LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

¿Un itinerario de habilidades prácticas?

¿Y si el siguiente paso hacia la post-universidad es un itinerario que enseñe cosas tan básicas como fundamentos de maquetación y tipografía, encuadre fotográfico, documentación, confección de bibliografías o elaboración de presupuestos?

El futuro aquí y ahora: Keynes, Marx, Dewey, Foucault, Dreikurs, Zamenhof, etc.

De la experiencia del itinerario indiano surgieron ya un itinerario básico sobre nuestros propios textos y un itinerario sobre historia y práctica del comunitarismo, que se convertirá en breve en seminario. No puedo dejar de pensar que en un cierto tiempo esa experiencia de aprendizaje sobre itinerarios en grupos de trabajo pueden ser la base de esas nuevas post-universidades dedicadas a las humanidades prácticas con las que soñamos. Instituciones por nacer, herederas tanto de la lógica vocacional universitaria hoy en extinción, como de las universidades populares. Una experiencia cuya necesidad constatamos ya en los años del ciberpunk y cuya experimentación venimos proponiendo infructuosamente a posibles mecenas y aliados desde los orígenes mismos de las Indias… por lo que tendremos que hacerlo paso a paso y por nosotros mismos.

Estos días, en los que he tenido que leer no pocos papeles y trabajos de doctorado de los aspirantes a hacer prácticas con nosotros, me he dado cuenta de que la situación en las principales universidades madrileñas es aun peor de lo que pensábamos. Por lo que llevo leído, el nivel exigido a los trabajos de un curso de doctorado en más de una una facultad «seria» de Humanidades ha caído mucho. Pero mucho. Asusta. Y urge hacer algo.

Hoy me desperté pensando en lo bueno que sería contar además un un itinerario de habilidades prácticas, cosas básicas para la autonomía personal y el desarrollo en la red como

  • aprender las convenciones básicas de tipografía y maquetación con sus porqués y su traducción a la web,
  • encuadrar una foto
  • documentar fuentes o
  • presupuestar una actividad social, un evento o un pequeño negocio.

thumbnail of artofmanlinessSon cosas importantes. Sinceramente no pierdo la esperanza de no ser agredido por titulares vacíos en mayúsculas, fotos en «plano tobillero» y bibliografías mal hechas. Cosas sin embargo tan sencillas que, salvo que alguien quiera profundizar, por ejemplo, en la historia de las artes gráficas, no tienen ni siquiera bibliografía.

Recordé entonces los cuadritos que publican en «The Art of Manliness» y preparé un pequeño pdf con algunos de los más significativos. Por favor no se queden en el contenido, la crítica es obvia y a nuestros efectos irrelevante. Observen en lenguaje y el uso de lo gráfico. Creo que es lo que se refería el otro día Ruivaldivia cuando apuntaba la búsqueda de alternativas a la narración textual en un momento en el que el lenguaje gráfico y audiovisual sustituye cada vez más a la palabra estructurada en las nuevas generaciones. Mi primera reacción no es positiva, claro. No puedo evitar que me recuerde el mundo distópico de «Fahrenheit 451» en el que los periódicos no contenían ya texto, un mundo, que se intuye ya en la sustitución del texto por infografías en los «grandes periódicos» y en la conversión de más de un manual técnico universitario al lenguaje de las instrucciones de montaje de Ikea.

Pero puede ser interesante para un tipo muy concreto de material de apoyo: el que sirve para recordar fórmulas, reglas, procedimientos y recordatorios. ¿Probamos?

«¿Un itinerario de habilidades prácticas?» recibió 32 desde que se publicó el Lunes 26 de Diciembre de 2016 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Yo creo que van ustedes caminos de crear una universidad, o un jardín… Tengo algunas ideas al respecto, pero primero quiero crear algo que mostrar… En otro ángulo, he creado tres sitios en los que están invitados a participar.

    Sonoclave.com, un sitio para amantes de la música de autor, con múltiples funcionalidades.
    Demythify.com, un sitio/blog con la intención de derribar mitos políticos, económicos, etc
    Provokatharsis.com, un sitio para liberarse del stress mediante la provocación… Del pensamiento.

    Todo nuevo y con muy poco, casi nada. Resulta tan difícil darle camino a estas cosas.

