LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Un nuevo mapa para el mundo

Una combinación de nuevas tecnologías y precios altos en el mercado energético está cambiando la geopolítica mundial: surgen nuevas potencias globales y nuevos países “golosina”. La increible historia de lo que no imaginamos que iba a traer el Prestige.

Verano en el hemisferio Norte, el gran consumidor energético. El precio del petróleo ronda los 50$/barril. A pesar de las “tranquilizadoras” previsiones del Presidente del FMI, Rodrigo Rato, el fantasma de una recesión global recorre el mundo. Rato asegura que esta sólo llegará una vez el barril pase de 60$… Pero pronto llegará el invierno y las calefacciones de los hogares norteamericanos, mal preparados para el frío, empezarán a demandar energía. La demanda aumentará y con ella los precios. ¿Hasta cuanto? ¿En qué plazo?

En el primer diagnóstico todos los economistas están de acuerdo, el incremento de precios se debe a fuerzas que aparecen tanto por el lado de la oferta como por el de la demanda. En el de la demanda el movimiento de fondo no es otro que el desarrollo económico de China e India, los dos grandes gigantes asiáticos en plena generalización de la industrialización y sedientos de energía.

Por el lado de la oferta la cuestión es menos clara. Por un lado, intuitivamente parecería que la guerra de Iraq y los problemas norteamericanos para hacerse con el control del terreno podrían estar en el origen de una restricción de oferta. No es cierto. El bloqueo a Iraq que siguió a la primera guerra del Golfo evitó la salida de crudo del país en cantidades significativas y el programa “petróleo por alimentos” tampoco generó un cambio global en la disponibilidad de crudo en los mercados. La oferta ha permanecido estable, tal vez más estable de lo deseable y posible. Cuestiones como la batalla por el poder en la petrolera rusa Yukos, que ha temido incluso suspender exportaciones han influido, aunque a corto. Hay sin duda una multitud de elementos coyunturales entre los que los políticos no son los menores. Arabia Saudí y otros países exportadores (desde Nigeria a Venezuela) podrían sentirse más cómodos en escenarios donde Bush perdiera las elecciones en noviembre, y que duda cabe que con la energía por las nubes los republicanos lo tendrán peor en las presidenciales.

Pero no nos engañemos, el mundo crece globalmente más de un 4% anual gracias a que la aún escasa y asimétrica globalización ha permitido a los países pobres vender -poco, pero más que antes- en los mercados ricos; no es previsible que esto cambie para mal, al contrario, Occidente tendrá que abrir cada vez más sus fronteras comerciales y el Tercer Mundo se industrializará progresivamente… demandando cada vez más energía. O hay un cambio de paradigma -extensión de nuevos motores de hidrógeno por ejemplo- o el combustible seguirá siendo caro en el futuro… y cada día más.

Cómo el Prestige aumentó las reservas mundiales de crudo

¿Pero no hay más reservas? ¿No cabría extraer más gas y petróleo a medio plazo?. Las reservas petroleras mundiales difieren según las fuentes. Esto se debe a que se entienden por reservas sólo aquellas cantidades de petróleo que estando en bolsas conocidas sería rentable de extraer dados los precios y la tecnología en un momento dado. Es decir, no sólo no se contabilizan como reservas los yacimientos demasiado profundos, sino que en cada pozo en la medida que al agotarse se hace más cara la extracción, queda irremediablemente una cierta cantidad (la reserva residual) que de media hasta los 80 se consideraba al rededor del 30% que tampoco se contabiliza por ser demasiado cara su explotación.

Cuando la petrolera española Repsol se ofreció para extraer el crudo de las bodegas del Prestige hacía algo más que prestar un servicio al medioambiente y el país. Estaba testando una tecnología que podía revolucionar el mapa de las reservas energéticas globales al hacer rentable la extracción de bolsas situadas en aguas profundas. De hecho, la misma que usa la plataforma semisumergible Eirik Raude y por la que después pagaría a la empresa noruega Ocean Rig ASA, 195 mil dólares al día en sus pruebas en aguas cubanas.

La nueva Geopolítica

Países como Namibia, Marruecos, Nigeria o Cuba están modificando su “valor” en el monopoly del mapa energético global y adquiriendo dimensión estratégica. Pero esto es sólo el comienzo de la revolución geoestratégica que la perspectiva de la energía fósil cara está produciendo.

Hasta la orientación de las inversiones se está modificando en las zonas en desarrollo: la prensa taiwanesa por ejemplo, insistía durante este verano en la conveniencia de reorientar las inversiones en China y Korea del sector manufacturero (muy dependiente de los precios del combustible y sensible al desabastecimiento) hacia el sector tecnológico. En los próximos años veremos menos “todo a cien” orientales y muchos más portátiles y teléfonos móviles baratos “made in China”.

