LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Zizek en Second Life

Ultimo artículo de la serie sobre Slavoj Zizek y la incapacidad de las categorías modernas que utiliza para comprender el mundo virtual

Más allá de la crítica de la ciberdemocracia, que contraargumentábamos el otro día, hay un elemento en la visión de Zizek sobre el ciberespacio que merece una nota especial.

Recordemos que como adelantaba la entradilla de su último artículo en The Guardian, la tesis de Zizek podría resumirse por un lado en una crítica básicamente marxista de la democracia y por otro en una crítica lacaniana de los peligros y la violencia implícita en toda confusión de identidades.

¿Pero que distinguiría los mundos virtuales de la realidad social “presencial”? El interfaz. Escribe Zizek:

“Interface” means precisely that my relationship to the other is never face-to-face, that it is always mediated by digital machinery.

En pocos sitios el espejismo entre realidad y respresentación aparece de una forma tan naif. Zizek opone la relación cara a cara a la mediada por simbolos digitales, sean avatares de Second Life, blogs o ventanas de chat. Como si una relación cara a cara no estuviese mediada.

Pensemos un poco. El lenguaje verbal o corporal, la ropa, el contexto cultural, el entorno físico o unas simples gafas median en toda comunicación presencial. En toda comunicación existe mediación. Es más, es el comunicar lo que nos convierte en sujetos, por ello no es posible comunicar sin identidad y en consecuencia no existe relación sin representación.

Seamos materialistas: somos nuestro cuerpo precisamente porque nuestra percepción de la realidad está filtrada por nuestra capacidad sensitiva. Siempre hay interfaz: interfaz cuerpo, interfaz ropa, interfaz gafas, interfaz teléfono o interfaz digital..

¿En qué se diferencias unas gafas o un sonotone del visor de un piloto de combate? Las gafas o el sonotone reparan diferencias en la percepción que se consideran necesarias para la comunicación con el entorno porque son naturales en la mayoría de nosotros. Las gafas del piloto de combate representan, sobre la visión estándar, imágenes que simbolizan información extra, no perceptible por el cuerpo humano. El piloto pasa así a aumentar su percepción, a tener consciencia no sólo de su cuerpo y entorno directo sino del de la máquina que dirige. Se convierte en un ciborg.

La realidad del ciborg no es una realidad alienada, no es su propia realidad convertida en algo ajeno. Al revés, se apropia e incorpora aquello que antes no podía percibir. Su realidad es símplemente, más amplia.

En la red, gracias a un interfaz electrónico que nos hace a todos ciborgs, percibimos una realidad mayor que sería inaccesible tan sólo a través de nuestro cuerpo y las cosas con que solemos cubrirlo. No ya una realidad física, como la del piloto, sino también una realidad social (como le pasa por cierto al piloto cuando habla mediante el micro integrado en el casco).

Pero si lo piensan, todo esto podría aplicarse también a la comunicación telefónica. No creo que Zizek piense que hablar por teléfono pueda producir una violencia peligrosa diferente de la presencial en la relación social porque al representarnos en nuestro discurso generemos unas expectativas diferentes a lo que realmente somos. O es un problema general e irresoluble de la comunicación humana (como seguramente pensaría Freud) o no parece que la comunicación telefónica (en la que actuamos como ciborgs porque se amplia nuestra percepción electrónicamente) incorpore elemento alguno que sostenga la posición zizekiana.

¿Cual es la particularidad pues de toda esa digital machinery que rechaza en la comunicación en la red? Pues en realidad que permite no sólo ampliar nuestra percepción de los otros y representarnos frente a ellos mediante un discurso, sino que además permite modificar elementos que nos vienen dados al nacer y que normalmente integramos en nuestra representación frente a los demás porque el coste de cambiarlos es alto: elementos como nuestro sexo, nuestra voz o nuestro aspecto físico.

Zizek sin duda sabe que incluso cara a cara nadie es como se representa, pero alerta de la violencia que genera el temer que el otro no sea físicamente como se representa digitalmente. Me resulta llamativo porque el ciberfeminismo siempre juzgó esa perspectiva una posibilidad de liberación, y así ha sido siempre en la blogsfera por ejemplo, pero también en los chats.

Es más, en los relatos de los primeros habitantes de Second Life -el lugar del ciberespacio más cercano a representar la corporeidad- precisamente se destaca como diferencia liberadora respecto al resto del mundo virtual la exacerbación de esta posibilidad. Hace poco nos contaba Sombra su interés en estudiar y escribir detenidamente sobre la superación de las barreras de género en un entorno virtual como el de los laboratorios Linden

Porque las costumbres de relación social son distintas en un entorno donde tu avatar, ó el avatar con quien estas hablando, va cambiando de sexo, o forma mientras se mantiene la conversación.

Yo empiezo a hablar con una amiga, en forma de avatar femenino, y sobre la marcha ella se convierte en un muchacho moreno (a mi amiga Yonda le encanta hacer esto), para pasar a ser un dragón dorado, mientras que yo paso a ser una fémina alien ó un dios de la oscuridad… rodeados por otros avatares que hacen lo mismo y manteniendo la conversación. En este entorno lo importante y bonito es la personalidad del avatar, no su aspecto, pues este es permanentemente cambiante.

Mire usted por dónde, bajo la relación aparentemente más mediada por la corporeidad -pero donde esta es también más cambiante- va a resultar que se va a intuir precisamente la gran quimera, la relación humana directa. Y no, al parecer, el id no sale brutalmente de paseo arrasando con violencia al mundo circundante.

Tal vez Zizek, o el lacanianismo entero, necesiten un paseito de experimentación por Second Life…

«Zizek en Second Life» recibió 0 desde que se publicó el Jueves 11 de Enero de 2007 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.