  2. No estoy de acuerdo con que la narración textual esté sustituyéndose por lo audiovisual. La comunicación escrita ha desbancado totalmente a la oral, la gente ya no llama por teléfono pudiendo mandar un «whatsapp» que tiene la ventaja de quedar registrado y ser asíncrono. De hecho es curioso como se están definiendo nuevas normas de etiqueta, en las que llamar a alguien por teléfono sin avisar no está bien visto, cosa impensable hace unos años.
    Lo cierto es que ahora tenemos una mayor diversidad de recursos para representar lo que queremos. El colage que has creado con The Art of Manliness es infumable por el simple echo de que no hay una continuidad, no hay ninguna narración, ni escrita ni audiovisual por lo que es imposible centrar la atención en él. Creo que es importante marcar esa diferencia entre narración y medio. El medio puede ser escrito, gráfico, en audio o vídeo, pero sin una narración no aporta más que el titular de un artículo que lees y acabas pasando de largo.

    • Buena crítica! Tanto del formato «Art of Manliness» como de la idea de la «visualización» de los relatos. Llevas razón, hay más herramientas y medios de representación que nunca antes.

      Sin embargo creo que es evidente la descomposición de la sintaxis en el debate social. El otro día en mi universidad un profesor amigo me contaba que ahora la gran mayoría de las clases se dan en power point (y ya sabemos lo que eso significa) y como contaba en el post, el nivel y la capacidad de argumentación estructurada, no ya solo en la política, en twitter o en la tele, sino en los trabajos de doctorado es abrumadora por su pobreza.

      Nosotros lo notamos incluso en los clientes: le dan más importancia a un gráfico que a un análisis porque el gráfico es lo que pueden compartir en la organización con más facilidad. Es decir, el debate en las organizaciones se ha «twitificado» también: imágenes con datos y aseveraciones directas, eslóganes impactantes. Es la argumentación, la narración y con ella la capacidad de estructurar deseos, perspectivas, razonamientos encadenados, la que está en cuestión en la base social.

      Y es porque existe ese deterioro de la capacidad argumental del texto (cómo me recuerda a «Fundación» de Asimov) que la imagen cobra de nuevo protagonismo. En realidad es la expresión de la misma fractura social que vemos en los gráficos de la desigualdad económica: el pensamiento estructurado y la gimnasia de la fundamentación quedan para una élite cada vez más reducida y al pueblo se le dan twits y dibujitos por que a fin de cuentas no se espera otra cosa que la adhesión del follower ni se desea otra pedagogía que la del adiestramiento en los «procedures».

      Comparas los debates económicos en España en los primeros años de democracia, con los economistas en hora tope de audiencia con la actualidad y te asustas. Hoy el debate que entonces era público e incluso televisado está recluido a foros de profesores y aun así es casi underground; mientras que si hay algo parecido a un debate público son los cartoncitos ridículos del debate económico antes de las elecciones…

      Y si hablamos de la política y su fundamentación… Mira un debate que fue record de audiencia como el del marxismo en «la Clave» en 1979 y compara con los debates políticos de ahora en TV o en twitter.

      Resumiendo, llevas toda la razón en que no es una batalla entre imagen y texto/narración. Es que la descomposición está erosionando el valor del texto argumentado y fundado, la sintaxis del lenguaje usado en público y la propia capacidad de expresión de las personas. Y como resultado se está produciendo una dualización que refleja la desigualdad social: la argumentación estructurada queda para minorías «profesionales» y la comunicación social, en pura lógica de la cultura de la adhesión y el adiestramiento de los trabajadores en la empresa, se empobrece a consignas que se ilustran con imágenes.

      Por eso necesitamos una post-universidad…

      • Uff yo pertenezco a esa generación del power point y no sabes como lo he odiado, tú sabes lo que es estudiarse un power point de 200 diapositivas y pensar, pero si en un libro de 20 páginas lo tendría!?
        Sí y además ese tipo de debates que pones ni los he conocido, no sólo eso, me parecen impensables, para empezar porque los partidos políticos carecen de la cultura necesaria y si me apuras hasta de la ideología que hace falta.
        Que por cierto, eso sí, hoy día Levy sería tachado de troll a la primera.

          • Lo sé. Además una clase sobre PowerPoint, me contaba ese mismo amigo profesor, ni siquiera permite discutir una demostración ni salirse de los ejercicios modelo. Es perfectamente sustituible por un mal vídeo porque tiene la misma interacción: ninguna. En vez de sustituirse las clases rutinarias por una mezcla de conferencias relevantes, seminarios, tutorías de verdad y debates, la clase mal llamada magistral se ha estilizado en un monólogo filmado y esteril.

