LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Un bitter, el secreto de la independencia

El Bitter Angostura, más que un amargo compañero de cocktails, es una marca que preserva la historia y lo que significó la Europa del siglo XIX para América, cuya historia no sería la misma sin los innumerables aportes de los nómadas de la época.

Bitter de AngosturaEl 19 de abril de 1810 comienza la guerra de independencia de Venezuela, encabezada por los grupos de poder económico en el país (los patriotas/criollos) contra el poder político regido por el imperio español (los realistas). En plena guerra de independencia, Luis López Méndez es enviado junto a Simón Bolívar y Simón Rodríguez a la ciudad de Londres como representantes de la Junta de Caracas.

Desde ese momento López se queda en Londres con el fin de despertar aliados para la guerra que por aquel 1810 comenzaba en Venezuela. López se encargó de buscar voluntarios y contratar a expedicionarios europeos, en su mayoría británicos y alemanes veteranos de las guerras napoleónicas. Uno de aquellos reclutamientos guarda una historia muy particular que desde entonces se cuenta entre tragos en los bares de casi todo el mundo.

En 1815, López recluta a Johann Gottlieb Benjamin Siegert, un médico traumatólogo del batallón de Cazadores de Magdeburgo que participa en la campaña contra Napoleón Bonaparte que culmina con la batalla de Waterloo. Con 23 años, Siegert llega a Angostura el 1 de agosto de 1819 con el nombramiento de cirujano de regimiento en el Ejército de los patriotas.

La Guayana de 1819

AngosturaPara 1819 Guayana era más que una provincia ubicada al suroeste de Venezuela, más que un puerto de entrada al Atlántico; era la puerta de Europa hacia Venezuela, y sobre todo uno de los principales puertos de entrada para el imperio Español hacia América del Sur.

Por Guayana, y más específicamente por medio de su puerto, ubicado en el punto más angosto del Orinoco que desemboca en el Atlántico, y por medio del que se conectaba la Venezuela productiva de Occidente y Oriente, con el inmenso mar del Atlántico. A este punto de convergencia entre mundos se le llamó Angostura (actual Ciudad Bolívar), desde donde Venezuela enviaba mulas, cacao, índigo, algodón y azúcar para recibir a cambio todo tipo de manufacturas provenientes de Europa.

Angostura era la capital de Guayana, pero además era un punto estratégico para ambos grupos de poder en la guerra de independencia de Venezuela. En 1810, Guayana se declaró a favor del imperio español. Pero en 1819, Simón Bolívar tomó la ciudad de Angostura y la convirtió en su base, desde la que daría los ultimo golpes a los «realistas» para ganar la guerra de independencia.

A esta Angostura llego Siegert, y no se inmutó por el ambiente que se encontró en la época. En 1820 ya era médico mayor y traumatólogo del Hospital Militar de la Angostura, asumiendo la dirección médico-quirúrgica de los hospitales militares de la Guayana. Pero no fue su experiencia médica lo que convirtió a Siegert en uno de los principales emblemas de la época de independencia de Venezuela.

Una receta familiar

La botica de AngosturaSiegert era un investigador confeso de las propiedades de las hierbas aromáticas, y siendo Guayana una de las zonas selváticas más prominentes de Venezuela, en donde aun se albergan infinidades de hierbas por investigar, Siegert da rienda suelta a su gran inventiva y para 1828 es fundador de la Farmacia Municipal de Angostura.

Sin embargo, es en el año 1822, cuando una epidemia de cólera azota la zona y a las tropas de la Angostura de la época, Siegert enfoca su vena de investigador de hierbas aromáticas a buscar un remedio a los males de la época. En 1824 consigue crear un brebaje que contenía varios productos botánicos de la inmensa zona tropical que le rodeaba y que permitía aliviar el mareo y la volatilidad estomacal que producía el cólera. Esa amarga medicina también favorecía el apetito y la digestión.

Esta pócima casi mágica de Siegert, compuesta con más de 25 productos botánicos entre frutas, raíces, semillas aromáticas, cortezas, e innumerables ingredientes que aun hoy siguen siendo un misterio, se vuelve tan popular que pasa del boticario de las casas de Angostura de 1824 a la mesa y a los bares de todo el mundo hasta nuestros días, permaneciendo casi intacta.

El secreto de la independencia y la proyección en una etiqueta

etiqueta angosturaSiegert parece que encerró el secreto de la independencia en una botella. Su formula se volvió tan popular que una vez retirado del servicio militar en 1858 emprendió una aventura familiar y comenzó a comercializar el «Bitter de Angostura» a través de la firma J.G.B. Siegert & Sons.

Un invento tan original no podía quedar sin etiquetar. Para ello Siegert encargó unas etiquetas especiales a Londres, de esas difíciles de copiar. Sin embargo, cuando llegó el pedido, descubrieron que las etiquetas recibidas eran de un tamaño mayor que el que requería las dimensiones de la botella. La etiqueta era toda una declaración de la proyección y espíritu nómada de la familia. Desde el principio vino en 4 idiomas: inglés, español, alemán e italiano.

Por supuesto, Siegert y su familia no se inmutaron ante el desperfecto de la etiqueta, más bien la convirtieron en el símbolo distintivo de su invento. Desde entonces, el «Bitter Angostura» conserva su hermosa presentación que te invita a sumergirte en su historia.

Para 1870 Siegert cierra sus ojos en Angostura, pero la empresa continúa en manos de la familia, que se muda a Puerto España (Trinidad y Tobago). En esta isla del Caribe, se sigue preparando hasta el día de hoy el famoso Bitter Angostura, conservando su nombre e ingredientes tan característicos de la sabana Venezolana, y quizás ahí fue donde mi madre tomó la idea de colocárnoslo -solo unas gotitas- en la leche fría de las tardes caribeñas.

Sin duda, el Bitter Angostura, más que un amargo compañero de cocktails, es una marca que preserva la historia y lo que significó la Europa del siglo XIX para América, cuya historia no sería la misma sin los innumerables aportes de los nómadas de la época.

«Un bitter, el secreto de la independencia» recibió 8 desde que se publicó el lunes 28 de abril de 2014 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Mayra Rodríguez Singh.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.

Grupo de Cooperativas de las Indias.
Visita el blog de las Indias. Sabemos que últimamente no publicamos demasiado pero seguimos alojando a la red de blogs y a otros blogs e iniciativas de amigos de nuestras cooperativas.