LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Se buscan chicos fibrosos, preferiblemente huérfanos

Poco importa que el Pony Express pasara a la historia en menos de un año y medio desde su creación, la historia, cuando se tiene tanto futuro que puede olerse en las esquinas, se convierte en algo tremendamente valioso.

El futuro aquí y ahora: Keynes, Marx, Dewey, Foucault, Dreikurs, Zamenhof, etc.

Lincoln en el frenteEn 1861 estalló la guerra civil americana. Como todas las guerras, no estalló de repente. Los ánimos estaban encendidos desde varios años antes, sobre todo desde el tema de Cuba, siempre en medio de todas las crisis, quizá por algo que le echan a los mojitos…

El caso es que hasta ese momento, el tema del correo en la joven pero próspera patria de Lincoln era delicado. El país era muy grande, ancho sobre todo, y la capital fue a caer en uno de los extremos, sin contar con que en medio había un sin fin de montañas, ríos enormes, indios y todo tipo de peligros.

Ya en 1845, cuando James K. Polk (undécimo presidente de los EE.UU.) intentó reservar un resort en Malibú (dicen las malas lenguas) y la carta tardó seis meses en llegar, tuvieron que admitir que había un problema con las comunicaciones.

Anuncio del Pony ExpressPero no fue hasta 1860, cuando el comienzo de la guerra era inminente, que los políticos decidieron que había que tomárselo en serio y dieron la oportunidad a la Central Overland California and Pike’s Peak Express Company para demostrar que era posible establecer una ruta «rápida» y segura. Además de la guerra, California se había convertido en Estado libre de la Unión en 1850 (estado libre porque no permitía la esclavitud) y su rápido crecimiento (principalmente debido al oro) requería una «unión» efectiva que comenzaba por una comunicación efectiva.

Hasta entonces el correo se llevaba en las famosas diligencias. Pero un coche como aquellos no podía pasar por cualquier parte y con las nevadas invernales por aún menos lugares. Los rodeos que las diligencias tenían que dar para evitar accidentes geográficos y fenómenos climáticos eran demenciales.

William H. Russell, William B. Waddell, and Alexander Majors, socios de la mencionada empresa de transportes, encontraron una solución genuinamente americana: el jinete. En este caso, «los» jinetes, ya que la verdadera novedad consistía no solo en cargar el correo en un solo caballo, y en establecer la ruta viable más corta, sino en cambiar de caballo y de jinete varias veces a lo largo del recorrido para que ambos estuvieran siempre en óptimas condiciones y no tuvieran que parar a descansar.

Ruta Pony ExpressEl nuevo proyecto, que llegó a conocerse como Pony Express, permitió a la empresa firmar el contrato exclusivo con el gobierno que les pondría en órbita. La ruta iba desde St. Joseph-Missouri a Sacramento y San Francisco-California, a través de las Grandes Llanuras, las Montañas Rocosas y la Sierra Nevada. Más de 1.800 millas (casi 3.000 km) en menos de diez días. La inmensidad de los Estados Unidos de América se hacía de pronto mucho más pequeña.

Placa identificativa Pony ExpressRussell, Majors and Waddell diseñaron y pusieron en marcha la ruta en dos meses y llegaron a tener en nómina 120 jinetes con 400 caballos y 184 estaciones de intercambio, además de personal auxiliar administrativo. Las estaciones distaban entre sí unas 10 millas (16 km) que es la distancia que un caballo puede hacer al galope sin cansarse. Empezó a funcionar oficialmente el 3 de abril de 1860, pero en octubre de 1861, apenas un año y medio después, tuvo que cerrar. La idea fue genial pero llegó demasiado tarde. La tecnología, a través del telégrafo y el tren, había hecho su aparición y ni el más rápido de los jinetes podía superarla.

Orphans preferredA pesar de su corta vida, el Pony Express se convirtió en un mito, en símbolo del old wild west y permanece en la memoria colectiva hasta el día de hoy. Los jinetes eran instruidos para dar su vida y la del caballo por el contenido de la bolsa de correo. Eran reemplazados por otro cada 120-160 km y no podían pesar más de 57 kilos para optimizar la carga, que solía ser de 9 kilos pero que llegó excepcionalmente a ser de 75 kg. A parte del correo, los jinetes llevaban solo agua, un revolver (opcionalmente dos, o un revolver y un rifle), una biblia y un cuerno o bocina para avisar a la próxima estación de que fuera preparando el caballo de recambio, además por supuesto de su placa identificativa. El servicio se vio interrumpido en una sola ocasión, de mayo a junio de 1860, a causa de los ataques de los indios Paiute que mataron a 16 empleados y robaron unos 150 caballos.

Los anuncios para reclutar personal hoy serían censurados por promocionar la explotación infantil, pero en el salvaje oeste las cosas eran muy distintas y los niños dejaban de serlo muy pronto. Decía el anuncio:

Se busca. Chicos jóvenes y delgados, pero fuertes [fibrosos], y no mayores de dieciocho años de edad. Deben ser jinetes expertos, dispuestos a arriesgar la vida a diario. Preferiblemente huérfanos.

William Cody, más conocido como Buffalo Bill, fue uno de los más famosos jinetes del Pony Express cuando tenía 15 años y llegó a estar encargado de uno de los más largos y peligrosos tramos, de Red Buttes Station a Rocky Ridge Station en Wyoming, donde además llegó a hacer ese recorrido en ida y vuelta sin parar cuando descubrió que el otro jinete había sido asesinado.

Historia y nostalgia

En las caricaturas españolas de la guerra de Cuba (1898), EEUU aparece simbolizado con un lechón, su plato típicoEstados Unidos era todavía «el país del futuro» -aunque nadie sabía muy bien aún de cuál. Sin ir más lejos, el plato típico era el cerdo asado, aun faltaba para que los primeros trenes con vagones frigoríficos hicieran posible llevar cada día toneladas de carne de res de las llanuras del Oeste hasta las costas, bajando los precios y dando sentido a la hamburguesa.

Sello conmemorativoAsí que, en 1869, cuando el US Post Office imprimió por primera vez una tirada de sellos conmemorativa de un hecho histórico, el tema elegido fue el Pony Express.

No habían pasado ni nueve años de su puesta en marcha y menos de ocho años desde su cierre, pero el mundo de las postas era ya historia, un pedacito de historia que le igualaba a Europa y que sin embargo no había venido de Europa, el Pony Express no era una posta real, era genuinamente americano.

Y es que la historia, cuando se tiene tanto futuro que puede olerse en las esquinas, se convierte en algo tremendamente valioso. Por tener un ancla en el tiempo, por afirmar una identidad frente al viejo mundo, pero sobre todo porque se tiene claro que no hay nostalgia que no sea fingida, que no existe nostalgia verdadera, solo miedo o pereza a enfrentarse a un nuevo mundo.

«Se buscan chicos fibrosos, preferiblemente huérfanos» recibió 2 desde que se publicó el Miércoles 15 de Enero de 2014 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por María Rodríguez.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.