LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

San Miniato

San MiniatoSan Miniato es un curioso santo. Según las versiones pasa de ser un campesino a un rey armenio o un mercader bizantino en ruta. En cualquier caso y siempre bajo las versiones agiográficas medievales, un proto-martir que sufrió tortura en el anfiteatro de Florencia y murió entre milagros durante la persecución de Decio (sobre el 250DeC). Su milagro más llamativo (entre las decenas ocurridas según la agiografía en su martirio), recoger su propia cabeza tras ser decapitado y marchar tranquilamente al Mons Florentius donde ahora se levanta su Iglesia.

No debemos olvidar que Florencia realmente empieza a existir alrededor del siglo IV y no se fortifica -es decir, no gana importancia- hasta después de que en 1018 se amplíe la Iglesia de San Miniato.

San Miniato, basilicaCiertas versiones recuerdan que en el Mons Florentius existía un centro de devoción a la cruz, no se sabe, por la fecha, si la del Sol Invicto que se desarrolla con Heliogábalo treinta años antes o la cristiana, que efectivamente pudo sufrir represión durante el reinado de Decio. Hacia el Sol Invicto desde luego apunta la palma y la corona real que acompañan al santo en su iconografía.

En cualquier caso lo que parece comprobado es que en el mons Florentius se guardaban y honraban los restos de algunos peregrinos o viajeros desde principios del siglo III. Al parecer alguno de ellos muy famoso en su momento y seguramente procedente de Oriente (como el culto al Sol Invicto). Según la versión más aceptada hoy, San Miniato aparecería sobre el siglo VII como un relato cristiano justificativo de una tradición de veneración más antigua.

La iglesia que hoy se conserva, ejemplo del románico florentino, fue originalmente debida a Carlomagno (742-814) tras su peregrinación a la antigua ermita. Ampliada en 1018 por el obispo Hildebrando, recicla capiteles romanos y conserva una planta basilical de tres naves. La referencia romana se profundiza en el pavimento de marmol, cuyo centro está inspirado en los signos del Zodiaco.

El águila en el interior de la IglesiaLa fachada se construye entre los siglos XII y XIII, cuando la Calimala comienza a administrar la iglesia (1288). Entre los mármoles blancos y verdes, destaca un mosaico sobre fondo dorado en el que aparece Cristo, situado entre la Virgen y san Miniato. El santo lleva una corona, atributo real, en las manos. Es interesante porque en esa época, cuando el desarrollo comercial de los Artes florentinos es ya central en la ciudad, San Miniato empieza a ser presentado en los relatos como mercader bizantino, lo que sin duda sirvió para justificar también el patronazgo de la Calimala sobre la iglesia.

En este conjunto, en el que las reminiscencias paganas son tan importantes como la afirmación cristiana, destaca que la fachada no fuera culminada con una cruz. Sobre el rey mercader y martir, la Calimala planta el águila de su escudo cargando un fardo de telas.

Nota: Seguramente que la festividad de Miniato sea el 25 de octubre -como San Crispín-, venga a coincidir con la Armilustrium romana, la fiesta de Marte, cuyo símbolo era también un águila, no sea más que una feliz coincidencia.

«San Miniato» recibió 0 desde que se publicó el jueves 14 de mayo de 2009 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.

Grupo de Cooperativas de las Indias.
Visita el blog de las Indias. Sabemos que últimamente no publicamos demasiado pero seguimos alojando a la red de blogs y a otros blogs e iniciativas de amigos de nuestras cooperativas.