            Sobre «la Clave»: La descomposición de la política y de los partidos en España es seguramente de las más llamativas y dramáticas en Europa. Viendo ese mismo debate sobre marxismo te das cuenta de que Obiols y Carrillo ya estaban a «soltar el rollo» y decir cosas lo más vacías posibles (otra cosa era Tierno, claro, que le tiraba a unos y a otros ganchos de izquierda con suma elegancia).

            Los políticos de la transición, salvo Tierno y alguno más, estaban incómodos en un debate intelectual, pero no lo rehuían ni mucho menos lo descalificaban en nombre de la practicidad y la razón de gobierno.

            Incluso desde el poder se aceptaba que las políticas y las propuestas tenían que estar fundamentadas en sistemas de análisis coherentes. Esta es la gran diferencia en la que la descomposición se ha hecho visible.

            Un pragmatismo cínico que se enarboló orgullosamente ya con el famoso «lo que importa no es que el gato sea blanco o negro sino que cace ratones» que le dijo Deng Xiao Ping a Felipe González, una ocurrencia que sirvió para explicar por qué las ideas y los argumentos debían de ser juzgados solo por sus resultados inmediatos para la razón política y no contenidos en una visión más amplia, en un armazón analítico coherente y en un horizonte del mundo que fuera más allá de las consignas vacías.

            Sobre Henri-Levy lo interesante es que dice descarnadamente lo que fue y lo que buscaba el sesentaiochismo europeo: una teoría de la «revuelta» que les llevara al poder. Cuando no la encuentra, cuando lo que encuentra es un armado teórico desde el que comprender el mundo como le muestra Tierno, se siente «defraudado». Ahí está también la semilla de la descomposición ya en marcha. Es el pragmatismo «de izquierda» el que resuena si escuchamos con atención. Igual que Felipe y el PSOE, la izquierda del socialismo desarrolló una peculiar versión del mismo pragmatismo cínico: verdad es lo que me genere poder.

            Con ello participó de la misma perversión, porque un pensamiento libre no es el que se libera de la coherencia o de la búsqueda de una visión unificadora del conflicto social. Y así la izquierda de la izquierda se dedicó a buscar el punto de menor resistencia por contradictorio que resultara con lo que supuestamente era su armado teórico de partida, todo cabía: nacionalismo, identity politics, «solidaridad» con movimientos totalitarios en el tercer mundo… El resultado inevitable: acabó siendo que lo que trataba de disolver, aquello que supuestamente quería alinear bajo una teoría revolucionaria acabó sustituyendo a esta y convirtiéndose en su identidad política. Perdidos en las brumas descompuestas de lo «alternativo» se convirtieron en esa izquierda nacionalista, localista, enamorada del identitarismo americano y profundamente divorciada del mundo del trabajo y sus significados.

        • Imagen de perfil de Juan Ruiz Juan Ruiz dice:

          El problema de powerpoint es que es lineal, fatal para explicar una fórmula o transmitir un razonamiento en el que hay que ir paso a paso implicando a los alumnos. Sin embargo, existen conocimientos que se puden transmitir muy bien con estas herramientas gráficas que además permiten narrativas, música y sonido y añadir pequeños vídeos, imágenes y esquemas.
          El lenguaje escrito es una especie de operador sintáctico de nuestras imágenes interiores. En última instancia, el lenguaje nos permite “llamar” o hacer presentes nuestras imágenes, y además encadenarlas en una narración fundamentalmente lineal. Maravilloso. Pero no basta. Creo que no podemos dejarles las imágenes a los amos de las imágenes, y tenemos que hacer algo parecido a lo que los humanistas consiguieron con la invención de la imprenta, atajar el poder de la palabra y del logos que tenía la iglesia y la aristocracia.
          La cultura humanista y la posterior modernidad progresivamente fueron arrinconando la imagen como algo sentimental, y confiaron en que el logos hablaba fundamentalmente por medio de la palabra. Al igual que las grandes religiones del libro creían en que era la palabra, el verbo, lo fundamental y que el mundo debía ser leído como un libro, en contra de las imágenes (iconoclasia) o dejámmdolas al margen.
          Esa élite ilustrada, lectora, minoritaria y escritora a la que mencionas (independientemente de opiniones o ideologías) cada vez se la escucha menos, y creo que somos, (en cierto modo yo me incluirría) unos incomprendidos por estar expresándonos en una jerga, con unos medios que ya no entienden ni quieren entender la mayor parte de las personas que nos rodean. No hablemos ya de los jóvenes. Y cada vez poseemos menos influencia, precisamente porque hasta los que poseen el poder o la influencia, tampoc nos entienden cuando recurrimos a nuestro excelso lenguaje técnico.

