LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Tigre y dragón sobre seda color jade

Como consecuencia de su protagonismo económico, el arte chino aparece en nuestras vidas, pero lo hace como un paracaidista caído de una nave alienígena.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAA veces olvidamos que la cultura china llegó aquí antes que nadie. Quiero decir: no sabemos si fueron los primeros en encender un fuego, pero sí podemos asegurar que su evolución y sofisticación cultural fue una de las más tempranas y también de las más impresionantes.

La dinastía Shang, que mantuvo la hegemonía desde el siglo XVI a.C por 500 años ya está bien documentada tanto por historiadores de la época (tenían historiadores) como por restos de hasta 6 capitales distintas, palacios, casas, tumbas, objetos de bronce, tallas en caparazón de tortuga y otros objetos.

El periodo de guerras que siguió a la dinastía de los Zhou, que derrotó a los Shang, desde el 770 a.C., puede equipararse en cuanto a nivel de evolución y sofisticación con la Edad Media occidental.

La primera unificación de China, que incluyó no solo el territorio sino también la moneda, los caracteres caligráficos, las medidas, el ancho de los caminos y hasta la Gran Muralla (pues se unificaron distintos trozos previos), fue llevada a cabo por Qin Shi Huang (el de los guerreros de terracota) en el 221 a.C.

Master_Chinese_Landscape_PaintingsCon la dinastía Han, el imperio se expandió, se convirtió oficialmente en confuciano, florecieron las artes y el comercio, se inventó el papel y el sismógrafo y cuando tocó a su fin aún no había terminado el siglo II. Los productos chinos que a través de intermediarios llegaban a Roma en esa época eran muy superiores en sofisticación y valor añadido a los de los propios romanos que solo podían ofrecer materias primas a los chinos (metales). Y todo esto sin que hayamos llegado a la época de mayor esplendor, la de la dinastía Tang, que fue seguida de la Ming (¡esos jarrones!) y la Qing.

La historia de China universalmente conocida en occidente es la que comienza con el fin de la época imperial (que duró nada menos que 2.000 años) y básicamente es la del partido comunista chino y la República Popular que tiene su propia y muy particular historia.

Así, está claro que contexto tenemos poco. Es como si alguien empezara a conocer la historia de Europa a partir de la Segunda Guerra Mundial. Desde luego que fue crucial, y configuró en gran medida el presente, desde el Estado del Bienestar a Putin pasando por la Unión Europea y las guerras yugoslavas, pero en cualquier caso si no conoces la historia de ahí hacia atrás no entiendes nada.

Por supuesto que hay muchos y muy buenos expertos en historia y cultura china en occidente, pero mientras que en la educación secundaria se estudia algo de la historia de Estados Unidos o del colonialismo (con toda razón) de China se menciona, como mucho, la Revolución Cultural, teniendo una historia mucho más rica y por tanto, con más posibilidad de influencia.

A pesar de esto, nunca hemos notado que nos faltara nada hasta ahora, cuando China se ha convertido (de nuevo) en el centro del mundo a pesar de todas sus deficiencias y asuntos por resolver.

ai-wei-weiComo consecuencia de su protagonismo económico, el arte chino aparece en nuestras vidas, pero lo hace como un paracaidista caído de una nave alienígena. Encefalograma plano. Ni una sola lucecita se enciende en esos gráficos tan chulos que muestran las conexiones neuronales y el pensamiento abstracto cuando el nervio óptico manda señales de un cuadro de Zhang Xiaogang.

Nos puede hacer gracia, nos puede despertar la curiosidad, pero no tenemos base para entenderlo ni sobre todo para distinguir el bueno del malo, el que dice algo del que no, el rompedor del conservador, ni pillamos una sola referencia u homenaje.

Ni siquiera sabemos qué les gusta a los propios chinos, más cuando, como comentaba el otro día nuestro amigo Jose Mari Herrera, no somos capaces de entender por qué censuran determinadas obras que no tienen (o no aparentemente) ninguna connotación política.

La última cena de Zeng Fanzhi se vendió el mes pasado por 23 millones de dólares. Pero creo que es un caso particular. Primero porque se vendió en Hong Kong, segundo porque es una reinterpretación de da Vinci con referencias al comunismo chino y su paso al capitalismo. Es decir, es una obra hecha para ojos occidentales, con referencias a un clásico occidental y un guiño a la historia china que todos conocemos.

Zeng FanzhiPero es indudable que el arte chino está en su momento, y no solo porque esté recibiendo un increíble apoyo por parte del gobierno. Si te gusta el arte, eres coleccionista y sobre todo si te dedicas profesionalmente al comercio del arte, urge una actualización, necesitamos saber entender el arte chino para estar en el mundo.

Por aquí estamos pensando algo al respecto, pero mientras tanto, en el Victoria & Albert Museum exponen hasta el 14 de enero una muestra de «Obras maestras de la pintura china». La exposición reúne obras repartidas por todo el mundo del 700 al 1900 que abarcan desde miniaturas a rollos de gran formato e incluye pinturas en seda de tema religioso, paisajes y obras que muestran la llegada de la influencia occidental.

Four-Pleasures-Music-Chess-Calligraphy-and-Painting_detail_1000pxSon 1200 años en solo 70 obras pero seguro merece la pena y es un gran aporte para la falta de contexto existente. Como además los ingleses se toman en serio esto de los museos, realizan una serie de eventos relacionados que complementan la exposición, desde el taller A Study of Chinese Export Paintings – Culture and Trade through the Prism of Technical Art History sobre las técnicas de realización y conservación de las acuarelas y su importancia en el comercio entre Europa y China en el siglo XIX, hasta una instalación interactiva donde sumergirte en imágenes animadas de los Nueve Dragones o Adiós a Xunyang que te permite controlar las escenas con tus movimientos y gestos (no os perdáis los dragones animados de la cabecera de la web).

Además sortean un crucero de lujo por China y una cena en el espectacular restaurante Ping Pong, partner de la exposición. Eso es a lo que yo llamo una experiencia completa.

«Tigre y dragón sobre seda color jade» recibió 4 desde que se publicó el Martes 19 de Noviembre de 2013 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por María Rodríguez.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.