LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Una democracia para nuestro siglo

Solo cuando partimos de la comunidad como un hecho podemos alcanzar una idea de democracia que no sea utópica. La democracia es la idea misma de vida comunitaria y al final se sustenta en el aprendizaje y la discusión interpersonal. A las presentes generaciones les toca pasar de «la Gran Sociedad» a «la Gran Comunidad».

asamblea san isidro
Colón descubrió un nuevo mundo solo geográficamente. El auténtico nuevo mundo se ha generado en los últimos cien años. La transición desde el gobierno familiar y dinástico, apoyado en las lealtades de la tradición, al gobierno popular fue ante todo resultado de los descubrimientos y los inventos tecnológicos que provocaron un cambio en las costumbres, que hasta entonces habían mantenido unidas a los hombres. No se debió a las doctrinas de los doctrinarios. Pero las mismas fuerzas que han dado lugar a las formas del gobierno democrático, el sufragio universal, los poderes ejecutivos y legislativos elegidos por el voto de la mayoría, también han provocado unas condiciones que obstruyen los ideales sociales y humanos que exigen la utilización del gobierno como instrumento genuino de un público integrador y fraternalmente asociado. La «nueva era de las relaciones humanas» no dispone de organismos políticos dignos de ella. En gran medida el público democrático sigue en un estado rudimentario y desorganizado.

participacion voto asambleaLa democracia, contemplada como una idea, no es una alternativa a otros principios de vida asociada. Es la idea misma de vida comunitaria. Es un ideal en el sentido en que es la tendencia y el movimiento de algo llevado hacia su límite. El problema es la búsqueda de las condiciones en las que la Gran Sociedad se pueda transformar en la Gran Comunidad. Cuando estas condiciones lleguen a existir, adquirirán ellas mismas sus propias formas.

La vida comunitaria será la base de la democracia participativa

ConsensoHabrá Comunidad donde quiera que exista una actividad conjunta cuyas consecuencias se juzguen buenas por todas las personas particulares que intervienen en ella y donde la consecución de ese bien produzca un deseo firme y un esfuerzo decidido por conservarlo como lo que es, un bien compartido por todos. La clara conciencia de una vida comunitaria, con todas sus implicaciones, constituye la idea de democracia.

Solo cuando partimos de la comunidad como un hecho podemos alcanzar una idea de democracia que no sea utópica. La fraternidad, la libertad y la igualdad, aisladas de la vida comunitaria, son irremediables abstracciones. Su afirmación por separado lleva a un sentimentalismo sensiblero cuando no a una violencia fuera de lugar y fanática que acaba por destruir sus propios objetivos.

reunionesabiertasEs tan difícil separar la idea de hermandad de la de comunidad, que o ésta acaba prácticamente ignorada por aquellos que identifican la democracia con el individualismo o, como mucho, se acaba usando como una etiqueta con valor meramente sentimental. En su conexión con la experiencia comunitaria, la fraternidad es otro nombre del aprecio a las mejoras que se producen por asociarse de un modo el que todos participan y que da sentido a la conducta de cada uno. La libertad es la firme liberación y materialización de aquellas potencialidades personales que sólo tienen lugar en una asociación rica y múltiple con los demás: la facultad de ser un yo individual que hace una participación distintiva y que disfruta a su manera de los frutos de la asociación. La igualdad implica la participación sin trabas de cada miembro individual de la comunidad en las consecuencias de la acción asociada. Es equitativa porque se mide únicamente por la necesidad y la capacidad de ser útil. La igualdad no significa ese tipo de equivalencia matemática o física en virtud de la cual todo elemento se puede sustituir por otro. Denota una consideración efectiva por todo lo que sea distintivo y único en cada uno, con independencia de las desigualdades físicas o psicológicas. No es una posesión natural, sino el fruto de la comunidad cuando su acción está dirigida por su carácter de comunidad.

Primera clave: Comunicación distribuida

marcha racismo franciaLa actividad asociada, conjunta, es una condición para la creación de una comunidad. Pero la asociación en sí misma es física y orgánica, mientras que la vida comunitaria es moral, es decir ha de sostenerse emocional, intelectual y conscientemente. Ninguna cantidad de acción colectiva y agregada constituye por sí misma una comunidad. El «nosotros» es tan inevitable como el «yo». Pero el «nosotros» y «lo nuestro» solo existen cuando se perciben las consecuencias de la acción combinada y se convierten en objeto de deseo y de esfuerzo. Participar en actividades comunes y compartir los resultados son asuntos aditivos. Exigen como prerrequisito una comunicación. Aprender a ser humano es desarrollar mediante la reciprocidad de la comunicación el sentido real de ser un miembro individualmente distintivo de una comunidad; un miembro que comparte y aprecia las creencias de ésta, sus deseos y métodos, y que contribuye a una mejor conversión de las facultades orgánicas en recursos y valores humanos.

Mar de floresEn la búsqueda de condiciones para que el público latente que hoy existe pueda llegar a operar democráticanente podemos arrancar en la naturaleza de la democracia en su sentido social genérico. Desde el punto de vista del individuo, consiste en tener una participación responsable de las comunidades y grupos a los que se pertenece, y en particular según la necesidad, en los valores que las comunidades sostienen. Desde el punto de vista de los grupos, exige una liberación de las potencialidades de los miembros en armonía con los intereses y los bienes comunes. Dado que todo individuo es miembro de varios grupos esto exige que los grupos interactúen entre sí de forma flexible y plena.