          • Imagen de perfil de Juan Ruiz Juan Ruiz dice:

            Reitero, el lenguaje llama a las imágenes, que son los operadores básicos de nuestro imaginario y de nuestra cognición. Cuando leemos una novela vamos elaborando imágenes, y las relacionamos, y las insertamos con nuestro propio imaginario, y a pesar de que la narración tenga una lógica formal, sintáctica y fundamentalmente lineal ( a pesar de los saltos en el tiempo) al final lo que vamos teniendo es un fractal de concurrencias simbólicas e imaginarias, nada lineal y diría que muy poco sintáctico. Lo que contamos con las palabras depende de qué imaginario manejamos. Por ello, las clásicas descripciones de cosas que gracias a la televisión o al cine se han convertido en habituales, ya no tienen apenas cabida, serría reiterativo, una pérdida de tiempo. Porque el lenguaje concita imágenes, las revuelve o nos las despierta, o hace que las creemos con los fragmentos de otras, pero es un instrumento (muy sofisticado y útil) de manejo y exposición, pero no de creación ex novo de imágenes.
            Por ello creo que las técnicas narrativas y ellenguaje debe sufrir un cambio drástico. Ya no podemos seguir contando las cosas como lo hacíamos, porque resulta poco útil, carente de sentido y además, cada vez vamos a quedarnos más solipsistas en nuestro pedestal de incomprensión. Es un reto dramático que yo lo vivo con intensidad y mucha impotencia.

            • Imagen de perfil de Juan Ruiz Juan Ruiz dice:

              Las personas que han abandonado o no han accedido a la cultura lecto-escrita se han ido dotando de otros medios de comprensión y expresión. Que creo que son muy mediocres, en la mayoría de los casos, porque a casi nadie le han enseñado ni en la escuela ni en ningún otro sitio, cómo construir un lenguaje visual relevante, racional, profundo, etc. Si a nivel de lenguaje escrito muchas personas sí hemos creado un instrumental de técnicas de lectura, comprensión y sobre todo, de interpretación de lo que leemos que nos habilita para descartar supercherías,desestimar tonterías o vaguedades, no ocurre así con el lenguaje visual, donde hay que construir todas esas herramientas cognitivas y de sentido.

              • Imagen de perfil de Juan Ruiz Juan Ruiz dice:

                Ya nivel de ciencia, donde los modelos de comprensión de la realidad son cada vez más cibernéticos (de segundo orden) y retroalimentados, el apoyo de interfaces gráficas resulta indispensable. Más aún, la manera de simular realidades en una pantalla, modelos en los que nosotros mismos no somos obseervadores sino también partícipes del resultado, no se pueden hacer con interfaces lingüísticas, sino gráficas en las que interactuamos con el sistema a través de imágenes.
                Tampoco la interpretación de resultados complejos resulta adecuada ya con técnicas matriciales o de visionado puro de datos alfanuméricos. está siendo a través de imágenes, e incluso sonidos, como los científicos están entendiendo los resultados de modelos astronómicos, neurológicos, biológicos, sociales, etc. Y por tanto, van a ser las imágenes las encargadas de vivulgar ese conocimiento.

                • Una imagen por compleja que sea no sustituye a un argumento ni a una fundamentación. Representar datos no sustituye a la necesidad de armar teorías. Y los que arman teorías, cosa que solo se puede hacer con la palabra escrita estructurada, son los que explican el mundo y por tanto dan forma a lo que se puede hacer y lo que no en una sociedad (o en la ciencia). Participan por tanto de una parte muy importante de eso que suele llamarse «el poder». La pregunta es por tanto, como siempre, si queremos restringir a unos pocos o distribuir ese poder que siempre estará en la palabra escrita y argumentada.

                  • Ay, aquí hemos tenido choques también nosotros… No se trata de enfrentar una cosa y otra, en cuanto en realidad son cosas inseparables. Una imagen literaria es una imagen y a lo mejor solo ves texto escrito; incluso cuando distinguimos las formas simbólicas de Cassirer, una teoría científica no puede evitar usar imágenes como “supercuerdas” o “equilibrio”. El poder existía antes que el silgo de la luces, y acuérdate de las diferentes relaciones entre poder y conocimiento que describió Foucault, hay que evitar reduccionismos cómodos pero limitantes…

                    • Una imagen literaria es una «imagen» solo a veces -no nos dejemos engañar por la metáfora- y dentro de un texto estructurado.

