LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Un modelo de desarrollo local resiliente

Cómo construir un modelo de cooperativa local que en estos días, con el paro en niveles históricos, genere puestos de trabajo, recicle trabajadores y genere lazos y cohesión en los barrios.

La legislación de cooperativas en la mayor parte de países -y especialmente en España- permite dos características esencialmente transformadoras y que refuerzan la resiliencia

  1. Pueden ser pluriespecialistas: Una coop puede dedicarse a muchos negocios diferentes, gestionarlos mediante contabilidades separadas y simplemente presentar una contabilidad unificada al final del ejercicio. Esto quiere decir que puede diversificar y asumir riesgos mientras al mismo tiempo fomenta el desarrollo personal y la diversidad de los socios
  2. Puede provisionar hasta un 30% del excedente a la formación y acción social entre los trabajadores y el entorno sin que ese dinero contabilice a efectos del impuesto de sociedades: es decir, puede dedicar una parte sustancial del resultado de su trabajo a crear cohesión social.

Teniendo ambos ejes por guía, podemos construir un modelo de cooperativa local que en estos días, con el paro en niveles históricos, genere puestos de trabajo, recicle trabajadores y genere lazos y cohesión en los barrios.

Refundar los servicios, cohesionar los barrios, crecer horizontalmente

  1. Punto de partida: Los trabajos menos cualificados no sólo son los que sufren más desempleo, son los que más sufren los márgenes impuestos por las ETTs y las contratas públicas. Una cooperativa de trabajo puede hoy ofrecer los servicios básicos de una instalación (limpieza, recepción, seguridad) en precios competitivos y asegurando salarios de 1000 euros en 14 pagas como no hacen las contratas privadas.
  2. Los servicios básicos son un negocio estable pero de margen bajo donde hay poco espacio para la innovación y por tanto para generar ingresos extras que permitan mejorar condiciones y crear nuevos empleos. Crecen extensivamente, estando sus escalas tan sólo en la gestión. Junto con la primera unidad de negocio hay que crear un grupo de comercialización que desde el día cero busque sacar provecho de las oportunidades de la economía social y se lance al mercado bajo la perspectiva de ofrecer una gama creciente de productos y servicios.
  3. Esta plataforma de comercialización, entendida como un servicio cooperativo tan básico como la contabilidad, ha de permitir sacar partido de las ventajas locales y oportunidades de negocio. Es decir, da la oportunidad de captar emprendedores para montar dentro del marco cooperativo nuevos negocios cubiertos y autofinanciados por el flujo generado en la actividad principal.Por ejemplo, al amparo de la estructura creada podría crearse un grupo de desarrollo de software libre que tendría un mercado establecido en los ámbitos normales (funcionando como granja) pero podría desarrollar productos propios que se comercializaran a través de la fuerza de ventas cooperativa.
  4. El ámbito social de actuación puede y debe enfocarse también de una manera escalable y orientada a la sostenibilidad y no como un mero gasto. Por ejemplo podríamos crear un periódico hiperlocal haciendo cooperativistas a los redactores y asumir parte de los costes de las campañas de alfabetización digital a cuenta del uso social del excedente, en un esfuerzo compartido con instituciones locales públicas y privadas.

Resultados

Como resultado tendríamos una coop basada en servicios básicos, con una fuerte vocación de expansión interlocal, creciendo horizontalmente hacia negocios de mayor valor añadido con los que encontraría sinergias a través de una plataforma de comercialización común y que orientaría su misión -a través de la parte social del excedente y de un periodico hiperlocal- al empoderamiento de los barrios y la alfabetización digital de las personas.

Creo sinceramente que es lo que a cualquiera de nosotros le gustaría ver crecer en los barrios más azotados por el desempleo y la precarización en este momento.

Según el alcance de los contratos de partida, una coop así podría generar de forma directa entre 12 y 80 empleos en una primera fase y hasta 150 en dos años. Pero lo más importante es la resiliencia que caracteriza a cualquier forma empresarial pensada desde la autofinanciación y la diversificación de actividades, especialmente desde la base de la democracia económica y la internalización de la intercooperación.

«Un modelo de desarrollo local resiliente» recibió 0 desde que se publicó el Martes 8 de Diciembre de 2009 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.