LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Solsticio de las Indias, Navidad de la filé

2010 será el año que recordaremos y en el que se nos recordará por, en mitad del temporal, tener el valor de salir a cubierta para decir serenamente al mundo: hay una alternativa, hay un lugar hacia el que merece la pena poner rumbo.

La crisis económica global sigue ahí y amenaza con producir quiebras sociales incluso donde menos se esperaba. Lo que comenzó como una crisis política se ha mostrado como una crisis del modelo basado en estados nacionales y grandes corporaciones para gobernar el mundo. Iraq, Afganistan, la piratería creciente y hasta la cumbre de Copenague nos muestran como los estados nacionales cada vez que corren a apagar un fuego acaban -por el caracter obsoleto de sus herramientas y su lógica interna- subvencionando al pirómano con tal de salir del problema

En la interna, la reacción, previsible, de los estados desarrollados ha sido girar hacía más nacionalismo y mayor presión tanto identitaria como sobre el control de la vida privada y las costumbres.

La sensación de fracaso de la gobernabilidad entre las élites les lleva a sentir Internet como enemiga y perder los nervios sin razón aparente.

Sin embargo eso tampoco quiere decir que la red se esté configurando como el gran entorno deliberativo transnacional que podría ser. De hecho, durante 2009, los ejemplos en los que la red se ha erguido como alternativa han sido estrictamente nacionales como Irán o China. La recentralización de la red entorno a Google, Facebook y otros está produciendo una renovada capacidad de control por parte de agencias y estados ademñas de un verdadero cambio cultural que unidos amenazan el futuro mismo de la red como espacio de libertades y generación de discursos y comunidades con alternativas.

El discurso de los grandes recentralizadores de Internet se parece cada vez más a aquel que Foucault caracterizaba como Humanismo:

si bien tú no ejerces el poder, puedes sin embargo ser soberano. Aún más: cuanto más renuncies a ejercer el poder y cuanto más sometido estés a lo que se te impone, más serás soberano

Y sin embargo, las tendencias de base propias de un mundo de redes distribuidas siguen empujando con fuerza, y lo harán aún más, en temas básicos como la propiedad intelectual o la emergencia de nuevos sujetos transnacionales.

Lenta, costosamente, empiezan a emerger nuevos valores y tipos humanos, nuevas formas de plantear los problemas y nuevas perspectivas y visiones de futuro.

Los indianos, en ese marco, no podemos sino estar orgullosos de nuestro trabajo a pesar de la modestia de los logros y los medios.

Hemos vivido en el último año una verdadera revolución interna. Para los indianos 2009 fue el solsticio de las viejas Indias: murieron las viejas formas de organización, nació sobre lo aprendido nuestra filé. Ya no somos más únicamente una empresa, somos una comunidad de iguales con un proyecto de futuro sostenido por empresas que son a su vez pequeñas democracias económicas, cooperativas animadas de un espíritu que muestra orgulloso su diferencia en la manera misma de trabajar y satisfacer las necesidades de los clientes.

Durante 2009 estos cambios radicales han hecho crujir nuestro barco en más de una ocasión, pero perseveramos y mantuvimos rumbo, conscientes de que en crisis, más que nunca, hay que navegar y no tan sólo flotar esperando que las cosas se solucionen por si mismas. Nunca lo hacen.

Como resultado, hemos ganado mucho en conocimiento, hemos construido pilares sólidos, hemos obtenido unos excelentes resultados económicos y estamos más enfocados y determinados que nunca a construir ese espacio transnacional basado en la democracia económica y generador de cohesión social que llamamos filé.

Este es el octavo editorial de la Bitácora de las Indias, una tradición que comenzamos en las navidades de 2002, cuando a duras penas conseguiamos arrancar y la desproporción entre los sueños y los medios nos hacía parecer sencillamente locos a ojos de muchos de los que nos miraban desde fuera.

En estos años hemos aprendido a no resistirnos a aprender, a ser flexibles, a no conformarnos, a vivir arrebatados por el cambio, pero sobre todo a mantener la constancia, a pensar a largo plazo y generar significado y libertad a partir de cada cosa que emprendemos, grande o pequeña, sea un sencillo pan de escanda o una Casa de Indias a 10.000km del lugar donde nos fundamos.

2010 será un año para resilientes, un año donde cada hogaza de pan será un triunfo en medio de un mundo con cada vez más tensiones, más tics autoritarios y conflictos. Un año para crecer despacio, firmemente y ayudar a crecer a nuestro entorno empoderando a los que apunten al futuro.

2010 será el año que recordaremos y en el que se nos recordará por, en mitad del temporal, tener el valor de salir a cubierta para decir serenamente al mundo: hay una alternativa, hay un lugar hacia el que merece la pena poner rumbo. Y sabemos mantenerlo.

«Solsticio de las Indias, Navidad de la filé» recibió 0 desde que se publicó el Viernes 25 de Diciembre de 2009 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Natalia Fernández.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.