestruz

El cuervo real, símbolo del Sol (Helios) y del culto de Mitra, un cuélebre que aparece mitrado y una mujer que alimenta a una serpiente y que no corresponde a Eva (y su sempiterna manzana) sino a una Mari clásica, que alimenta con una vasija a la serpiente, signo de conocimiento sobre lo natural y dominio sobre la tierra. Y para cerrar, el avestruz invertido, símbolo del autosacrificio (o del daño autoinfligido). En la foto le he dado vuelta a la imagen para que se reconozca mejor la cabeza del ave, pero lo importante -para diferenciarlo del cisne- es que:

tiene el cuello largo, como un cisne y cabeza igual, sólo que es plana por encima… patas de asno… y los pies hendidos, como los del ciervo

¿Nos están contando que los reprimidos lo fueron por mostrar conocimientos perseguidos? ¿Qué estaban ligados a cultos mitraicos -lo que ya habíamos intuido con Cautes y Cautopates- y cultos ligados a Dispater y su correspondiente femenino, las Maris celtas y vascas? ¿Que se sacrificaron o confesaron para evitar una represión aun mayor que afectara a toda la aldea? ¿Que les juzgaron por ser demasiado públicos, por hacer muestra pública de sus creencias? Veamos si la cosa acaba en el cielo cristiano o en otro lado… en el epílogo.

Helechos otoño Cardos primavera

Pues vaya, acaba en lo que parece la representación de primavera y otoño… solo que la primavera en vez de simbolizarse con plantas alimenticias y el otoño con la vid o el trigo, lo hacen con el cardo (símbolo clásico de curación y sanación) y en el otoño con el helecho, el «Sol de los muertos» del Cantábrico, asociado al «Ara Solis» y el camino del mar (luego de Santiago). Pues vaya… parece que no, que nos vuelven a insistir en que los protagonistas de esta historia, ajusticiados -probablemente- o huidos hacia el Oeste, se dedicaban a sanar con plantas…

En fin, es solo una interpretación entre muchas posibles, pero parece más coherente y sencilla que otras. Y sobre todo da un buen relato al sobrecogimiento que nos produjeron las imágenes, sencillas, bellas y terribles, aun antes de intentar enhebrarlas en una historia.

SAn Miguel de Olcoz

«San Miguel de Olcoz: una lectura indiana» recibió 4 desde que se publicó el Sábado 3 de Agosto de 2013 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.