Porque China está en el centro de toda esta reordenación estratégica. China ha pasado en diez años de ser un exportador a uno de los principales importadores netos de energía y jugar su estrategia política e internacional sobre un objetivo principal: asegurar el abastecimiento a largo plazo (un siglo) de su creciente industria. Política que le ha llevado a intervenir e invertir en zonas que hasta ahora le eran extrañas, desde Latinoamérica a Sudán. Como escribía Natalia Fernández en su dossier sobre los orígenes del desastre de Darfur:

Pocos países pueden estar tan pendientes de la crisis de Darfur como China. Las inversiones de China en Sudán han llegado a ser tan importantes que ha confirmado el uso de su veto si el consejo de seguridad de la ONU impone sanciones a Jartum. (…)

La Corporación Nacional China de Petróleo es la accionista mayoritaria de la Gran compañía Petrolera del Nilo (GNPOC), que controla la producción del país. En el año 2000 la petrolera china se hizo con la concesión para Melut, situada al este del Nilo. A pesar de la guerra civil el desarrollo ya ha comenzado y se espera que para el próximo año comience la producción.

Para el año 2007 las expectativas de producción de Melut son 500.000 barriles diarios que sumados a los actuales 300.000 colocarían a Sudán en la misma liga de países productores de la OPEP que Qatar e Indonesia o no OPEP como Omán. Con una demanda energética cada vez mayor, China ve a Sudán como una plataforma desde la cual lanzarse al mercado de Oriente Medio.

Para empezar está intentando recuperar las concesiones de explotación que tenía en Iraq y en las que no pudo llegar a trabajar debido a las sanciones impuestas durante la primera Guerra del Golfo. También está negociando en Irán que la CNPC asuma el control de una compañía canadiense que realiza desarrollos en el yacimiento de petróleo de Masjed-I-Suleman donde otras firmas chinas ya están trabajando en perforaciones y refinerías. Al otro lado del golfo, en Omán, la CNPC ha adquirido acciones de una join venture japonesa que está planeando desarrollar un bloque de extracción terrestre.

Las compañías chinas están también apareciendo en la escena del mercado del Norte de Africa. El año pasado, CNPC ganó un contrato para un proyecto integrado en la región de Adra/Sbaa, en Argelia para la la explotación de las reservas y la construcción de una refinería. Pocos meses después, la compañía estatal china accedía a dos nuevas concesiones para exploración. Mientras tanto otra compañía de China está ayudando a la compañía estatal argelina, Sonatrach a incrementar la producción de uno de sus campos y una compañía de ingeniería especializada está realizando las obras de canalización de hidrocarburos en Libia.

América Latina en el nuevo mundo

Pero China no es la única potencia emergente en este nuevo mapa energético, América Latina toma cuerpo político bajo el liderazgo de Lula. Con la energía como vertebrador y el potencial inversor brasileño (avalado a su vez por su alianza con China) como motor, Brasil aprovecha la debilidad norteamericana y el cambio de mapas que el shock energético está trayendo, para cohesionar América Latina, integrar sus principales empresas energéticas y ganar una voz internacional unificada.

Ya vemos las primeras manifestaciones políticas fuera de la región: la reforma del Consejo de Seguridad de la ONU. El síntoma: mientras Ecuador se toma con calma entrar en el Tratado de Libre Comercio de EEUU (con Canada, Méjico y Chile), se apresura en anunciar la reforma de su sector petrolero. Lula está ahora fortalecido por dos vías: el triunfo de Chavez en el referendum y las consecuencias de la situación boliviana para la seguridad energética chilena -no exenta de peligros para el propio Brasil. Lula que sabe nunca tendrá a Lagos bajo su batuta apuesta por consolidar en liderazgo brasileño en América Latina ofreciendo a Chile participar en su reciente área de influencia y suministrarle el ansiado gas. De fondo la suicida posición boliviana (gas sólo a cambio de soberanía sobre territorios chilenos) y el anuncio del Presidente Kirchner de la construcción del “gaseoducto Nordeste”, que permitirá constituir un anillo energético en el Cono Sur, uniendo a Bolivia, Argentina, Brasil, Uruguay y Chile.

Conclusiones

La influencia de la tecnología y la innovación (en este caso la robótica) transforma el mundo. ¿Quién iba a decirnos que la limpieza de los depósitos del Prestige iba a cambiar el mapa de las reservas mundiales de crudo y con él la geopolítica mundial?

«Un nuevo mapa para el mundo» recibió 0 desde que se publicó el miércoles 1 de septiembre de 2004 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.

Grupo de Cooperativas de las Indias.
Visita el blog de las Indias. Sabemos que últimamente no publicamos demasiado pero seguimos alojando a la red de blogs y a otros blogs e iniciativas de amigos de nuestras cooperativas.