LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Si esto es un salmonete, estamos en Sicilia

Todo el que aspire a una vida interesante debería saber que si se ha cometido un crimen y esto es un salmonete, estamos en Sicilia.

olof palmeDicen que la novela negra está de moda. Y me he dado cuenta de que se oyen muchos comentarios del tipo «parece que ahora solo se escribe novela negra» o «ahora solo vende lo rosa o lo negro» con cierto tono de malestar, como quien comenta que ahora solo echan basura en la tele o que cualquiera llega a presidente de gobierno. Como si esos autores fueran unos intrusos que deberían seguir imprimiendo en papel barato y colocarse en el super junto a los cereales Kelloggs.

Lo que está de moda desde hace unos años es la novela negra nórdica, y esto ha producido la impresión, gracias a esa respetabilidad socialdemócrata que traen los nórdicos de fábrica, de que los escritores de género en general son mejor aceptados en los salones de la intelectualidad literaria. Lo que ocurre simplemente es que ahora venden más. La novela negra se ha ganado la entrada en el grupo de bienes de consumo masivo respetables, como lo hicieron la mesa Lack, las prendas de H&M o los recopilatorios de Abba: gracias a Olof Palme.

Pero no vamos a entrar en el tema de la «calidad» de la novela de género frente a la supuesta «alta literatura». Para mi está claro: Maj Sjöwall y Per Wahloö nunca serán Sartre y Beauvoir pero, seamos sinceros, se deduce enseguida de su lectura que los primeros daban mejores fiestas.

El primer detective de la literatura moderna fue Auguste Dupin, creado por Edgar Allan Poe y protagonista de relatos como «Los crímenes de la calle Morgue» (quizá el más famoso) o «El escarabajo de oro», que fue por el que más dinero cobró.

femme fatalePero la popularización de la novela negra se produjo a través del pulp en Estados Unidos, inspirada por la Gran Depresión y la Ley Seca y consumida por el proletariado alfabetizado. De ahí su mala fama, supongo, a pesar de tan ilustre y romántico origen. Era un producto barato y masivo. El lector tipo tenía poco tiempo, escasa formación y mucha necesidad de evadirse de un entorno duro y descompuesto. Quería acción y pocas florituras. El que sentó las bases de esa «novela negra clásica americana» fue John D. Carroll, muy criticado en vida y olvidado tras su muerte, a pesar de lo cual inspiró a los clásicos oficiales Dashiell Hammett y Raymond Chandler, de la misma época, con sus tipos duros, sus femmes fatales y su violencia cotidiana.

El Dupin de Poe inspiró a su vez al Sherlock Holmes de Doyle. En Gran Bretaña no estaban faltos de descomposición, la infancia del mismo Conan Doyle es un ejemplo a pesar de pertenecer a una familia acomodada. Pero Holmes resulta genuinamente «europeo» y sobre todo es el primer detective friki de la historia de la literatura: excéntrico, obsesivo, brillante, sumamente culto y drogadicto.

sherlock_holmes_por_hideyoshiNo solo es el primer «detective genio», es además el primero que trabaja en eso porque le gusta. No es policía, ni un investigador casual sino un yonki del reto intelectual permanente. Es sofisticado, ingenioso, fuma en pipa y toca el violín, le gustan las galletas, la química y tiene de compañero a un médico que le equilibra y le escucha, que le cuida y le complementa.

Quizá ese sea el secreto del éxito de Conan Doyle: el detective es un espectáculo en sí mismo, independientemente del misterio a resolver y de la crítica sociológica que envuelva el relato. Sherlock Holmes es el personaje de una vida interesante, alguien a quien admiramos y que nos fascina tanto por su capacidad deductiva y sus proezas intelectuales como por sus rarezas.

Agatha Christie (y sus cuatro mil millones de libros vendidos) cogió el relevo, inspirándose a su vez en Holmes para su Hércules Poirot, un belga meticuloso, mundano y coqueto al que siempre toman por francés. La estructura de sus novelas es modélica, así como la construcción de los personajes de la época. Pero su secreto radica seguramente en plantear sus historias como un juego para el lector, al que se le presentan los indicios y un catálogo de posibles culpables. Todos son sospechosos. Otra de sus genialidades es crear como personaje principal de una serie a una viejecita encantadora como Miss Marple, el terror de los rosales y los asesinos del countryside.

batya gurY el antiguo Imperio romano, aunque mientras tanto entretenido en otras cosas, no se iba a quedar atrás y nos trajo a Sciascia, que inspiró a muchos otros. Entre ellos a uno de mis favoritos, Andrea Camilleri, ejemplo de que nunca se es demasiado mayor para nada. Camilleri empezó su serie del comisario Montalbano con 69 años. Ahora tiene 88 (y 24 títulos publicados) y esperemos que viva muchos más. Las tramas no son tan buenas como al principio, Montalbano se hace mayor, quejicoso, repetitivo y proclive a caer en affairs con jovencitas que le toman el pelo… pero nada importa. Camilleri ha conseguido cuajar un estilo fresco y divertido, con olor a mar y sabor a salmonetes de roca y unos personajes tan entrañablemente sicilianos y caseros que te los llevarías a casa.

Len Deighton¿Todo muy bonito para un género centrado en la muerte? El crimen de sangre y el robo, son cosas que no se pueden obviar, que llaman a la acción. Cuando se plantea en una novela, el llamado a la acción consiste en resolver el misterio. De nuevo el reto intelectual, que ha de estar acompañado de uno o varios personajes por los que sentimos atracción, identidad o ambas cosas. Es decir, que leemos novela negra porque nos divertimos aprendiendo cosas: sobre la naturaleza humana, sobre el proceso deductivo, sobre como preparan los tomates rellenos en Grecia, que hace la gente joven de noche en Munich o los Alpes franceses, cuales eran las tendencias políticas en la Suecia de los 70 o cuales son las contradicciones actuales en el movimiento kibbutzim.

Cuando además te cuentan con mucha gracia cómo los burócratas del servicio secreto británico son igual de tarados que los funcionarios y directivos con los que has tenido que tratar toda la vida, acabas viendo todo con una perspectiva distinta, que es ante todo y fundamentalmente una muy divertida.

Y entonces ¿Por qué deberías leer más novelas negras?

Desde los orígenes porque aprendes, desde Carrol porque te dan el contrapunto real y mugriento de las guías de viaje y desde Vázquez Montalbán porque vienen con recetas. Todo el que aspire a una vida interesante debería saber que si se ha cometido un crimen y esto es un salmonete, estamos en Sicilia.

«Si esto es un salmonete, estamos en Sicilia» recibió 2 desde que se publicó el Jueves 28 de Noviembre de 2013 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por María Rodríguez.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.