LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Terrorismo mediático ludista

El machaque del «fin del trabajo por culpa de los robots» ha sido un ejemplo de libro de cómo propagar un meme hasta convertirlo en una epidemia de terror social.

robot-colaborativo

Tras la «sorpresa» de la noche electorial del 11 de noviembre, queda claro para quien no se hubiera dado cuenta hasta ahora de que el tejido de la cohesión social se ha rasgado gravemente en todos los países centrales. En ese contexto, un mínimo de sensatez hubiera llevado al poder mediático a no intentar subsanar la ruptura entre élites político-económicas y ciudadanos usando la estrategia del miedo al «fin del trabajo». Pero es en lo que están. Las dosis han ido aumentando conforme se hacía evidente que no funcionaba. Y se les ha ido de madre. Movilizaron el miedo… y consiguieron llevar al poder a la xenofobia y a la extrema derecha.

Terrorismo mediático

ludismo-robotDurante los últimos dos años, el machaque del «fin del trabajo por culpa de los robots» ha sido subiendo en un crescendo que es un ejemplo de libro sobre cómo propagar un meme hasta convertirlo en una epidemia de terror social. En muy poco tiempo, sincronizados, los grandes medias anglosajones y sus ecos en el resto del mundo nos han pintado un horizonte inmediato de cierre de empresas, deslocalización de fábricas, reducción de salarios y aun menos empleo… a causa de la inminente aparición de todo tipo de máquinas que habrían de hacer innecesaria la presencia humana en el mundo de la producción.

Y lógicamente se han despertado miedos profundos. «El trabajo es salud», escuché a un señor hace unos días decirle a otros en la calle. Me llamó la atención porque hacía siglos que no oía esa expresión. Y si, cuando una persona es separada de manera abrupta del trabajo se quiebra algo esencial, la confianza en su capacidad para aportar y ante la dificultad de volver al mercado laboral, es fácil caer en la desesperanza. Y no se si es casualidad, pero entre todos los intentos de explicar porqué un señor como Trump ha ganado las elecciones encuentro un artículo que habla de los robots colaborativos. Se trata del primero en un gran medio de comunicación, y casi seguro es una etiqueta que empezaremos a ver con asiduidad.

La verdad bajo el meme ludita de los medios

chappy

La noticia tampoco es ninguna novedad, describe la incorporación en Whirpool de un robot ligero, un brazo mecánico que trabaja como «asistente» de los empleados, les libera de las tareas más peligrosas y repetitivas para que puedan dedicarse a trabajos de mayor valor añadido, y permite por lo tanto, que su trabajo les genere una mayor satisfacción. Está en línea con los movimientos que realizaban en el sector de automoción a principios de año empresas como Mercedes o Audi aunque pasaran sin atención ni gloria. En Whirpool, el nuevo robot amigo ha tomado el nombre de la persona a la que asiste, Karen «Chappy» Beidler. Chappy se ha ganado las simpatías de los trabajadores, empezando por Karen, la primera en contar cómo ha mejorado la calidad de su trabajo. También los directivos se muestran satisfechos con la robotización amigable: «Estos robots nunca van a reemplazar a nuestra fuerza laboral», aseguran.

Para ellos, la integración de robots en los procesos industriales aumenta la eficiencia de las plantas haciendo que puedan competir con las de países con salarios más bajos. El eje se traslada, el desarrollo de la tecnología deja de ser percibido como una amenaza, para presentarse como un recurso bajo el control del ser humano y una garantía del puesto de trabajo. El falso planno de la competencia «humano-máquina» se transforma en colaboración y liberación.

Por qué necesitamos robots y por qué al capital financiero no le emocionan

robot agricola maizLa realidad: queremos que se reduzca la jornada de trabajo precisamente para que las cadenas productivas se transformen de esa manera, para que las empresas en vez de precarizar y deslocalizar, inviertan en la productividad del trabajo, se adapten a las nuevas escalas productivas y paguen salarios/hora más altos, poniendo de nuevo en marcha la máquina del bienestar.