                      Pero a dónde voy no es al texto literario sino al pensamiento que determina el consenso social.

                      Claro que, como decía, había poder antes de las Luces… solo que era aun más concentrado y excluyente (en una medida parecida a la de la división del acceso al pensamiento estructurado y textual).

                      De hecho el poder como algo externo y separado de la comunidad, es el que crea la necesidad para el que los primeros sistemas de escritura son la respuesta. Por eso ambos se asocian tan íntimamente en las jerarquías religiosas antiguas, los sistemas impositivos, las leyes y la organización de levas y trabajos públicos más o menos obligatorios.

                      Hoy, en el mundo nacido de la revolución industrial y la alfabetización masiva (ya en erosión), el lenguaje estructurado, la capacidad de argumentar y crear discursos y relatos sociales, es uno de los fundamentos del poder, porque a las finales el poder es la capacidad de generación de consensos y si el consenso puede usar de gancho evocaciones, asociaciones que llamamos imágenes aunque solo lo sean en escasas ocasiones, no se construye, como vimos en el alzamiento de las barriadas francesas en 2005 y hasta cierto punto en el 15M, con ellas, sino con texto (y oralidad que los traduce y reproduce) como se vió luego con el ascenso de Sarkozy en 2006 y de Podemos en 2014.

              • No. No hay que «inventar un lenguaje visual» que haga aquello para lo que no sirven las imágenes y sustituir a las palabras escritas en aquello para lo que sirve la palabra escrita. Es simplemente absurdo, perdona. Y es dar por hecha la brecha de la desigualdad social y situarse al margen. Peor aun, abrazar el horror y ponerse a especular con lo divertido que sería jugar en el campo de la descomposición, porque, total, nosotros ya estamos seguros en el lado de siempre y no tenemos nada que perder. Por Dios ¡¡recapacita!! ¿No te das cuenta de que es la idea más clasista posible? El poder es siempre el poder de hacer los relatos, las explicaciones y los marcos en que el consenso social se construye. Cuanto más «elitista», más restringida a unos pocos esté esa construcción, más incuestionable será el poder de esos pocos y más impotente (te contaba en tu blog el otoño francés de 2005) toda resistencia. Empoderar es entre otras cosas, dar las herramientas para pensar estructuradamente y poder ser críticos.

            • Juan, de verdad, no se si asustarme. ¿Cuándo en la historia alguien en mi posición social podía tener miles de lectores sin intermediarios?

              Y esa idea que reduce el lenguaje a imágenes… te estás cargando no solo la Filosofia del XX sino la Neurología de los últimos treinta… Piénsalo: cuando lees este post o este comentario ¿«ves» o «ensueñas» imágenes? No, la relación entre lenguaje e imagen es limitada. El pensamiento no está «hecho de imágenes», sino fundamentalmente de estructuras y palabras. Y nuestra capacidad de comprensión se multiplica no con el acerbo de imágenes, sino con la riqueza de las estructuras y el vocabulario que manejemos.

              • ¡Yo diría que es más bien al contrario! Me temo que hay un problema semántico, pues restringes la palabra imagen mucho. Ya no solo estoy pensando en las imágenes-esquema que hay detrás de todo concepto, como explica Johnson, y Lakoff. Hay modelos muy avanzados en los que la percepción ya no está desligada de los cognitivo i.e. el de Barsalou. http://www.sbri.fr/files/publications/zwaan%2099%20behav%20brain%20sci.pdf

                • Imagen de perfil de Juan Ruiz Juan Ruiz dice:

                  Me había perdido tus comentarios @antonio sobre esta conversación. Que además tanto tiene que ver con aquello de lo que nos hablaste del imaginario. Quizás podamos montar algo práctico al respecto, sobre cómo aprovechar al máximo el potencial de sentido de las imágenes, cómo poder manejarlas al menos al mismo nivel de libertad que los textos. A nivel práctico, en el itinerario sobre las dos ruedas voy a intentarlo. Pero necesitarñe un poco de ayuda a nivel teórico y práctica.

