LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Texas

La prueba de que la imagen de Texas está manchada por prejuicios injustos es que a pesar de su inmensa colección de artistas famosos, valientes astronautas, proezas empresariales y centros médicos de última generación, se conozca a Texas por el petróleo, el asesinato de Kennedy, el desastre del Golfo de México y Waco.

Hazte socio de «El Arte» y haz cerveza

CowboysCuando el desastre del Katrina aún era reciente, conocimos por casualidad a un ex-residente de Nueva Orleans que nos comentó que en los Estados Unidos, en concreto en Louisiana y Texas, también había some kind of sentimientos independentistas, que había allí quienes no se sentían representados por Washington y la Unión. En el caso de Louisiana, de donde procedía este muchacho, el reciente desastre natural había provocado en la población un inmenso sentimiento de abandono, cuando ni siquiera hubo bombas de agua disponibles porque se las habían llevado a Irak.

En Texas no hubo un desastre de esa magnitud. Simplemente se sienten diferentes (como en Lousiana) y son ricos. Presumen mucho de que si fueran un Estado independiente constituirían la 15ª economía mundial. Presumen sobre todo aquellos que van a Washington a decir que se quieren independizar. La cosa nunca llega a mayores. Quizá porque en Washington le dan la importancia justa y no se rasgan las vestiduras antes de tiempo, quizá porque el Capitolio a la hora de la verdad está muy lejos de Dallas, quizá porque allí es más fácil ser diferente sin que el gobierno federal toque demasiado las narices, quizá porque en Estados Unidos existe una competencia muy sana entre estados que hablan el mismo idioma y si no te gusta uno, te puedes ir a otro, cambiar de vida, incluso de nombre. Esto último debe ser cada día más difícil porque los States han perdido mucho de su encanto desde el 11-S, pero aún así el abanico de posibilidades sigue siendo incomparable con el europeo.

Six flags over TexasDentro de ese catálogo, Texas es uno de mis estados favoritos, un lugar interesante cuya proyección exterior está contaminada por una fama inmerecida. En Texas, The Lone Star State, se expresan todas las contradicciones y las manifestaciones extremas de las peculiaridades americanas. Lo mejor y lo peor que puede dar ese país. Su lema, Six flags over Texas (Seis banderas sobre Texas), alude a las seis soberanías distintas que han gobernado o dominado el territorio del estado o parte de él: la Corona Española, Francia, México, la República (independiente) de Texas, La Confederación y por último los Estados Unidos de América. Quizá tanto cambio en tan poco tiempo les hizo ser tan peculiares, diversos y a la vez conservadores, impulsivos y a la vez contenidos.

Cuando ves los datos te das cuenta de que no tienen reflejo en su proyección fuera de USA, que solo parece mostrar California y la costa este. Texas es el segundo estado más poblado (26,4 millones), el segundo más extenso (después de Alaska) y el segundo en PIB. También es el único que tiene tres ciudades con más de un millón de habitantes. Aunque en el imaginario se lo asocia con paisajes y clima seco, menos del 10% de su larga superficie es desértica, y tiene uno de los paisajes más diversos del país con más de una docena de parques nacionales.

Paisaje de TexasTambién se lo asocia con el petróleo y es verdad que este fue responsable de su boom económico, de sus grandes fortunas y sigue siendo una gran parte del PIB, pero en Texas encontramos la sede principal no solo de Exxon Mobil, Halliburton y sus principales empresas auxiliares, sino también de Dell, AT&T, Electronic Data Systems (EDS), American Airlines, Kimberly-Clark o Alliance Data Systems, entre otras, además de la sede principal de las subsidiarias de HP, 7-Eleven, Samsung o Pizza Hut.

Aparte de ser una potencia agrícola, pesquera, petrolera y haber desarrollado una potente industria TIC, Texas aloja el Centro Espacial Lyndon B. Johnson, que es nada menos que la instalación de la NASA para las operaciones tripuladas, lo que ha permitido que todos los niños del mundo sepan decir Houston antes que Constantinopla, aunque no sepan muy bien quien es ese señor o como hace para trabajar tantas horas.

Texas Medical Center MapPero donde quizá más destaque es en el campo médico. Texas resulta ser un gran hospital rodeado de vacas. El Texas Medical Center, también en Houston, es el centro médico más grande del mundo, con 49 instituciones miembro entre las que se encuentra el M.D. Anderson Cancer Center, líder en la investigación y tratamiento del cáncer. También es el centro que más transplantes de corazón realiza en el mundo. El estado tiene 9 facultades de medicina, tres de odontología, dos de oftalmología y dos laboratorios con nivel de seguridad 4 para el manejo de agentes biológicos (solo hay 26 en todo el planeta). El Texas Biomedical Research Institute, en San Antonio, es un centro líder en genética, virología e inmunología y el South Texas Medical Center, también en San Antonio, tiene 45 instituciones asociadas, 5 centros de educación superior, 12 hospitales y 5 centros de especialidades. El University of Texas Southwestern Medical Center está en Dallas y es el buque insignia de la educación superior en medicina e investigación biomédica de Estados Unidos.