No es el tipo de movimiento que guste al sector financiero porque lo que necesita no son pequeñas empresas robotizadas y con empleos robustos, sino grandes inversiones «flexibles» donde colocar, en grandes paquetes, las gigantescas bolsas de capital que maneja y que ya no caben en el circuito especulativo. Pero es lo necesario y lo que nos acerca hacia un nuevo sistema económico donde el «fin del trabajo» de paso paulatinamente al verdadero trabajo humano, trabajo no forzado por la escasez.

«Terrorismo mediático ludista» recibió 7 desde que se publicó el martes 15 de noviembre de 2016 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Natalia Fernández.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Gran post Nat!! Un ejemplo de libro de cómo el gran capital -que por cierto, es el propietario de los medios en papel y las TVs- se ha vuelto reaccionario por puro exceso de escala e intenta parar el tiempo histórico a toda costa… descomponiendo la sociedad en la que vive (y, a estas alturas, parasita).

  2. Me encanta este post y me quedo con «El trabajo es salud». El gran capital y los políticos, necesitan eliminar cualquier incentivo de desarrollo/evolución para mantener el control y las rentas.

  3. Justo el fin de semana me comentaba un amigo que trabaja para Ford y está haciendo un curso sobre robots colaborativos este tema. Lo que me contó fue que estos robots no hacen realmente nada útil para las grandes fabricantes de automóviles, los ponen porque Europa los subvencionan y se llevan un pico, pero realmente no se pueden adaptar a la producción de alta velocidad de la automoción, son muy lentos.
    Mi pensamiento inmediato fue que igual para la industria de gran escala no funciona, pero para la de alcance puede ser muy útil, en trabajos casi artesanos pero que se beneficiarían de la automatización. ¿El problema? Que ahora mismo cuestan una pasta y dudo que sea una inversión amortizable por ninguna pequeña o mediana empresa, a ver si bajan precios.

  4. @litox Una y otra vez nos damos de bruces con las rentas 🙁 Sin embargo, lo que te comentaba tu amigo coincide con lo que veíamos como el paso del obrero al artesano industrial. En este momento el precio de los robots no es accesible para las empresas de medio tamaño. Sin embargo es esperable que a corto plazo el coste disminuya y, siempre que no se impongan trabas artificialmente -como la aplicación de impuestos al trabajo- sean las pequeñas y medianas empresas industriales las que se beneficien del trabajo con robots como forma para aumentar su productividad.

  5. Juan Ruiz dice:

    Gracias, Nat. Ya desde Aristóteles, cuando hablaba de los telares, ya nos afirmaba el carácter liberador de las máquinas, y en este caso de los robots. El tema son las rentas, sí, que como ocurrió con la revolución industrial estas se generan del lado del capital y no sirve para reducir la jornada de trabajo.

  6. 🙂 Y no sólo! Antípatro de Sidón (siglo II AeC), celebrando la invención del molino de agua:

    «¡Ahorren la fuerza del brazo que hace girar la piedra del molino, oh molineras, y duerman apaciblemente! ¡Que el gallo les advierta en vano que ya es de día! Dao impuso a las ninfas el trabajo de las esclavas y miren cómo saltan alegremente en el camino y cómo el eje del carro rueda con sus rayos, haciendo girar la pesada piedra rodante. ¡Vivamos la vida de nuestros padres y, ociosos, regocijémonos de los dones que la diosa otorga!»

  7. Genial, Natalia, aire fresco entre tanto discurso podrido. La llegada de los robots lo que va a poner en valor va a ser la formación profesional del verdad, y el aprendizaje permanente. Agí va a haber mucho que hacer, y en buscar alternativas para que los nuevos empleos que la robitzación va a generar estén al alcance del mayor número de gente posible, con lo que volvemos a la importancia de la educación. Y eso también va a generar empleo.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.