                  • Me cuesta contribuir al debate porque en primer lugar el vocabulario habitual que usamos para hablar de la imaginación no es lo suficientemente rico/preciso para afinar. Por eso le decía a David que tenemos problemas semánticos, ¡con la palabra “imagen” para empezar! Por tanto un primer paso para pasar a la práctica es enriquecer nuestro vocabulario sobre la imaginación.
                    En segundo lugar, me cuesta contribuir porque no hay tal oposición entre imaginación y razón desde mi perspectiva antropológica, lingüística, filosófica, y neurológica, porque cuando el discurso racional quiere expulsar la imagen por la puerta, se le cuela por la ventana (vaya, acabo de usar una imagen). Tampoco entre las imágenes visuales y las linguísticas. Estos días estoy viendo maravillado cómo operan los reflejos dominantes en mi bebé, y reconstruyo lo leído sobre cómo se relaciona “El gesto y la palabra”, y por tanto, el gesto con los materiales implicados, y los materiales y las herramientas con la palabra (Leroi-Gourhan), y gracias a Bachelard y Durand entiendo la relación de todo eso con los espacios, con los oficios (porque las forjas de Vulcano, porqué el arco de Diana), y no puedo ver la palabra oral o escrita desligada de todo eso. Pareciera que David tiene pánico a la imagen pura, y tú a la razón pura (la hipertrofia visual y la hipertrofia textual). Pánicos justificados, y a la vez pánicos alimentados por nuestras preferencias simbólicas. Pero entre la pura percepción y la razón abstracta media la imaginación, y se nutre de ambas. El segundo paso para la práctica sería pues conocer la “semántica” y la “sintaxis” de las imágenes en esa mediación, que en el taller que hicimos no pudimos más que pasar por encima por falta de tiempo.
                    Y en tercer lugar, me cuesta meter baza porque en la conversación parece subyacer una pretensión de instrumentalización (de la palabra o la imagen, da igual) que presupone una clase de sujeto autónomo moderno (que no entro si es deseable), pero que desde luego no me parece que exista ni que sea posible. Valen aquí por ejemplo todas las advertencias al proyecto de Habermas por hablar de lo más reciente… La autonomía no puede pensarse al margen de un inconsciente individual y social. Y es justo la imaginación, la imagen, los contenidos simbólicos, lo que pueden ayudarnos a hacer el puente entre el consciente y el inconsciente individuales y de nuestras comunidades (imaginadas, o reales). Por tanto está bien crear rituales y mitos para dar coherencia y sentido a nuestras relaciones mediante redundancias simbólicas de nuestros valores explícitos, pero también conocer a través de esas imágenes /símbolos (el proceso de individuación) lo que no es consciente, lo que estamos reprimiendo, nuestros fantasmas y miedos que racionalizamos de tal o cual manera. Por ejemplo, en una conversa con David le señalé mitemas/mitos muy presentes en las narrativas de los indianos para explicar su presente y su historia (sobre todo los más “duros”), en los que ellos no habían reparado. La operativización, el conocimiento práctico, está orientado hacia esas dos vertientes. En el taller que hicimos introducimos el análisis de mitemas en las narrativas, pienso que es un elemento muy potente.
                    Todo esto tiene mucha enjundia, pero como primer elemento potente de un itinerario podría ser la charla de este discípulo de Durand (J.J Wunenburger) que encontrado y que toca muy bien en mayor o menor medida los temas que he comentado anteriormente http://imaginaires.telecom-paristech.fr/2010/10/25/jean-jacques-wunenburger/
                    Sé que no entiendes bien el francés, pero tiene un libro traducido al español que se llama “La vida de las imágenes” y que me parece muy bueno.
                    http://www.casadellibro.com/libro-la-vida-de-las-imagenes/9789879020548/1139864
                    En fin, recojo el guante. A la espera de recibir el calendario de califactos, podríamos valorar hacer un taller de mitocrítica de los mismos para comprender cómo podemos convertir ese calendario en una herramienta de trabajo/creación.

                    • Imagen de perfil de Juan Ruiz Juan Ruiz dice:

                      Muchas gracias, Toni. Como muy tarde el lunes lo tendrás. Y lo de experimentar con tus niños, genial. tenéis que cantarles, hablarles mucho y con muchos gestos. Resulta fascinante realmente esta etapa en la que el cerebro crece y crece y se conecta de mil formas diferentes en función de las experiencias. Ahora sus experiencias artísticas son muy importantes, el baby talk, el lenguaje mmm, etc.

          • Esa es una estupenda definición de descomposición… que reconstruye la vieja divisoria de clases. Lo que cuentas es exactamente como era en el feudalismo y en las primeras fases del capitalismo: una élite culta exigua, distinta de la élite en el poder pero de alguna manera cercana en términos de agenda «mediática» y una masa de la población a la que se contaban las cosas con dibujitos en las iglesias y las aucas de ciego.

