LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Tres razones para arrancar una «compañía comunitaria»

Tres razones para dar un paso adelante y organizar con los tuyos una pequeña cooperativa.

family-businessEl origen de las primeras «empresas» europeas difícilmente puede ser más modesto. Pirenne las describe casi como bandas formadas por familias errantes, por personas huídas de la servidumbre y unidas por una fuerte fraternidad que ganaban su libertad, su seguridad y su bienestar a través del comercio. Merece la pena volver a leer sus descripciones. Entre otras cosas porque inevitablemente surge la pregunta de si no es hora de volver a inventar esas «compañías», esos artes casi familiares en vez de dejar que el miedo nos oprima y dejarse llevar por la corriente de la crisis. Y por las mismas razones, aunque actualizadas, de ellos:

  1. Libertad: la crisis está cambiando el mundo. Si te dejas llevar en espera de que las cosas «vuelvan» a lo que en otro tiempo se consideraba «normal» es muy posible que para cuando ocurra -si es que llega a ocurrir- se te haya pasado la edad. Solo hay opciones para el que tenga un timón en sus manos, así sea el timón de una balsita. Ir de grumete o de sobrecargo en el Titanic dará glamour, pero, una vez un iceberg rajó el casco, ofrece menos perspectivas que manejar el más pequeño de los botes salvavidas. No es un «sálvese quien pueda», fue desde la autonomía de aquellas compañías de donde surgió la democracia urbana en Europa.
  2. Seguridad: En épocas de tormenta la única seguridad posible para ti y para los tuyos pasa por conseguir que tus ingresos sean lo más distribuidos posibles. Un contrato con el estado es peor que un contrato con varias empresas y este peor que vender directamente al público final. ¿Cuantos salarios puedes tener? Con suerte uno. ¿Cuántos clientes puedes tener por tu cuenta? ¿Y aunando esfuerzos con los tuyos? A más clientes menos riesgo individual y más seguridad para todos. La seguridad ya no es algo que unos (los padres, el estado) pueden dar a otros (los hijos, los trabajadores) sino algo que solo podemos darnos entre todos (entre pares, en el mercado). A fin de cuentas, fueron las hansas las que crearon la idea de fraternidad.
  3. Disfrutar la vida. No pierdas el Norte, no se trata de «ir capeando» a base de contratos precarios. La vida es otra cosa. Es tener experiencias nuevas, ganar autonomía, aprender. No se trata de hacerse rico, se trata de tener y compartir una vida interesante con los tuyos mientras construyes con ellos un bienestar en común. Una ética de la cooperación solo puede nacer de la autonomía.

«Tres razones para arrancar una «compañía comunitaria»» recibió 0 desde que se publicó el domingo 20 de enero de 2013 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.