El conocimiento es comunicación además de comprensión. Un hecho de la vida en común que no se difunda hasta ser un dominio común es una contradicción en los términos. Solo la investigación interconectada y reiterada puede proporcionar el material de una opinión duradera sobre los asuntos públicos.

Segunda clave: Comprensión y conocimiento pluriespecialista

la ciencia construye el futuroHa habido, por supuesto, un enorme incremento de la cantidad de conocimientos que posee la Humanidad, pero este aumento no se corresponde con el producido en la cantidad de errores y medias verdades que han acabado circulando. En asuntos sociales y humanos, sobre todo, el desarrollo de un sentido crítico y unos métodos de juicio exigente no han estado a la par del crecimiento de explicaciones precipitadas.

Gran parte del conocimiento producido en nuestra época no es conocimiento en el sentido habitual de la palabra sino «ciencia». Para la mayoría la ciencia es un misterio en manos de unos iniciados que se han convertido en adeptos seguidores de unas ceremonias rituales de las que la masa profana queda excluida. La persona no experta toma como científicas ciertas conclusiones que se ponen en en circulación. Pero el investigador científico sabe que constituyen ciencia solamente en conexión con los métodos mediante los cuales se alcanzaron.

Por otro lado, el retraso del conocimiento social queda más que señalado por su división en ramas de aprendizaje independientes y aisladas. El aislamiento mutuo de los estudios humanos está muy conectado con una actitud distante con el conocimiento de las ciencias naturales.

Science Builds The Future 2015La revolución científica del siglo XVII fue la precursora de la revolución industrial de los siglos XVIII y XIX. En consecuencia, la Humanidad ha sufrido el impacto de un control enormemente ampliado de las energías naturales sin ninguna capacidad suplementaria equivalente para controlarse a sí misma y a sus asuntos. Un conocimiento dividido contra sí mismo, una ciencia a cuyo carácter incompleto se añade una separación artificial, ha desempeñado su papel en la generación de la esclavitud de los hombres, las mujeres y los niños en unas fábricas donde se convierten en unas máquinas animadas que se ocupan de unas máquinas inanimadas. Ese conocimiento divido también ha perpetuado sórdidos barrios, unas carreras profesionales angustiosas y frustrantes, una miseria absoluta y una riqueza ostentosa, una explotación brutal de la Naturaleza y del hombre en tiempos de paz y unos gases explosivos y nocivos en tiempos de guerra.

Cabe pensar pues que todo estado de las cosas que tienda a hacer que los seres humanos desconozcan lo que les rodea y no lo puedan comunicar en términos de sus propias actividades y sus sufrimientos sería deplorado como un desastre; un desastre que se consideraría intolerable y que solo se soportaría en la medida en que, por el momento resultara inevitable. Pero es concebible que en algún momento se diseñen unos métodos de enseñanza que permitan a los no expertos en la materia leer y escuchar el material científico y entenderlo, aun cuando ellos mismos no usen el aparato que es la ciencia. Ĺa ciencia podrá convertirse para gran cantidad de personas en un vocabulario pasivo.

Tercera clave: información y conocimiento para la conversación comunitaria

correo de las indiasEstamos tan acostumbrados al catastrofismo y el sensacionalismo que podría sonar ridículo que la auténtica ciencia social manifestaría su realidad en la prensa diaria. Pero la única investigación que puede generar conocimiento como condición previa de los juicios públicos ha de ser contemporánea y cotidiana.

Para que una Gran Sociedad se convierta en una Gran Comunidad, las consecuencias de las actividades comunitarias de los individuos deben conocerse en su constante expansión y compleja ramificación, con todas sus consecuencias. Solo así podrá surgir un público organizado y articulado.

ensaladas y clarete las indiasPero el problema de asegurar una inteligencia divulgada y de gran influencia solo se puede resolver en la medida en que la vida comunitaria se convierta en realidad. A fin de cuentas esa investigación y sus resultados no son más que herramientas. Su realidad final se alcanza en las relaciones directas y el cara a cara. El desarrollo y refuerzo de la comprensión y el juicio personales mediante la riqueza intelectual acumulada y transmitida, solo se puede conseguir en el seno de las relaciones personales de la comunidad real. Y solo eso volverá ridículas las acusaciones contra la democracia por la ignorancia, la parcialidad y la ligereza de las masas.

Como decía Emerson, yacemos en el seno de una inteligencia desbordante. Pero esta inteligencia permanecerá latente y dormida y sus comunicaciones seguirán quebradas, desarticuladas y débiles mientras no adopte a la comunidad real como su propio medio.


Extractos de «The Public and its Problems», John Dewey, 1927. Traducción de las Indias.

«Una democracia para nuestro siglo» recibió 2 desde que se publicó el miércoles 6 de julio de 2016 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por John Dewey.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] necesidad que también encontraba Dewey cuando se planteaba cómo debería ser la estructura de comunicación e información de una […]

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.