LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Slavoj Zizek contra la Democracia Directa

Ẑiẑek es el entretenimiento ideal para un público conservador con poca formación filośofica, un estupendo marxista de espectáculo de variedades.

La semana pasada Slavoj Ẑiẑek visitó Madrid para hacer una intervención en el Círculo de Bellas Artes. Sería difícil llamar conferencia a lo que vimos, como todos sus shows, pertenecía más bien al género del monólogo humorístico: una colección de ideas y ocurrencias tenuemente enlazadas en un discurso en deriva que cada diez o quince minutos nos avisa de la llegada de un chiste o una idea supuestamente «provocadora». Ẑiẑek es el entretenimiento ideal para un público conservador con poca formación filośofica, un estupendo marxista de espectáculo de variedades. El gag que daba nombre al show de la semana pasada, «Alegato a favor de un socialismo burocrático», era bastante flojito, aunque le debe gustar mucho porque lo repite con pequeñas variantes con cierta asiduidad durante los últimos cuatro o cinco años.

Ẑiẑek contra la democracia directa

La idea central es que, para Zizek, la democracia directa es una idea utópica, anarquista. Equipara la organización directa del trabajo en la administración de lo común -la Comuna, los consejos obreros, las asambleas masivas, las colectividades… y quién sabe si no las comunidades y cooperativas- a las «Zonas Temporalmente Autónomas» de Bey. Es decir iguala todo lo que la tradición marxista, anarquista y comunitarista entendió como superación del estado a las grandes fiestas del aventurerismo fascista. En otras representaciones suele increpar al público: «¡Decidme un caso que haya durado más de dos o tres meses!». La verdad es que podríamos enumerar no pocos ejemplos u ofendernos por la asimilación tendenciosa de conceptos que no tienen nada que ver. Pero seguramente se pueda aprender algo más analizando los conceptos que utiliza.

Zizek equipara la auto-organización del trabajo al aventurerismo fascista y los happenings anarcos

El segundo elemento de su argumentación es que para sostener una participación democrática hace falta un «tejido denso» productivo que funcione y que no puede estar sometido a la deliberación y la participación democrática permanente. ¿Por qué? Porque Zizek dice que no quiere «estar movilizado políticamente todo el tiempo» sino tener tiempo para dedicarse a su «loca Filosofía».

El error del argumento tiene dos niveles. El primero es obvio, Zizek y sus fantasías sobre su propia vida, no son la medida de todas las cosas. Pero en fin… tratándose de un show masturbatorio tal vez sea perdir peras al olmo. En un segundo nivel sin embargo si hay un tema interesante: eso que Marx llamaba la dialéctica y que Zizek desvé conscientemente. El argumento de Zizek implica que la «ciudadanía» que hace el cambio político y social es idéntica a la masa pasiva y atomizada que él ve en el presente. La cuestión es que si el «ciudadano» fuera permanentemente así nunca habría cambio sociopolítico. Para que el cambio -sea un cambio social o político- ocurra, el sujeto que lo lleva a cabo ha de transformarse. Para que la sociedad entre en un momento de transformación, la «ciudadanía» tiene que dejar paso a otra cosa. Otra cosa que, aunque esté formada físicamente por muchas de las mismas personas que hoy permanecen pasivas y prefieren quedarse en casa «haciendo loca Filosofía» o viendo «Master Chef», tendrá una naturaleza completamente distinta. Y seguramente un nombre distinto también.

Argumento de Zizek se resume en clásico reaccionario: nada va a cambiar de raíz porque nadie querrá comprometerse

De forma muy representativa, Channel 4, el canal más reaccionario de Gran Bretaña -hizo más campaña anti-Labour en las elecciones que los ministros de Theresa May- emitió unos días antes de las elecciones una larga entrevista a Zizek en horario de máxima audiencia. El objetivo era evidente y Zizek no defraudó: Corbyn era el pasado y aun si ganaba, el Partido Laborista se rompería en pedazos. Lo interesante, según Zizek, era Trump porque siendo un «monstruo», obligaría a inventar una nueva izquierda que cerrara definitivamente ese y otros pasados. Zizek era incapaz de ver lo que estaba pasando en Gran Bretaña. Problemitas de negar la dialéctica.

Hace millones de años toda la vida animal en la Tierra era acuática. Un Zizek colocado en la época hubiera negado la posibilidad de vida animal sobre la superficie argumentando que sus branquias lo pasaban mal en el exterior. Y sin embargo aquellos animalitos acuáticos evolucionaron, se transformaron y acabaron convirtiéndose en nuevas especies aptas para respirar el aire atmosférico, entre ellas la nuestra. Se transformaron y al hacerlo transformaron el medio que les hacía evolucionar. Eso es un proceso dialéctico. Y la Historia, la que vivimos y hacemos, funciona bajo reglas similares.