            Sin duda los ilustrados lucharon por un mundo más igualitario y el desarrollo del estado nacional, en la medida en que requirió de la escuela nacional para crear connacionales, cambiaron eso no porque consideraran «la imagen» algo sentimental sino porque necesitaban que las masas penetraran en sectores de la vida social que hasta entonces habían sido monopolios de la élite: cosas que iban desde entender una máquina a trabajar de funcionario o elegir representantes al parlamento.

            Una sociedad donde la palabra estructurada en argumentos y relatos erosione el pensamiento al punto que tu dices, es pura y simplemente una sociedad extremadamente desigual. Hay de esas. En ellas, los que cambian las cosas son precisamente los que luchan por masificar el acceso al texto escrito, la lectura de libros, etc. Y aquí, también.

  3. Hay algo relacionado que me está sucediendo. Mi madre es una excelente narradora oral. Solo conozco a dos personas capaces de desviarse en disgreciones de minutos y minutos y regresar al punto de desvío como si no hubiese pasado nada: ella y Fidel Castro. Es algo digno de admiración porque si bien siempre lo ha hecho, estamos hablando de alguien que roza los 80. Y sin embargo, a mí como que los discursos se me hacen insoportables. Yo quiero ir al punto, que me lo diga todo en un twit, como si no tuviera tiempo, que en realidad lo tengo… No sé tal vez estoy siendo algo egoísta… O vago.

    • Bueno, a lo mejor entre el largo monólogo y el twit hay un punto intermedio donde, bajo ciertas circunstancias no tan extrañas, puede darse el «hablar franco» entre varias personas, no crees?

      La cosa es que el hablar franco nunca puede ser un twit porque el hablar franco es una argumentación no una declaración. Cierto es que es una argumentación que no se preocupa por las consecuencias de lo dicho (no quiere seducir, ni teme disgustar), pero eso no quiere decir que no apele a la razón del otro ni desee convencerle. Al revés. El twit busca la adhesión o la confrontación, el «otro» es un objeto para él. En cambio el «otro» en el hablar franco es un sujeto autónomo, a cuya racionalidad se apela porque quien toma la palabra la equipara -ex ante- a la suya propia.

  4. Efectivamente, la izquierda dejó de ser revolucionaria. Es gracioso que Alain Badiou clama por la búsqueda de otra palabra porque ya no le encuentra significado a revolucionario. Pues bien, cuáles son las consecuencias de esto?

  5. Imagen de perfil de Juan Ruiz Juan Ruiz dice:

    En ese itinerario que propones, y que me ilusiona, creo que tendría que entrar un libro que estoy acabando de leer, de un pensador que hasta ahora no conocía, V. Flusser, y que se llama “El universo de las imágenes técnicas”, escrito en 1985, pero cuyos análisis sobre las relaciones entre la cultura, la informática, las redes y las imágenes resultan perturbadoras y tremendamente actuales, considerando que fueron escritas ¡en 1985!
    No es que la revolución o la cultura de la imagen se dirija contra nosotros (que sí), es que nos arrastra, y creo que realmente la postura de quedar al margen y enrocarse en el elitismo de unas técnicas de lecto-escritura que ya sólo se enseñan y se defienden en los curricula universitarios, eso sí que me parece clasista.
    Yo no deseo una cultura clasista, yo deseo una sociedad de productores de comunicación igualitaria. Y no pienso que la escritura deba abandonarse, pero sí atisbo que en relación con el lenguaje visual que nos bombardea hemos de hacer algo parecido a lo que los humanistas intentaron con la escritura-imprenta, que es intentar tomar las riendas de la cultura en contra de los órganos de poder existentes entonces. Pienso que dos son las tareas en este campo. Conseguir un equilibrio cognitivo y de comunicación entre lenguaje visual y escrito que logre aprovechar las potencialidades técnicas de ambos medios (incluiriía el audio y la música que acompaña a las imágenes), y conseguir un nivel similar de análisis, interpretación, captura, copia, transformación y edición de imágenes al nivel de las técnicas que históricamente hemos creado y utilizamos al nivel de lecto-escritura.