Frontera con MéxicoTexas además tiene un alto grado (quizá el más alto) de interacción con México, con seis «zonas metropolitanas transnacionales», que vienen a ser una gran conurbación partida por la mitad por esa frontera que sí hemos visto en tantas películas. La frontera y su inmenso PIB hacen que Texas sea uno de los mayores centros de recepción de inmigrantes hispanos. Los hay poco cualificados, los hay con tres doctorados y los hay que llegan en avión privado desde Monterrey donde está su empresa, mientras que en Houston tienen a buen recaudo a la familia. Un dato significativo es que la ley texana obliga a tener las páginas web de las administraciones traducidas al español (aunque no se entienda muy bien).

La ropa de cowboy nunca pasa de moda en Texas, los rodeos siguen juntando a las masas (son deporte oficial del estado) y es la cuna del Tex-Mex (son el único estado americano cuyo plato típico es picante). También tienen un acento muy peculiar —el más fácil de distinguir para los extranjeros de otros acentos americanos— y el mayor índice de granjeros bebedores de whisky. Tienen incluso policía propia, los Rangers de Texas, que también es el cuerpo más antiguo de los Estados Unidos (fundado en 1823).

Bonnie and ClydeLa mala fama, sin embargo, dice de sus habitantes que son racistas, brutos, raros, fanáticos religiosos, conservadores y amantes de la pena de muerte. Es verdad que no ayudó que Bush saliera de Texas, pero poca gente sabe que en realidad era de New Haven (Connecticut) y se mudó a Texas cuando ya tenía 22 años. Sí son de Texas seis famosos asesinos en serie, así como el asesino de John Lennon y la asesina de Selena. Para equilibrar tenemos al presidente Lyndon Johnson y muchos de nuestros famosos favoritos como Joan Crawford, Wes Anderson, Farrah Fawcett, Tommy Lee Jones, Robert Rodríguez, Ethan Hawke, Matthew McConaughey, Robin Wright Penn, Chuck Norris o Sharon Tate, la mujer de Roman Polanski asesinada por «la Familia Manson». También son texanos ilustres Buddy Holly, Willi Nelson, Roy Orbison, Janis Joplin, Beyoncé o la fallecida Selena, así como el inventor del Gatorade, tres premios Nobel científicos, un número asombroso de astronautas, el fundador de los Panteras Negras, el creador de WordPress o Bonny & Clyde.

La prueba de que la imagen de Texas está manchada por prejuicios injustos es que a pesar de esta (resumidísima) colección de famosos adorables, valientes astronautas, proezas empresariales y centros médicos de última generación, se conozca a Texas por el petróleo, el asesinato de Kennedy, el desastre del Golfo de México y Waco.

Incendio del complejo davidianoWaco supuso un antes y un después y representa las grandes contradicciones de Texas. Los davidianos estaban locos como cabras pero no se metían con nadie y el supuesto reportaje periodístico en el que se decía que abusaban de los niños no contenía prueba alguna. De hecho, la redada que acabó en masacre fue realizada por la ATF (la Oficina de Control de Alcohol, Tabaco y Armas). Solo después de los primeros disparos mortales llegó el FBI. Los davidianos eran investigados no por estar armados hasta los dientes (algo que no va contra la ley en Texas) sino por transformar por su cuenta armas semiautomáticas en automáticas.

Todavía no se sabe quien disparó primero, solo que los davidianos defendieron su propiedad a tiros (algo que también permite la ley, por cierto) y el asunto terminó tras 51 días de asedio con 86 muertos (incluidos los niños) y la casa de los davidianos consumida por las llamas. Hay quien dirá que por eso habría que prohibir las armas y hay quien dirá que por eso hay texanos que quieren separarse de la Unión. El derecho de los americanos a portar armas tiene su razón de ser y su historia, que está relacionada con poder defender tu hogar con fuego aunque el que pretenda entrar sea un policía. Si algo pensaron bien los Padres Fundadores, fue que había que garantizar a los ciudadanos el derecho a defenderse de las fuerzas armadas del Estado que ellos mismos estaban creando.

«Texas» recibió 15 desde que se publicó el Jueves 10 de Abril de 2014 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por María Rodríguez.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.