La negación de la dialéctica histórica lleva a un tonto argumento circular y cínico según el cual las cosas no cambiarán porque nada ni nadie cambia. Recuerdo que durante muchas décadas el argumento recurrente contra la posibilidad de imaginar una sociedad de abundancia era que «la gente siempre querrá más libros, más discos y siempre tendrá un coste producir un libro más, un disco más». Cuando respondíamos que el camino que haría una sociedad de la abundancia posible incluiría un cambio de tecnologías y un cambio de preferencias derivado del mismo cambio socioeconómico, venía la condescendencia paternal que nos afeaba la «fe religiosa en el progreso». Y entonces aparecieron las primeras redes P2P y con ellas el coste marginal de distribuir una canción pasó a ser cero. Abundancia. Y qué curioso, comprar discos de vinilo quedó solo para unos cuantos coleccionistas. Ahora los que niegan la posibilidad de que alguna vez exista una sociedad de la abundancia dan como ejemplo recurrente «tener un yate». En fin.

Ahondando en esta línea de pensamiento ahistórico, un tercer elemento que suele utilizar Zizek es el de la «empresa de energía». Dice el filósofo esloveno que quiere que en una sociedad socialista funcione la electricidad y que para eso hace falta una «burocracia silenciosa». De nuevo la idea es errónea en tantos planos simultáneamente que hay que ir paso a paso. Primero, el obvio: en el camino hacia la sociedad de la abundancia han aparecido una serie de tecnologías de autogeneración eléctrica limpias. A lo mejor no nos harían falta ni siquiera compañías eléctricas, sino transformar la estructura energética.

Pero lo más demencial es la idea de que la burocracia son esos señores que «hacen posible la electricidad» y es de suponer que la distribución de alimentos y bienes de consumo y tantas otras cosas. Lo malo es que no hay evidencia empírica que lo demuestre. La última vez que lo comprobé la compañía eléctrica, el supermercado, el campo de lechugas y la fábrica de ordenadores, entre otras cosas, funcionaban porque había gente trabajando, no esas al parecer fundamentales «estructuras alienadas» de una burocracia política.

Para Zizek es la burocracia y no el trabajo la que produce la energía, la comida o las casas

Y así llegamos a la conclusión de final de Zizek. No solo es inválida y ridícula porque lo sean todos y cada uno de los pasos que tomó para llegar a ella, sino porque incluso para enunciarla tiene que hacer trampa. Bajo la apariencia de una crítica («el stalinismo fue el fracaso de la burocracia») hace en realidad una defensa descompuesta del stalinismo, de la necesidad de cuerpos políticos gestores de la economía, separados de la sociedad, invisibles en la medida de lo posible, que controlen todo mientras los animosos que no quieren quedarse en casa haciendo «loca Filosofía», se divierten en asambleas sin poder sobre el aparato productivo, discutiendo sobre el mar y las estrellas.

La cuestión es ¿qué habrá cambiado entonces? Y la respuesta, que puede dar cualquiera, explica qué es y qué representa Zizek y de dónde viene la moda en los mejores salones de Europa y America de tener un cómico «marxista» en las reuniones de sociedad.

¿Qué habrá cambiado en la sociedad propuesta por Zizek? Nada que incomode en los salones que le invitan

En el videoblog

«Slavoj Zizek contra la Democracia Directa» recibió 5 desde que se publicó el jueves 6 de julio de 2017 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Juan Ruiz dice:

    ¿Estuviste presente en la charla? ¿Hubo turno de preguntas? Yo he leído varios libros de este autor, pero ha ido derivando hacia el esperpento. Ahora empiezo a entender mejor un libro reciente de F. Jameson, el famoso sociólogo marxista de la cultura, editado por Zizek, y que se titula “An American Utopia. Dual Power and the Universal Army”, que me dejó totalmente descolocado, y en el que se defiende que es la estructura del ejército la única capaz de asegurar una política de izquierdas: En el sistema federal norteamericano, apunta, el ejército es una de las pocas instituciones que trasciende las jurisdicciones estatales, asumiendo de paso funciones de asistencia sanitaria para los soldados veteranos. Jameson tiene en mente convertirlo en un Ejército Universal, que no es una forma de gobierno, sino una nueva estructura socioeconómica. Y el procedimiento para lograrlo comienza con la conscripción forzosa
    que nos convierte a todos en soldados; una renacionalización que exigirá una previa lucha discursiva que devuelva a esta política su prestigio perdido. Una vez que el reclutamiento se haga obligatorio, integrando en el ejército a todas las personas entre los quince y los sesenta años, el ejército se transformará en una «masiva fuerza popular capaz de coexistir con éxito con un “gobierno representativo” cada vez menos representativo», todo ello bajo la premisa de que la militarización asegura la disciplina necesaria para construir una sociedad igualitaria.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] una librera nos contó cosas del profesor Zizek, no muy favorables que he recordado hoy al leer el post del blog de las Indias. Aparte de esta escapadita fuera de Italia, tenemos un recuerdo maravilloso de una ciudad en la que […]

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.

Grupo de Cooperativas de las Indias.
Visita el blog de las Indias. Sabemos que últimamente no publicamos demasiado pero seguimos alojando a la red de blogs y a otros blogs e iniciativas de amigos de nuestras cooperativas.