  6. Imagen de perfil de Juan Ruiz Juan Ruiz dice:

    Yo no afirmo que la palabra estructurada erosione el pensamiento. ¡Cómo voy a defender ese absurdo! Pero sí creo que la palabra escrita tal y como la usamos mucha gente no es suficiente, no expresa adecuadamente la complejidad de la sociedad y de la ciencia actuales. Y que se precisa una nueva forma de decir en relación con el maravilloso potencial tecnológico que nos permite la creación y transmisión de imágenes. Yo deseo dar la batalla ahí porque creo que es en este mundo espectacular, divertido y sentimentaloide en el que se expresa el poscapitalismo donde se ha creado la brecha entre los escrito y lo visual, donde se ha creado esa desigualdad de la qe hablas y que yo desearía cerrar no volviendo al pasado, sino creando herramientas y valores nuevos en este mundo que nos arrastra a todos. Y esto no es asumir la realidad como actual como un dato, sino como una variable en cuya evolución tenemos que influir.

  7. Imagen de perfil de Juan Ruiz Juan Ruiz dice:

    El lenguaje es un operador de alto nivel que nos ha permitido compartir pensamientos, transmitir experiencias ya sea oralmente como más tarde a través de la escritura. El lenguaje oral es una técnica propia humana que nos permite la abstracción y la presentación de conceptos y de situaciones aún cuando ellas no estén presentes ante la vista. Por tanto, sí, cuanto más se domine esta técnica, cuanto más depurada y cuantos más vocablos manejamos, mucho mejor, indudablemente. Pero como las semiótica nos ha enseñado, sobre todo a partir de Peirce y el pragmatismo norteamericano, el lenguaje es pura relación, porque no hay ningún conjunto de conceptos-palabras-hipótesis comprendidas universalmente y a partir de las cuales podamos derivar el resto de nuestro vocabulario. Todo llama a todo. Pero lo que ofrece un asidero real a todas nuestras construcciones lingüísticas es la experiencia que se comparte y en torno a la cual eleboramos y utilizamos el lenguaje, una experiencia hecha de gestos, sentimientos, emociones, etc.; y también los sistemas de conocimiento o estructuras en las que insertamos las palabras, que así se dotan de un sentido no por deducción sino por las relaciones que en esos sistemas guardan los coneptos-palabras entre sí. En ambos casos, el reducto último de sentido de nuestras frases son las metaforas encarnadas, y en el caso de los sistemas y estructuras, la visualización mental de relaciones, la imagen de cómo esas palabras se relacionan entre sí. Por ejemplo, la palabra planeta no puede dedudirse necesaria y suficientemente de un conjunto previo de palabras, sino de ese sistema solar que imaginamos, y que através de imágenes hemos aprendido a ver en común, a experimentar socialmente como una imagen mental que nutre de significado a lo que es un planeta, el sol, el movimiento, el amanecer, etc.

  8. Imagen de perfil de Juan Ruiz Juan Ruiz dice:

    En todo este debate que nos traemos, hay algo que no podemos perder, y es la oralidad, la conversación. La socialización humana, nuestro aprendizaje vital y emotivo reside aquí, en la oralidad. Y la cultura visual que desde pequeños están mamando las recientes generaciones les aparta de esa forma tan humana de aprendizaje cognitivo y afectivo. No es que la pantalla debamos criticarla, pero sí debemos hacerla compatible con la cercanía, el contacto directo y sobre todo, con el hecho de que los humanos construimos nuestra mente, y esa construcción se realiza en los gestos, en las primeras palabras que se le dicen a los niños, en el afecto vinculado a las imagenes que nos rodean y a las cosas que se dice y a la entonación y a ese baby talk tan musical que también pone las bases de lo que será la futura comprensión del lenguaje musical vinculado a emociones.Creo que la perdida de la oralidad, de la dificultad que poseen los jóvenes para estructurar verbalmente un discurso coherente y comprensivo deriva de la forma actual de transmitirse las imágenes, y del hecho de que la mayor parte de su imaginario proceda de imágenes foráneas que no controlan y que no puedne manejar con las herramientas de la palabra. Por eso me parece tan vital encontrar un correcto equilibrio entre ambos lenguajes y aprovechar de la mejor manera las posibilidades técnicas existentes en materia audiovisual.

  9. Me encanta la idea de itinerarios prácticos, ¡y de hecho los considero tanto o más importantes! Con todos los líos no he podido escribir las cosas que quería: un post para ampliar el vuestro sobre diosas y cerveza, y otro sobre cómo he ido madurando las ideas sobre la filé, las prácticas organizativas, los marcos simbólicos… Como dice @ruivaldivia, entre toma y toma voy a ver qué puedo hacer estos días…

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.

El Correo de las Indias es el agregador y plataforma de blogs de los socios del Grupo Cooperativo de las Indias y es mantenido y coordinado por los miembros de la comunidad igualitaria de las Indias