LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Vai, vai Vinicius

Vinicius de MoraesEn el vuelo de LAN de Lima a Buenos Aires, programaron un documental sobre la vida de Vinicius de Moraes. Además de ser ser capaz de canturrear alguna que otra canción, poco sabía de la vida de Vinicius.

Estructurado a base de comentarios de hijas, mujeres y otros músicos brasileros como Maria Bethania, Caetano Veloso, Chico Buarque, Toquinho… la película iba presentando a un jovencito poeta conservador que a lo largo de los años se volvía cada vez más y más interesante. Algunas de las claves, la necesidad de disfrutar cada minuto combinada con la capacidad de disfrutar cada verso, poesía, melodía o conversación. Es decir, la pasión como motor de vida.

Pero la que sin duda de todas fue fundamental a la vista de este documental es su condición de mumi. Y es que todas las personas que salen hablando de Vinicius hacen referencia a su generosidad infinita, a las reuniones interminables en su casa, una casa que, contaban, había revolucionado increíblemente la sociedad brasilera por el simple hecho de tener las puertas abiertas. Y de este modo aparecían y se juntaban gente de todo tipo, hacían música, bebían y hablaban sin cesar. En un momento alguien dice, que Vinicius era capaz de componer y escribir sólo por la alegría que generaba a su alrededor. Ese generar entorno no es más que dedicarse a la comunidad. Y ahí podemos entender, que, de ese gusto por estar juntos surjan cosas tan maravillosas como la música de Vinicius, con una evolución e innovación continua a lo largo de los años. Desde el «Orfeo» hasta la multiversionada «Garota de Ipanema».

Poner la mesa, poner la casa, aunque algunos jefecillos no lo entiendan siempre paga. Estos jefes, preocupados por ocupar un espacio y mantener una posición se cuidarán mucho de dar a su entorno. Al contrario, intentarán sacar de él lo más posible y rentabilizarlo. El propio miedo a perderlo todo, hará que cada vez sea menos interesante su trabajo y por supuesto, menos innovador. Serán capaces de mantenerse y ser reconocidos como jefes con un poco de habilidad, pero la capacidad de transformar, emocionar y atraer talento está reservada para el mumi. Ese del que hasta se ríen por ingenuo, despreocupado y derrochador sin darse cuenta que la libertad del que no tiene nada es lo más poderoso que existe. Vai, vai, Vinicius.

«Vai, vai Vinicius» recibió 0 desde que se publicó el Domingo 17 de Abril de 2011 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Natalia Fernández.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.